Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

domingo, 3 de agosto de 2014

Top 10: Grandes Tercera Bases de Todos los Tiempos (parte II)



5. Chipper Jones


Como bien dije al principio del post, la tercera base era de niño mi posición favorita, y en mis
tiempos, finales de los noventa, al hombre que debíamos mirar todos los aspirantes a antesalistas, era Chipper Jones, el tercera base de los Bravos de Atlanta.

Uno de los mejores bateadores ambidiestros de la historia, siendo el único  de ese tipo con promedio vitalicio sobre los .300 y 400 jonrones. Tras haber comenzado su carrera como shortstop, Chipper terminó siendo tercera base de tiempo completo, excepto en 2002 y 2003 cuando jugó en el leftfield. Jones debutó en 1993 con el único equipo de su carrera, los Bravos, con quienes ganó Serie Mundial y Novato del año en 1995 y el premio MVP en 1999. 


Tras su retiro, Jones dejó average de .303 con 468 jonrones, 1512 boletos y 1623 impulsadas en 2499 juegos con 8984 turnos al bate. Es líder de todos los tiempos en impulsadas para un tercera base y su total solo es superado por Eddie Murray en lo concerniente a bateadores ambidiestros.

En la histórica seguidilla de banderines de los Bravos, Jones promedió 31 jonrones por campaña con promedio de .307, y ganó el MVP en 1999 tras ser el primer pelotero que en una campaña acumula al menos .300 de promedio (.319), cien anotadas (116), cuarenta dobles (41), cuarenta jonrones (45), cien impulsadas (110), cien boletos (126) y veinte estafas (25).

Jones  bateó sobre los .300 en diez oportunidades y hubo un punto en su carrera donde tenía el mismo promedio vitalicio como derecho que como zurdo, lo cual lo convierte en una singularidad. Su defensa nunca fue brillante, pero fue lo suficientemente sólida como para que no lo cambiaran de posición permanentemente.


4. Eddie Mathews


Todos sabemos que la tercera base es una posición de poder. Los fanáticos actuales esperamos que los antesalistas sean tipos que la saquen, si bien no con consistencia, sí con cierta frecuencia. Eddie Mathews, en su momento, marcó un antes y un después, siendo el primer antesalista slugger en la era moderna del juego.

En 17 años de carrera, quince con los Braves y las últimas dos compartidas con Houston y Detroit, Mathews terminó con 512 cuadrangulares, siendo el primer tercera base en lograrlo y emulado luego por Mike Schmidt. Una lesión de hombro ralentizó el ritmo de Mathews quien tuvo que retirarse a los 36 años. Este aspecto de su carrera y su poder al bate, le merecieron ser comparado por años con Mickey Mantle. El swing era de Mathews era tan impresionante que Ty Cobb afirmó que era uno de los “tres o cuatro swings perfectos que había visto en su vida”.

Mathews es el único jugador que estuvo con los Bravos en las tres ciudades donde jugaron. Conectó 40 jonrones en cuatro oportunidades, lideró la Nacional en jonrones dos veces y tuvo nueve campañas seguidas con treinta o más cuadrangulares y diez en total. De no ser por haber jugado casi toda su carrera al lado de Hank Aaron, Eddie Mathews recibiría más mérito del que actualmente recibe. Además de su poder, Mathews era admirado por su estilo de juego intenso y agresivo. En los años que tuvieron juntos en los Bravos, Aaron bateó 442 jonrones y Mathews 421, para un combinado de 863 jonrones, la mayor cantidad para un duo en la historia de las mayores. Sin embargo el radio de jonrones de Aaron fue de 17.38 y el de Mathews de 16.49.

En defensa, Mathews fue muy similar a Chipper Jones, sin ser una estrella, proveía una defensa sólida en la esquina caliente.


3. Brooks Robinson

Sin ser una máquina de bateo como lo son los tradicionales tercera bases, Brooks Robinson llega alto
en esta lista gracias a su mágica defensa. Su espectacularidad no solo es recompensada con el título del mejor tercera base defensivo en la historia del béisbol, sino posiblemente la mejor defensa en cualquier posición. Baseball Reference rankea a Brooks Robinson como el mejor jugador en la historia del béisbol, tomando en consideración solo su defensa.

Las cualidades de Robinson con el guante eran de tal magnitud que rozaban la perfección y le valieron el mote de “La Aspiradora Humana”. En 22 años de carrera ganó 16 guantes de oro, todos seguidos, siendo la mayor cantidad para un jugador de posición. La excelencia defensiva no solo es respaldada por los testimonios visuales sino también por sus récords. Brooks Robinson posee la marca para tercera bases en juegos jugados con 2870, asistencias con 6205, outs realizados con 2697 y doble plays con 618 y su porcentaje de fildeo de .971 no es igualado por ningún otro defensor de la esquina caliente. Quizás lo más sorprendente de las cualidades defensivas de Robinson radica en que hizo carrera célebre desde la tercera, cubriendo como un derecho, aun cuando nació zurdo.

Al bate, Robinson no fue una amenaza, pero fue un bateador muy oportuno que en su momento tuvo el récord de la Americana de mas jonrones para un tercera base y en las Series Mundiales de 1970 tuvo batazos importantes para ayudar a su equipo a ganar. En 1964 fue seleccionado MVP de la Americana tras finalizar la campaña como líder en impulsadas con 118 y en flies de sacrificio con diez, además de promedio de .317, solo una de dos ocasiones en que logró la cifra de 300.

Con todo y que no fue un factor atemorizante con el bate, Robinson terminó su carrera con 2848 imparables (apenas a 152 de los tres mil) y terminó con más de 150 hits en doce campañas y más de 100 en 16 oportunidades, esto ayudado en su gran durabilidad, Robinson jugó más de 140 juegos en 16 oportunidades y lideró la liga en juegos en 4 ocasiones. Aunque solo tuvo dos temporadas de más de 100 impulsadas, tuvo otras 6 temporadas con más de ochenta remolcadas y terminó con 1357 (clutch). Sin ser jonronero, Robinson sacó 20 jonrones en seis oportunidades y mantuvo el récord anteriormente mencionado.

Si sus números ofensivos hubiesen impresionantes, habría sido un número uno de forma fácil. El hecho de haber pasado el 98.96% de su carrera en tercera lo hace merecedor del número tres.

2. George Brett


El número dos en nuestra lista es el jugador franquicia en la historia gris de los Kansas City Royals, hablo de George Brett. Tras haber pasado los 21 años de su carrera con la misma organización, Brett es solo uno de cuatro peloteros en la historia de las grandes ligas en sumar 3000 hits, 300 jonrones y promedio de .300, además en el único que con esos guarismos, también sumó 600 dobles, 100 triples y 200 bases robadas en su carrera. 

Ganador de tres campeonatos de bateo, es el único en la historia en ganar coronas de bateo en tres décadas distintas. Sus 3154 hits son la mayor cantidad para un pelotero que haya pasado la mayor parte de su carrera en la tercera, aunque como antesalista logró solo 2044 siendo superado por los 2788 de Wade Boggs. Brett es sexto en dobles en la historia con 665, superado por Tris Speaker, Pete Rose, Stan Musial, Ty Cobb y Craig Biggio.

Brett fue un bateador de contacto que conectó 200 hits en dos ocasiones y superó la barrera de los 150 en otras once, liderando la Liga en dicho departamento tres veces. Terminó su carrera con 137 triples, liderando ese departamento en tres oportunidades. El 35% de los hits de Brett fueron extrabases, superando por mucho a otro tercera base chocador como Wade Boggs (25% de sus hits fueron extrabases).

Aunque nunca bateó .300 en las menores, en su llegada a las mayores se convirtió en uno de los mejores bateadores de todos los tiempos. En 1979 Brett se convirtió en el quinto pelotero en convertirse en 20-20-20, logrando al menos las dos veintenas de dobles, triples y jonrones (42, 20 y 23). En 1980 terminó con promedio de .390, siendo el primero en amenazar los .400 desde Ted Williams, ese mismo año Brett sacó 24 jonrones y se ponchó solo 22 veces e impulsó 118 carreras en 117 juegos, promediando poquito más de una por juego, siendo el único junto a Joe DiMaggio en lograr tal hazaña. El ojo de Brett era privilegiado, nunca se ponchó más de cien veces y en 14 temporadas se ponchó menos de cincuenta ocasiones, terminando su carrera con un ponche por cada 11.40 turnos.

Ah, y las tres veces que lideró la Americana en triples también la lideró en hits, logro solo alcanzado antes por Ty Cobb. En el plano defensivo, si bien no una estrella como Brooks Robinson, se las ingenió para jugar sólido, terminando con porcentaje de fildeo en tercera de .951 y cometió 261 errores.

1. Mike Schmidt


Si Brooks Robinson fue la excelencia defensiva, George Brett se especializó en el contacto, Chipper
Jones fue la lealtad y Eddie Mathews fue el slugger, Mike Schmidt combinó todas aquellas cualidades para convertirse, sin lugar a dudas, en el mejor y más grande tercera base de todos los tiempos.

Debutó con los Phillies en 1973 y aunque no bateó sobre los .200 impresionó por su velocidad y sus cualidades defensivas. En 1974 finalmente explotó y si bien no logró batear .300, ganó su primer liderato de cuadrangulares con 36 ese año. Schmidt botaría al menos 30 jonrones en 13 temporadas y alcanzaría los 500 a los 36 años, pero una lesión en el manguito rotador lo dejó con solo 548, un final parecido al de Eddie Mathews.

Schmidt ganó 8 lideratos de jonrones, siendo solo superado por Babe Ruth y sus 12 coronas. Además tuvo catorce campañas de más de 20 jonrones y tres sobre los cuarenta, incluyendo la temporada de 1980 cuando sacó 48, récord para los Phillies durante 26 años. Esa misma campaña ganaría el MVP, apoyándose además en 121 impulsadas para liderar la liga. Schmidt lideró ese equipo de los Phillies a ganar la Serie Mundial. En 9 ocasiones conseguiría más de cien impulsadas y tuvo dos temporadas de 20-20 (20 jonrones, 20 robadas  y quizás su única mancha fue el haberse ponchado demasiado: 1883 ponches en 8352 oportunidades.

Asistió a doce juegos de estrellas, fue seleccionado Mas Valioso en tres ocasiones, fue más Valioso de la Serie Mundial en 1980, ganó 6 bates de plata, lideró la Nacional en Obp tres veces, cinco veces en slugging y OPS, ganó un liderato de anotadas, cuatro de remolcadas y tres en bases totales, y aunque fue el más ponchado en 4 ocasiones, también fue el más boleado en otras tres oportunidades.

En la defensa, Schmidt jugó el 92.20% de sus juegos en tercera, donde ganó diez guantes de oro, es líder en la historia de la nacional en asistencias para un tercera base con 5.045 y en siete oportunidades lideró la liga en ese departamento y terminó con porcentaje de fildeo de .955. Schmidt era un maestro del fildeo a la mano limpia, cubría los rollings y los atrapaba en su descenso y lanzaba a primera, todo en un solo movimiento. 

Lamentablemente, una lesión le hizo disminuir sus habilidades y capacidad de juego a partir de 1988, sabiamente Schmidt anunció su retiro en mayo de 1989, su último juego fue el 28 de mayo y en su discurso de despedida, el tradicionalmente frío Mike Schmidt rompió en lágrimas ante su público.

El más completo de todos, el más grande todos los antesalistas: Mike Schmidt.




Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets