Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

viernes, 11 de abril de 2014

El rey del jonrón



Hace dos días se cumplieron 40 años del mítico momento en el que Hank Aaron conectó su cuadrangular 715 para superar el récord de Babe Ruth, un récord que casualmente se mantuvo intacto por casi cuarenta años. En el video de aquel momento histórico podemos apreciar la bola caer en lo profundo del left-center y vemos como la gente bajó de las tribunas para acompañar a Aaron en la carrera alrededor del diamante. Después de todo, Aaron estaba rompiendo la marca sagrada de una de las figuras míticas del deporte profesional norteamericano y mundial.

Esta conmemoración ha traído a colación nuevamente el debate acerca de quién es el rey del jonrón o el más grande bateador de jonrones en la historia. Aunque la marca de Aaron fue rota en 2007 por Barry Bonds, el supuesto uso de sustancias para mejorar el rendimiento, han “manchado” la marca de éste y muchos consideran que sus 762 jonrones no cuentan como el récord de cuadrangulares en las Grandes Ligas y consideran que Hank Aaron aún es el rey de los jonrones.


Pero cuando hablamos de jonrones hay un nombre que no podemos dejar a un lado, y es el del que revolucionó dicha estadística, nadie más que Babe Ruth. Aunque la mayoría de sus récords en vuelacercas han sido superados, sería una mezquindad histórica y un síntoma de arrogancia moderna, el subestimarlo en la discusión.

Soy de los pocos que creen que Barry Bonds debería llegar al Salón de la Fama de todas formas,  porque a fin de cuentas ¿Cuántos jugadores han pasado por las mayores con las mismas cualidades que Bonds? Y también, en su tiempo casi todos los jugadores se metían esteroides, ¿Pero cuantos batearon más de 500 jonrones? Y así como creo que Bonds debería ser elevado al Salón de la Fama,  soy de los que creen que a pesar de sus muchos jonrones y de los muchos jonrones de Hank Aaron, (quien en mi opinión, podría ser considerado el mejor pelotero de todos los tiempos basándonos meramente en sus estadísticas), sigue siendo Babe Ruth el rey de los jonrones.

 

En primer lugar, batear cierta estadística más que otro pelotero es una cuestión circunstancial; por ejemplo, Hank Aaron conectó  755 jonrones, pero fue una tarea que le llevó 23 años y 12.364 turnos al bate, es decir un jonrón cada 16,37 turnos al bate, fue un jugador  que tomó muchísimos turnos al bate, tantos que solo Pete Rose lo supera en esa estadística en la historia. Barry Bonds y sus 762 jonrones, en cambio son un poco más impresionante, pues dicha cifra la logró tras 22 años en las mayores y 9847 turnos consumidos (aunque es posible que los esteroides lo hayan ayudado) promediando un cuadrangular cada 12,92 turnos. Ahora bien, Babe Ruth conectó 714 jonrones, no muchos comparados con los dos primeros mencionados antes, pero el Bambino consiguió sus cuadrangulares en 22 temporadas (en cinco de las cuales fue lanzador) y solo le hizo falta 8399 turnos al bate, promediando un jonrón cada 11,76 turnos. ¿Qué quiere decir esto? Pues suponiendo que Bonds hubiese consumido la misma cantidad de turnos que Aaron y hubiese mantenido su promedio de cuadrangulares, Bonds habría alcanzado la cantidad de 957 cuadrangulares; usemos entonces el  mismo método con Ruth, si el bambino hubiese consumido la misma cantidad de turnos que Aaron y su promedio se hubiese mantenido en el tiempo (cosa difícil, por demás), el bambino habría alcanzado la sobrehumana cifra de los 1051 jonrones.

Pero por supuesto todo esto es mera especulación, esto solo nos dice que Ruth sacaba jonrones con más frecuencia que Aaron. Claro que mi argumento tiene muchos detractores y gente que se le opone, esgrimen ciertos argumentos, por ejemplo:

Babe Ruth no enfrentó peloteros negros, por lo tanto no enfrentó lo mejor de lo mejor en su momento.

Este argumento  me parece más bien sentimental y resentimiento que otra cosa. En primer lugar, Babe Ruth no tuvo  la culpa de que a los negros no le permitieran jugar en las mayores, era algo que se le escapaba de las manos, por lo tanto no podemos juzgarlo por lo que no tuvo culpa.

En segundo lugar, este argumento insinúa que los peloteros de las Ligas Negras eran mejores que los de las Ligas Blanca, cosa tampoco cierta,  en las Ligas Negras habían jugadores con las condiciones de ser estrellas en las Grandes Ligas, algunos de los cuales incluso han llegado al Salón de  la Fama, pero el pitcheo de las ligas negras (su aspecto de juego que pudo haber reducido el total de jonrones de Ruth) fue históricamente inferior al de las Ligas blancas, prueba de ello es la cantidad de pitchers de las Ligas negras que han llegado a las mayores y aun después de integrado el juego, la cantidad de grandes lanzadores de raza negra: Don Newcombe, Bob Gibson, Dwight Gooden, Lee Smith, C.C Sabathia y ahí acaba la lista. Además, si bien Ruth no enfrentó a los lanzadores negros o latinos (en Latinoamérica también tuvimos lo nuestro) sí enfrentó a los mejores lanzadores de su tiempo: en los años veinte a Walter Johnson (a quién le bateó 10 jonrones) y finales de los veinte y principio de los treinta a Lefty Grove (a quien le sacó 9) y ambos le bateó muy bien, entonces es fácil suponer que si le bateó bien a los mejores, pudo haberle bateado bien a cualquier otro pitcher. Además, en juegos de exhibición y tours, Ruth enfrentó lanzadores negros e igual les bateó (lástima que no existen estadística completas sobre esos enfrentamientos).


Walter Johnson


Nada más que el sentimiento de justicia retroactiva por aquellos que injustamente fueron dejados al margen de la fiesta en las primera cuatro décadas y medio del pasado siglo, es lo único que podría justificar el uso de este argumento para encontrarle defectos a las marcas de Babe Ruth. Este mismo argumento podría ser utilizado por alguien para quitarle mérito a lo hecho por Josh Gibson en las Ligas Negras y tampoco me lo tomaría en serio. 


Ruth no enfrentó lanzamientos complejos como la sinker, la slider, el tenedor, la recta cortada o la bola de nudillos etc,  por lo tanto hoy difícilmente dejaría las marcas que dejó antes.

Este argumento es cierto, solo en la primera parte. En sus tiempos los lanzadores dependían más que todo de rectas y curvas y la mayoría no solo tenía una curva, para poderse defender mejor ante los bateadores, los lanzadores se inventaban ellos mismos un tipo adicional de curva, la cual era más nasty que la regular. Cy Young, por ejemplo (no contemporáneo a Ruth pero que ejemplifica mi punto) poseía tres tipos de curvas que el lanzaba desde diferentes ángulos del brazo, por supuesto, es natural pensar que los pitchers que le sucedieron, siguieron su ejemplo. Sin embargo, Ruth  sí enfrentó algunas sliders, vio algunas bolas de nudillos y enfrentó algunos lanzamientos que se parecía mucho al moderno tenedor, además tuvo que enfrentarse en los primeros años de su carrera a diferentes tipos de lanzamientos doctorados, como la bola ensalivada.

Ruth no jugó bajo las difíciles condiciones del juego moderno

Eso es cierto, pero aunque no jugó bajo las condiciones modernas, jugó bajo las difíciles condiciones de su época. Por ejemplo, en sus tiempos los equipos se desplazaban por los Estados Unidos en trenes, viajando largas horas y durmiendo en condiciones incómodas. Ruth nunca jugó de noche, cuando supuestamente la pelota es más difícil de ver, lo cual no es cierto, pues bajo las condiciones modernas del juego, de iluminación, la pelota no es tan difícil de ver, de lo contrario nadie dejaría las estadísticas que se dejan hoy; el Bambino, en contraste, jugó en el crepúsculo, cuando el sol está bajando, cuando las sombras toman por asalto la tierra, cuando en efecto la pelota es bastante difícil de ver, tanto que el único pelotero que ha muerto en un campo de béisbol profesional, recibió un pelotazo en la cabeza en horas del crepúsculo, pues no vio la bola. Aun así, Babe Ruth sacó 20% de sus jonrones en los innings ocho, nueve o más. Lo cual destrona el siguiente argumento:

En tiempos de Ruth, no existían especialistas del bullpen y de los lanzadores se esperaba que completaran los juegos. Es más fácil sacarle la pelota a un lanzador que está cansado que a uno fresco

Como bien noté arriba, 20% de los jonrones de Ruth fueron en las postrimerías de los encuentros, ahora, si le agregamos el séptimo inning a estas estadísticas, ese porcentaje sube a 32,63%. Si contamos los jonrones de Ruth en el segundo tercio del juego (cuarto, quinto y sexto inning), ese total representa el 32,64% de los 714 cuadrangulares de Ruth y terminamos con el primer tercio de juego (del primero al tercer inning) en el cual Babe bateó el 34,73% de sus bambinazos. Es decir, para Ruth, era más fácil batearle jonrones a un pitcher fresco que a uno cansado. Para ser justos, Ruth bateó jonrones en cualquier inning. Aquí en este link verán las estadísticas de jonrones de Ruth por inning, aunque yo los mostraré aquí de todas maneras:

Inning
Jonrones
Porcentaje
1ro
133
18,62
2do
21
2,94
3ro
94
13,16
4to
66
9,24
5to
80
11,20
6to
87
12,18
7mo
87
12,18
8vo
74
10,36
9no
56
7,84
extra
16
2,24

Y termino este punto agregando que ya en los años veinte comenzó a utilizarse un poco más el bullpen, no era algo especializado, de hecho el bullpen no se volvió complejo sino hasta entrando esta década (nadie usa este argumento contra otro bateador). En tiempos de Ruth, es cierto que un pitcher entraba con la mentalidad de terminar el encuentro, pero eran pocos lo que lo lograban, de hecho, a partir de 1920 el total de juegos completos comenzó a descender drásticamente y además, lanzadores como Walter Johnson lanzaban más duro y con más maña hacia el final de los juegos, para autoayudarse a completar los encuentros.

Ruth jugó en estadios con bardas muy cortas por el jardín derecho

Cierto, pero Ruth no era un bateador que solo la sacaba por el jardín derecho, no era alguien que aprovechaba solo un sector del campo. No hay forma de saber la distribución de los jonrones de Ruth, sin embargo podemos ayudarnos en los relatos de la época y en los testimonios de los que vieron sus jonrones. La mayoría habla de cuadrangulares enormes, no de aquellos que dejan de vainita el parque, sino que sobran las bardas. Es común encontrar relatos de jonrones de Ruth calculados en más de 450 pies, algunos hasta 500 y Ruth mismo presumió de haber conectado una pelota a 559 pies de distancia. El último jonrón de Babe Ruth, cuando este era un hombre con bastante sobrepeso, una sombra de sí mismo, alguien irreconocible, vino en 1935 en Forbes Field de los Piratas de Pittsburgh el 25 de mayo de aquel año, esa tarde el Bambino conectó sus últimos tres cuadrangulares y el último fue enorme: aunque la barda del right en Forbes Field era de 375 pies, distancia regular bajo los estándares de hoy, Ruth la sacó y la pelota sobró el techo del parque, ubicado a 27 metros del suelo y cruzó la calle, un batazo considerado como el jonrón más largo en la historia del parque. 

Babe Ruth se retiró en 1935 con los Bravos de Boston


Estamos hablando  de un hombre que con frecuencia las botó del estadio, sobró techos, las botó por el leftfield, la botó por el centerfield de Fenway y Wrigley, la botó en Griffith Stadium, la botó completamente fuera del viejo Tiger Stadium y que por su condición de bateador de poder, rara vez le lanzaban adentro. Lo mismo podría decirse de Robinson Canó quien jugó en Yankee Stadium y su corta barda por el rightfield, pero el dominicano ha demostrado que puede batear donde sea, como también lo han probado grandes bateadores como Albert Pujols, Miguel Cabrera, Hank Aaron, Barry Bonds, Mickey Mantle (otro que solía botar pelotas fuera de los estadios), Frank Robinson, etc.

Creo que por muy cortas que sean las bardas de un estadio, ayudan poco a los grandes bateadores de este deporte. Eventualmente aquellos jugadores que se benefician de bardas cortas, quedan luego en evidencia cuando no pueden sacarla en estadios más amplios.

Sam Thompson, quien en el siglo 19 sacó los cuadrangulares más largos que la gente en ese tiempo había contemplado, dijo que Babe Ruth: “hace parecer mis jonrones como si fueran toques”.

Después de todo, a Ruth se le hizo un examen científico en 1921 en la Universidad de Columbia y descubrieron que durante todo su swing, Ruth no respiraba pero que si lo hacía era capaz de sacarla con más fuerza.

Ruth era gordo y no se mantenía en forma, solo comía perros calientes, bebía y se acostaba con muchas mujeres, al final de su carrera tenía alguien que corriera por él en las bases y era ridículamente gordo, hoy no lograría esas marcas.

Cierto, Ruth era algo gordo, pero eso fue solo al final de su carrera, al principio era una persona bastante en forma, y muy flaco. Luego del estrellato comenzó una dieta descuidada, pero no hay que culparlo, después de todo, pasó su infancia y adolescencia en un orfanato donde era muy mal alimentado.  Pero era falso que él no se mantenía en forma en el zénit de su carrera, de hecho después de una desastrosa temporada en 1925 Ruth contrató un entrenador personal (fue el primer pelotero en hacer tal cosa) y se recuperó bastante rápido, pudiendo así mejorar su físico y alargar su carrera puesto que su condición física solo se deterioró a partir de 1933, a los 38 años, por efecto del cansancio y la edad.

Ruth a principios de su carrera con los Red Sox


Además, aquellos que lo critican porque se la pasaba bebiendo, comiendo perros calientes y acostándose con mujeres ¿Qué tiene de malo? Más de uno quisiera llevar una vida así, no mientan. Es más, me parece bastante impresionante que aun con ese estilo de vida Ruth fuese capaz de sacar 35, 41 y 46 jonrones en los tres años en que ese estilo de vida prevaleció en el Bambino.

También me parece bastante sorprendente y alagador en Ruth el hecho de que en su última temporada, aunque solo tomó 72 turnos al bate, haya sacado 6 jonrones, sobretodo en las pésimas condiciones físicas en las que se encontraba. Hank Aaron, por ejemplo, en su última temporada conectó 10 jonrones en 271 turnos al bate, promediando uno cada 27.10 turnos al bate, Ruth en contraste promedió  un jonrón cada 12 turnos, comparando las fotos de cada uno en su último año es evidente que Aaron estaba en mejor forma que Ruth.


Aaron enfrentó mejor pitcheo que Ruth por lo tanto su récord vale más

A menudo se cita el año 1968 como el año de los lanzadores y que Aaron tuvo que enfrentar mientras que Ruth nunca vio semejante dominio de los lanzadores. Eso es parcialmente cierto. En 1968 Aaron sacó solo 29 jonrones, pero en 606 turnos y aun así hubo quienes batearon más jonrones que él, por ejemplo Billy Williams sacó 30, Ernie Banks 32,  Dick Allen 33 y Willie McCovey lideró la Nacional con 36 bambinazos en el último año de lo que se ha dado a llamar la segunda era de la bola muerta.

Ahora bien, Babe Ruth jugó sus primeros cinco años en la llamada primera era de la bola muerta. En 1918, aun como lanzador, Ruth conectó 11 cuadrangulares y con ello lideró la liga Americana. En 1919, ya como outfielder a tiempo completo, y en el último año de la primera era de la bola muerta, Ruth rompió el récord de jonrones, que era de 27 y botó 29, aun en esa época de dominio de los lanzadores, Ruth conectó 29 jonrones y nadie botó más que él, es interesante ver como en dos años de dominio de los lanzadores, Ruth y Aaron sacaron la misma cantidad de cuadrangulares, aunque con ciertas diferencias: Ruth tenía solo 24 años, mientras que Aaron ya tenía 34 pero, Aaron estaba en su temporada quince y Ruth lo estaba en la sexta, la primera como bateador de tiempo completo y finalmente, Aaron tomó más de 600 turnos al bate ese año, Ruth solo 432.

Finalmente terminó este escrito agregando que si bien es cierto Ruth gozó de ventajas que los bateadores de hoy no tienen, estos a su vez gozan de ventajas que Ruth no tuvo. Las ventajas que Ruth tuvo, las gozaron también sus contemporáneos, sin embargo, de ellos, solo Jimmie Foxx conectó más de 500 vuelacercas, lo cual quiere decir que Ruth no fue un producto de su época, sino que era un talento que pudo dejar los mismos números en cualquier era.

El poder no solo se mide en cantidad, siendo así Robert Pérez sería el mejor jonronero de todos los tiempos en Venezuela, pero por ejemplo, Antonio Armas conectaba grandes vuelacercas y en su época en nuestro país era más difícil sacar la pelota en la noche que lo es ahora ¿Y cómo dejar por fuera a Vidal López? Un hombre que sacaba pelotas con la misma fuerza de un Josh Gibson.

Antes del bambino, solo Ned Williamson (27 en 1884), Sam Thompson (20, en  1889), Buck Freeman (25 en 1899) y Gavvy Cravath (24 en 1915) habían sacado 20 jonrones, hazaña que Ruth emularía en 1919 sacando 29 vuelacercas y al año siguiente se convertiría en el primero en sacar 30 jonrones, rompiendo su propio récord, y el primero en sacar 40 y 50 vuelacercas, dejando el récord en 54 bambinazos, a pesar de que le tomó tres semanas conectar su primer jonrón, en mayo sacó 11 y en junio 13 y ya para el 16 de julio su récord estaba roto, a finales de ese mes, llevaba 37 cuadrangulares. Ruth sacó más jonrones que 14 de los otros quince equipos ese año y en 1921 y 1927 el mismo sacaría más jonrones que todos los demás equipos de la Americana y eso es una demostración de poder que el mundo jamás verá otra vez. 



Además de esos años, Ruth luego rompería su propia marca en 1921 sacando 59 jonrones y en 1927 sería el primero con 60 vuelacercas en un año. En total, el bambino sacaría más de 50 jonrones en cuatro ocasiones, más que cualquier otro pelotero, además lideraría su liga en jonrones doce veces (ningún otro lo iguala) y fue el primero en sacar 200, 300, 400, 500, 600 y 700 jonrones y de no haber sido por sus primeros años como lanzador, por la descuidada condición física que tuvo  a final de su carrera y por algunas condiciones de terreno y reglas de juego que le quitaron varios jonrones, es probable que hubiese sido el primero con 800 jonrones en las Grandes Ligas y cuidado si no 900. 




De ser un juego cuyo espectáculo era el robo de bases, la estrategia, el toque, el bateo y corrido, los squeeze plays y demás estrategias del llamado béisbol pequeño, Ruth fue el principal y más notorio artífice en la transformación del juego a uno donde el poder era lo fundamental, donde el batazo largo es el que hace a la gente levantarse de sus asientos a admirar la bola volar y le dio al jonrón el estatus que tiene hoy. Cierto que muchos sacaron más jonrones que él, pero ninguno con tanta fuerza, con tanta consistencia ni tampoco con tanta espectacularidad como lo hizo Babe Ruth. Antes y después que él hubo bateadores de poder, pero ninguno como el Bambino. Creo que juzgar por solo una estadística, sin tomar en consideración otras y sin tampoco hacer un análisis más profundo de las condiciones en la que no solo Ruth sino otros jugadores jugaron me parece un error. Aaron, Bonds, McGwire, Mantle, Mays, Foxx, Robinson, Schmidt, el mismo Gehrig, Williams, todos fueron grandes bateadores, algunos con un poder descomunal, pero creo que ninguno fue más contundente y espectacular que Babe Ruth, quien en mi humilde opinión, sigue siendo el rey del jonrón.




Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets