Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Search

Cargando...

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

sábado, 8 de marzo de 2014

Top 10: Mejores Jugadoras del Béisbol Femenino



Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, aunque yo no crea que las mujeres necesiten un día especial para celebrar su condición de féminas, sin embargo celebremos como lo estipula la ONU. A pesar que yo no soy feminista en los términos del feminismo actual, creo que es justo que se reconozcan a las mujeres, quienes desde que el mundo es mundo, siempre han sido sometidas por la mano insolente del  hombre.

La mujer ha tenido que luchar en  la historia por derechos que son simplemente elementales, como lo son el de la educación, el libre ejercicio de la economía, el voto, independencia individual plena, libertad de decisión sobre con quien pasarán el resto de sus días y hasta por el derecho de manejar. Han ganado mucho terreno, sin embargo, aún queda terreno por conquistar. Por eso hoy es día propicio para decir “¡Que vivan las Mujeres!”, y no solo para decirlo, sino para gritarlo con toda el alma y sobretodo, celebrarlo… y desde aquí, desde nuestro espacio, celebraremos a nuestra manera.


En el béisbol, como en todos los deportes, la participación femenina ha tenido que chocar en contra de los prejuicios propio de la sociedad que considera la práctica deportiva de mujeres como algo poco femenino y hasta homosexual. Ha pasado en el fútbol, en el baloncesto y el béisbol no es la excepción.

No me voy a extender en la historia del béisbol femenino, porque ya lo hice en una entrada que titulé “Las Reinas del Béisbol”. En esta ocasión, y aprovechando la moda de los tops, haremos uno sobre “Las Mejores Jugadoras en la historia del Béisbol Femenino”.

Antes de seguir adelante, es importante aclarar unos puntos: primero, solo tomé en consideración peloteras que jugaron en la AAGPBL, que fueron las Grandes Ligas de las chicas, liga que funcionó entre 1943 y 1954. ¿Por qué? Pues porque me pareció que fue ese el momento más brillante en la historia del béisbol femenil y que sus jugadoras merecían los diez puestos del top, aun por encima de Eri Yoshida, quien jugó béisbol profesional con hombres. Empecemos con el top,  no sin antes hacer mención de Mammie Johnson y Toni Stone, jugadoras de raza negra que por su condición racial no pudieron jugar en la AAGPBL y que tuvieron que participar en las Ligas Negras de hombres. Ellas simplemente no tuvieron suerte.

Ahora sí, vamos con el top: 




10.  Dottie Wiltse Collins


De todas las jugadoras que pasaron por la AAGPBL esta es una de mis favoritas. Jugó como cátcher y pitcher, fue una de las jugadoras más populares entre los fans y en los 6 años que jugó, terminó con récord de 117  victorias por 76 derrotas con efectividad de 1.83, logrando más de 20 triunfos en 4 de sus seis campañas jugadas y copilando la impresionante cantidad de 1205 ponches, la marca de todos los tiempos de la liga en 1635 innings, con promedio de 6,63 ponches por juego, líder en ese departamento.


En su paso por el béisbol profesional, su efectividad solo superó los 2.50 puntos en 1950, su última campaña la cual jugó tras dos años de receso. En 1945 su efectividad fue diminuta, apenas de 0.83  producto de 32 carreras limpias permitidas en 345 innings, ganó además 29 y perdió 10, ponchando a 293 bateadores, en lo que fue su mejor temporada.

Wiltse era hija única, oriunda de California, y desde muy joven había jugado tenis, basketball, volleybal, hockey de campo y softbol rápido. A los doce años se convirtió en “bat-girl” de un equipo de softball en su localidad, el cual en un juego por campeonato la mandó a lanzar y ante 10000 aficionados, guió a su equipo a la victoria, siendo aquel su primer momento de gloria. Por su fama en el softball fue que escaló hasta jugar en la AAGPBL.

A pesar de sus proezas en la lomita, sus mejores años fueron entre 1944 y 1947, mientras en la  liga se lanzaba por debajo del brazo. Su temporada de 1948 fue interrumpida por el embarazo de su primera hija (de hecho, jugó algunos juegos estando embarazada) y estuvo de nuevo lista para la acción en 1950, cuando ya en la liga se lanzaba por encima del brazo, apenas lanzó 26 juegos y ganó 13 y perdió 8 con apenas ocho ponches. En el plano ofensivo Wiltse era un out casi seguro, su average fue de apenas .099. 




Además de sus números, Wiltse lanzó dos no hitters en 17 días en 1945, ese mismo año estableció récord con 17 blanqueos en 46 juegos. Al respecto de su repertorio, Wiltse dijo: “Lanzaba la recta, por supuesto, pero la curva era mi mejor pitcheo”

El 12 de agosto de 2008, a los 84 años de edad, murió de una embolia.




9. Joanne Weaver



Ganadora de tres campeonatos de bateo, 1 premio MVP de la Liga, con participación en cuatro juegos de estrellas, su temporada de 1954 fue simplemente impresionante, lideró la liga en average con .429, siendo la única en la historia en sobrepasar los .400 de promedio, también lideró en hits con 143, bases robas con 79, anotadas con 109 y jonrones con 29, el tope de todos los tiempos en ese departamento en la historia de la liga. Lamentablemente para Weaver, 1954 fue la última temporada que la Liga jugó y para la misma, un cambio de pelota favoreció el aumento en las estadísticas ofensivas y ya la calidad del circuito no era la misma.

Weaver jugó softball desde temprana edad con sus dos hermanas, las cuales también jugaron en la Liga, destacando aparte de Joanne, Betty Weaver Foss, quien casi hacía méritos para el top. En 1950, cuando Joanne tenía solo quince años, rechazó una oferta de los Medias Blancas de Chicago para jugar en las ligas menores y optó por irse con las Fort Wayne Daisies de la AAGPBL.

En tres de sus cuatro campañas completas en la Liga, bateó sobre los .340 de promedio y sacó más de cien hits. Cuando en 1952 ganó su primer campeonato de bateo con .344 de promedio, venciendo a su hermana Betty, quien había ganado los dos anteriores, siendo así que ambas hermanas ganaron cinco campeonatos de bateo corridos. Joanne comenzó como tercera base pero sus deficiencias a la defensiva la movieron al outfield donde mejoró notablemente.  

Weaver falleció el 19 de marzo de 2000, de la Enfermedad de Lou Gehrig.


8. Helen Nicol



Helen Nicol fue una lanzadora canadiense quien tiene el récord como la lanzadora más ganadora de todos los tiempos. Lanzó para las Cometas de Kenosha y las Duraznos de Rockford. En su primer año, 1943, ganó 31 juegos, lanzó para efectividad de 1.81, con 220 ponches y ocho blanqueos en 348  innings de labor y fue Pitcher del Año y además ganó la Triple Corona. Posee el récord para más juegos lanzados con 313, victorias 163, innings lanzados 2382, ponches 1076, bateadores enfrentados 7537 y el récord de 13 victorias consecutivas.

En 1944 ganó de nuevo el campeonato de efectividad con 0.93 puntos, lanzando además un no hitter y cuatro juegos de un hit y ganó nuevamente el Pitcher del Año.  En 1945 se casó y comenzó a jugar con el nombre Helen Fox y consiguió 24 victorias con una efectividad de 1.34, hecho notable considerando que su equipo terminó en el último lugar.

En 1947 la Liga cambió la forma de lanzar, ya no se haría por debajo del brazo sino de lado, cambio que afectó a todas las jugadoras, incluyendo a Helen, quien ese año solo ganó 6 y perdió 16 pero hizo los ajustes necesarios para en la temporada siguiente terminar con récord de 17-13 y efectividad de 2.61 y en 1949 le fue aún mejor, ganando 13 y perdiendo 8 con siete blanqueos y su efectividad fue minúscula, solo de 0.98. En los tres años siguientes, se mantuvo bajo los 3.00 puntos de efectividad y siempre con récord positivo.

Al bate, Nicol bateó apenas para .154 con  137 hits en 892 turnos, siendo una jugadora de un solo perfil, de lanzadora. En 1998 la nativa de Canadá fue exaltada al Salón de la Fama de su país.

Nicol tiene hoy 93 años. 



7. Eleanor Callow



Una rara mezcla de poder, velocidad, paciencia en el plato y guante de oro en el fildeo, podía robar, correr con inteligencia, tomar boletos y hacer malabares en los jardines, eso era Eleanor Callow. 

Nativa de Winnipeg, Canadá, Callow era bateadora ambidiestra, su posición era el outfield y cubría a la derecha. Es líder de todos los tiempos en la Liga en jonrones y triples, conectando 55 de los primeros y 60 de los últimos.

Su carrera comenzó en 1947 y terminó al mismo tiempo que la liga, en 1954. Fue la slugger más temida de todo el circuito, conectando jonrones en todas las temporadas que jugó desde 1948. Además de sus proezas al bate, Callow fue una ganadora en el sentido extenso de la palabra, al ganar Tres Series Mundiales con las Rockford Peaches, entre 1948 y 1950.

En 1948 consiguió su primer liderato de triples 15, conectando más de diez en los tres años siguientes, en los que también lideró la liga. Su mejor año fue en 1951 cuando fue seleccionada por primera vez al “todos estrellas” y obtuvo sus mejores números en average (.326), anotadas (66), impulsadas (84), hits (124), dobles (16), bases robadas (40), bases totales (172) y boletos (49), además de triples (10) y fue co-líder en jonrones con 4.

En 1952 su temporada no fue tan exitosa, pero fue de nuevo seleccionada al “todos estrellas” y conectó 8 jonrones, cifra tope en ese entonces para ella. En 1953 recuperó algo de su forma original y bateó para .303 con 8 jonrones y 58 remolcadas y se robó 37 bases.

En 1954, la última temporada en la historia de la Liga, Callow dejó números impresionantes de no haber sido por la temporada excepcional de Joanne Weaver. Ese año Callow bateó .324 con 20 jonrones y 23 bases robadas (junto a Weaver, las únicas 20-20 en la historia de la liga). Hay que hace notar que ese año Callow vio menos acción. Además de todos sus números en triples y jonrones, Callow es tercera en la historia de la liga en impulsadas y solo una de cinco que superó las 400 remolcadas. 

Actualmente tiene 86 años.




6. Dorothy Schroeder



Schroeder consiguió los números que la hicieron merecer este lugar en nuestro top, en gran parte apoyada por el hecho de que nadie más que ella jugó más temporadas en el béisbol profesional femenino habiendo jugado sus doce temporadas de existencia. Sin embargo, sus prodigiosas manos en el shortstop que la convirtieron en la mejor defensora de la historia de la liga, la habrían puesto en el mismo, de todas maneras.

Además de haber jugado las doce campañas de la Liga, Schroeder terminó con los récord de más juegos (1249)  más  turnos (4129), impulsadas (431), siendo solo una de cinco jugadoras que superaron las 400 fleteadas. Dorothy medía 1,74 y pesaba 75 kilos, era una bonita y talentosa rubia que siempre cargaba dos crinejas y era amigable con todo el mundo.

Fue bendecida con una personalidad genial, actitud positiva siempre, excelente coordinación ojo-mano, fuerte brazo de lanzar y su average vitalicio de .211 es respetable considerando que la liga jugó su era de “la  bola muerta” hasta mediados  de 1949.

Durante principios de su carrera no se caracterizó por su bate pero después de  1948 desarrolló un poco más de poder. Entre 1949 y 1954 bateó para  .242 (de 2095-509), alcanzando  topes personales en 1954 con  promedio de .304, 17 jonrones y 65 remolcadas. De por vida conectó 42 jonrones, 38 de ellos en sus últimas seis campañas. Antes que Brooks Robinson, Doris Sams la llamó: “La Aspiradora Humana” por sus proezas defensivas. 



A los quince años de edad en 1943, fue la jugadora más joven en la historia del circuito. Su rostro adornó la portada del Parade Magazine de 1948 pues ella encarnaba el ideal de la liga: “Chicas que lucieran como mujeres pero jugaran como hombres”. Por eso ella recibió más atención mediática que cualquiera de las otras chicas y firmó más autógrafos”.

Para complementar las  marcas antes mencionadas, podemos agregar que los 870 hits de Schroeder fueron la segunda marca en la liga, así como segundos fueron también sus 42 vuelacercas. 



En 1996, con solo 68 años, murió debido a complicaciones con una aneurisma cerebral. 





5. Sophie Kurys

 

En 1946, en solo 113 juegos, Sophie Kurys se estafó 201 almohadillas, lo cual no solo representó el récord de la AAGPBL sino el récord del béisbol profesional, aun a nuestros días. Más sorprendente aún: solo fue puesta out dos veces. Esta demás decir que sus 1114 bases robadas de por vida, son con bastante margen, el récord vitalicio del circuito, como también lo fueron sus 688 anotadas. No hay duda, Sophie Kurys fue la jugadora más rápida en la historia de la AAGPBL.

Nacida en Michigan, de padre ucraniano y madre polaca, en mayo de 1925. Era atractiva, una morena bonita de ojos grises y con gran pasión por el ejercicio físico. Aparte del béisbol, también jugó basketball, volleyball, atletismo de pista, bowling y golf. Debutó en la liga en 1943 a los 17 años.

En su primer año estafó 44 bases pero para 1944 aumentó esa cifra a 166. En 1945 un nuevo mánager movió a Kurys del tercer lugar de la alineación al primero, y fue desde allí donde se robó las 201 bases del mencionado récord. Lideró la liga en estafadas en siete años seguidos hasta su última temporada completa en 1950. Además de su velocidad, Kurys probó ser la mejor segunda base defensiva de la liga.

En 1946 Kurys fue nombrada “Jugadora del Año”, y no fue para menos, además del record de estafadas, produjo otras cuatro marcas para una temporada: más anotadas (117), más boletos (96), más anotadas en un juego (5) y mejor porcentaje defensivo en segunda (.973) y además sus Racine Belles ganaron la Serie Mundial frente a las Rockford Peaches. En esa serie, Kurys anotó la carrera del gane en la entrada 14 del encuentro decisivo.  



Luego tuvo años muy buenos, entre las mejores de la liga, pero  no como el histórico 1946. En 1949 conectó 7 jonrones y quedó empatada en ese departamento con Eleanor Callow. Además de su velocidad, de por vida, Kurys bateó 800 hits, conectó casi 40 triples y bateó .250 de average, entre las mejores de la liga. 

Kurys falleció  el 17 de febrero de 2013. 




4. Dorothy Kamenshek


Wally Pipp, aquel primera base que perdió su puesto en los Yankees ante Lou Gehrig, dijo que Dorothy Kamenshek era “la primera base más fina, defensivamente hablando” que había visto en su vida, entre hombres y mujeres. No en vano, Kamenshek terminó su carrera en la AAGPBL con average defensivo de .950, impresionante en el contexto de la liga.

Pero no es su defensiva la que la puso aquí, sino su ofensiva. Fue la líder de todos los tiempos en la liga en hits con 1009, siendo la única en sobrepasar la barrera de los mil hits. Sus imparables los conectó en 3736 turnos para un promedio de .270, muy bueno en un circuito donde pocas batearon sobre .300. Más sorprendente aún es  que solo se ponchó 81 veces, es decir, una vez cada 46,12 turnos.

En 1946 y 47 ganó el título de bateo con .316 y .306 de promedio respectivamente. Un equipo de hombres, buscaba llevársela para jugar con ellos, pero ella rechazó la oferta pues sospechaba que el equipo solo quería llevársela como atractivo para traer más espectadores. Durante su época fue considerada una de las atletas más completas en el deporte femenino y Sports Illustrated la rankeó en el puesto 100 entre las mejores deportistas femeninas de la historia.

Kamenshek fue bateadora de contacto más que slugger, eso lo prueba su gran número de hits, bases robadas (631) y anotadas (667)  en comparación con sus números en jonrones (13) e impulsadas (280) y que en ocho de sus diez campañas conectó más de cien imparables y en una de las temporadas en las que se quedó corta, dio 98 incogibles. 



En 1951 una lesión en la espalda redujo su tiempo de juego y Kamenshek se retiró finalmente en 1953 luego de no haber jugado en 1952. Sin duda, fue la mejor chocadora en la historia del juego, una de las más rápidas y elegantes damas que los diamantes han conocido.

Kamenshek falleció el 17 de mayo de 2010.




3. Jean Faut
 

En nueve años en la liga, Faut nunca tuvo efectividad por encima de los 1.60 y más increíble aún, más de la mitad de su carrera transcurrió en la era del pitcheo por encima del brazo, transición que afectó a todas las lanzadoras. Además, con dos premios MVP y miembro cuatro veces del equipo todos estrellas, no hay duda de que Faut es la mejor lanzadora en la historia del circuito, al menos de la era en que se lanzaba por encima del brazo.

La nativa de Pennsylvania, nació el 17 de enero de 1925 siendo la segunda de cinco hermanos de una familia que batalló para sobrevivir durante la Gran Depresión. Desde muy joven practicó varios deportes pero su pasión siempre fue el béisbol y debutó en la AAGPBL en 1946 a los 21 años de edad y su única experiencia anterior había sido lanzando en prácticas de bateo de equipos semiprofesionales.  

Entre sus logros en sus ocho años en la liga, se pueden mencionar 4 juegos sin hits ni carreras, 2  de los cuales fueron perfectos. El primero de sus juegos perfectos fue en 1951 y en su penúltima apertura, en septiembre de 1953 lograría el segundo. Notable es el hecho que, desde que la  liga cambió, de pitcheo por debajo de brazo a por encima del brazo, Faut fue la única en lograr juegos perfectos, además es la única persona en el béisbol profesional (hasta donde mis investigaciones  han llegado) que ha lanzado dos juegos perfecto y es segunda, tras Nolan Ryan en  más juegos sin hits a nivel profesional.

Además de sus joyas de pitcheo, lideró la liga en efectividad desde 1950 hasta 1953, los años más ofensivos de la liga, lideró la liga en blanqueos con 12 en 1949, su efectividad de por vida fue de 1.23 y su récord de victorias y derrotas fue un impresionante 140-64, además fue seleccionada cinco veces al “Todos Estrellas” y dos veces fue seleccionada “Jugadora del Año” en 1951 y 1953 y perdió el de 1952 por un voto.

Faut era poseedora de un excelente control, que según sus propias declaraciones, se desarrolló durante su infancia, en la que uno de sus principales pasatiempos era lanzar piedras a un poste de teléfonos. Atractiva, entusiasta, talentosa, de brazos y muñecas fuertes, Faut también fue dotada con una prodigiosa memoria que le permitía no repetir pitcheos ante una misma bateadora en el mismo juego. 



Cuando no lanzaba, Faut alineaba en el outfield, y aunque no era una bateadora descollante, su promedio vitalicio de .242 era bastante respetable. Casi siempre lanzó más de 200 innings, ponchó más de 100 en seis campañas consecutivas y nunca tuvo récord negativo. Aparte de beisbolista profesional, Faut dividía su tiempo entre ser esposa y madre.

Hoy, Faut tiene 89 años. 




2. Connie Wisniewski 


Constance Wisniewski, nativa de Detroit, ha pasado a la posteridad como una de las jugadoras más completas en la historia de la AAGPBL, al destacar de manera brillante, tanto desde la lomita como desde la caja de bateadores.

Nacida en 1922, ya a los once años comenzó a jugar softball diferentes ligas en Detroit, siendo una de las mejores  jugadoras. Comenzó como infielder, pero intentó lanzar y descubrió que tenía velocidad y control. A los 19 años era la mejor lanzadora de todo Michigan.  

Su debut en la Liga se produjo en 1944 como miembro de las Milwaukee Chicks, equipo de expansión  que terminó campeón y con quienes Connie dejó marca de 23-10, lamentablemente aquel equipo solo jugó una temporada. En 1945 con los Grand Rapids de Michigan, Wisniewski ganó 32 juegos y perdió solo 11 con una efectividad impresionante de 0.81 puntos, lograda en 391 innings de labor (nadie, nunca más lanzaría tantos innins) y comenzaron a llamarla “La Mujer de Hierro” por haber lanzado de forma completa ambos juegos de una doble cartelera, además ese año fue seleccionada como la “Jugadora del Año”, por haber liderado a las lanzadoras en porcentaje de victorias, departamento que lideraría por tres años seguidos y del que eventualmente sería la líder vitalicia, su efectividad fue récord para un año.

En 1946 continuó su destacada labor, ese año abrió 40 juegos y los completó todos, lanzó 366 innings, ponchó 79, ganó 33 y perdió 9 y su efectividad fue de 0.96 y fue parte del equipo “Todos Estrellas”, hito que repetiría nuevamente en 1948, pero esta vez por su ofensiva, pues bateó .289 (3ra en la liga), además lideró la misma en jonrones con 7 y segunda en impulsadas con 66. En 1949 continuó con su tórrido bateo pero dejó de lanzar debido a que no se adaptó al cambio de pitcheo por debajo del brazo al de por encima.



Wisniewski tuvo un paso por una liga rival en 1950 pero regresó a la AAGPBL en 1951 y fue seleccionada al “Todos estrellas” ese año y el siguiente, al final del cual se retiró pues consideraba que sus condiciones habían mermado. Además de sus logros deportivos, Wisniewski (a quien llamaban también “La Rifle Polaca”) fue siempre una de las jugadoras más amables y colaboradoras con sus compañeras.

Terminó su carrera con promedio al bate de .274 con 595 imparables, entre ellos 79 dobles y 30 triples, más efectividad de 1.68 y 107 victorias con solo 48 derrotas, un porcentaje de éxito de .690, el más alto entre todas las jugadoras en la historia de la liga.  En 1994 fue diagnosticada de cáncer estomacal, pero estudios posteriores revelaron que el cáncer se le expandió a otros órganos del cuerpo, Wisniewski decidió entonces gastar el tiempo que le quedaba en disfrutar la vida en lugar de hacerlo en un tratamiento inútil. Nos dejó el 4 de mayo de 1995.



1. Doris Sams


En el béisbol de las Grandes Ligas, no hay un jugador con el que la podamos comparar, o establecer algún equivalente. Sams, fue tal vez la única (hasta donde  nuestras investigaciones nos han llevado) pelotera de “SEIS herramientas” en el béisbol femenino. No solo bateaba para poder, también lo hacía para contacto, era rápida en las bases, tenía un  brazo prodigioso y una defensiva excelente, también  fue una destacada lanzadora que propinó un juego sin hits y un juego perfecto. En nuestro ranking, la ubicamos primera.

Durante su carrera de ocho años en  la Liga, Sams tejió una carrera excepcional en todos los sentidos. Nativa de Knoxville, Tennessee, coleccionó un promedio al bate de .290, la sexta marca más alta en la liga.

Fue la única hija de sus padres y creció con dos hermanos apasionados por el deporte, según ella, fue su abuelo quien la enseñó a lanzar. En su infancia y adolescencia fue una excepcional atleta que participó en casi todos los deportes que pudo, inclusive el fútbol americano, deporte que practicó hasta los doce años.

Nacida en 1927 comenzó su carrera en el softball a la edad de once años con un equipo de su localidad. Aun con la amplia gama de equipos deportivos que ofrecen las preparatorias estadounidenses, Sams desarrollaba su propia carrera deportiva aparte, incluso a los once años se convirtió en la única chica en clasificar al Campeonato Nacional de Metras (canicas). En 1942, con quince años, ganó el campeonato local de Badminton, deporte que amaba.

También destacó como nadadora y en el buceo. Siempre era la mejor en todos los deportes que practicó. En 1946, Doris necesitaba tomarse unas fotos, se dirigió a un laboratorio fotográfico donde la chica que lo atendía no podía contentar a un niño que lloraba sin parar, Doris se acercó a niño y comenzó a llorar como un bebé, el niño sorprendido dejó el llanto y Doris fue contratada, siendo ese su primer empleo. 

Ese mismo año asistió a un try out para la Liga de Béisbol Femenina y fue seleccionada para debutar ese año con las Lassies de Muskegon, con quienes jugó 42 compromisos, bateando .274 con un doble y nueve impulsadas y su promedio fue noveno, además lanzó 25 juegos, dejando marca de 8-9 con efectividad de 3.78.

En su segundo año, fue seleccionada “Jugadora del Año” y dividió su tiempo de juego entre la lomita y el outfield, siendo seleccionada al “Todos Estrellas” en ambas posiciones, siendo la única en la historia de la Liga en haber logrado semejante hazaña. Ese mismo año, su promedio de .280 fue el tercer mejor de la liga, además impulsó 41 carreras, anotó 31, se estafó 40 bases y conectó 5 triples y en la lomita consiguió 11 triunfos contra 4 reveses y su efectividad fue de 0.98, además, el 18 de agosto, lanzó un juego perfecto contra las Daisies de Fort Wayne. 


Contra-portada de la Guía de MLB con Doris en ella


Sin embargo, según las palabras de la propia Doris, el juego no fue tan perfecto, puesto que las contrarias le batearon bastante, solo que sus compañeras lo atrapaban todo, sobre todo la tercera base, Arleene Johnson quien ante batazo de Dorothy Schroeder, y que hizo un bound fuerte e irregular, dio un salto y atrapó la bola con la mano limpia para sacarla out en primera, Johnson acumuló siete asistencias ese día. También hubo una jugada espectacular en el leftfield y el último out del juego fue producto de una línea que golpeó la rodilla de Sams y salió volando, rebotó y fue atrapada de forma espectacular por la shortstop con la mano limpia y sacó out a la corredora en jugada pequeña. Aun así el juego fue un deleite para los siete mil aficionados que lo fueron a ver. La pitcher derrotada en ese encuentro fue Dottie Wiltse y Sams anotó la primera de las dos carreras de su equipo. 




Ese mismo año ’47, Sams fue líder en asistencias desde el rightfield con 31. En 1948, en 117 juegos, su promedio fue de .257, dio 6 dobles y bateó 3 jonrones con 59 impulsadas en adición, ese año el cual inició con un nohitter y en 1949 su promedio fue de .279 con 35 impulsadas en 109 juegos, también conectó 114 hits, en el pitcheo, consiguió 15 victorias por 10 derrotas, ponchó a 81 y su efectividad fue de 1.58, siendo seleccionada “Jugadora del Año” por segunda vez, la primera en lograrlo, sumándose otro no hitter ese año.

En 1952, fue llamada “La Sultana del Bate”, por haber roto el récord de cuadrangulares y estableciendo uno nuevo en 12. Fue aquella la mejor temporada de Doris, dejó promedio de .314 y 57 remolcadas, además ese año, Sams conectó el cuadrangular más largo en la  historia de la liga, también dio dos jonrones en un juego (siendo de las pocas en lograrlo). Ese año y a medida que se acercaba al récord, a Sams le lanzaban pura curvas, para luego pasarla intencionalmente.  


Aun con brazos delgados, la sacaba lejos


En 1953, y aunque bateó .300 nuevamente, decidió retirarse, según ella misma: “La liga estaba en declive, era palpable”. Luego de su retiro, Sams jugó golf, ganando varios campeonatos. Por sus cualidades deportivas completas, por sus números, su personalidad amigable y humilde y por su gran popularidad, entusiastas e investigadores del béisbol femenino la ubican entre las mejores en la historia de la categoría, yo la selecciono como número 1.

Doris Sams falleció el pasado 28 de junio de 2012 tas una larga batalla contra el Alzheimer.

Eso es todo, espero hayan disfrutado el top. 

Nota: en la Liga de las Mujeres también hubo latinas, siete cubanas, pero ninguna hizo mérito para estar entre las diez selectas, aquí la actuacion de ellas. 



Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets