Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

viernes, 1 de marzo de 2013

Line Up Japones de todos los tiempos


No es loco asumir que siendo la segunda potencia mundial del béisbol Japón ha producido una larga lista de peloteros legendarios que por sus logros, bien podría discutirse si merecen o no, un puesto en el Salón de la Fama de Cooperstown. La larga lista va desde Eiji Sawamura, la primera estrella del béisbol japonés hasta Yu Darvish, la más reciente de todas. En el presente artículo vamos a darles a conocer algunas de las figuras japonesas que han destacado en este deporte, tanto en las Grandes Ligas, como en la liga local.

A la fecha han sido 43 los japoneses que han llegado a las Grandes Ligas, el primero de ellos fue en 1963, cuando el jovencito de apenas diecinueve años, Masanori Murakami entró a relevar por su equipo, los Gigantes de San Francisco. La estadía de Murakami en las mayores se extendió desde junio de 1963 hasta septiembre de 1964, ya que regresó a Japón debido a que no estaba satisfecho con su salario. En dos campañas en las mayores, como relevista, Murakami dejó récord de 5-1 con 3.43 de efectividad y 100 ponches.

Pero su  carrera no terminó ahí, sino que regresó a su país, donde fue figura de los Nankai Hawks por ocho años, luego lanzo con los Tigres por una campaña y estuvo en seis con los Fighters. Después de su regreso de Estados Unidos, Murakami no lanzó muy bien, pero se recuperó en 1968 ganando 18 compromisos esa campaña y siendo parte del equipo campeón de los Nankai Hawks en 1973 (campeones del pacífico). Su récord en Japón fue de 103 victorias con 81 derrotas, 30 salvados y 3.64 de efectividad.



Murakami era un zurdo que dependía de sus pitcheos quebrados, lanzaba una buena curva y un buen cambio, su mejor pitcheo era una filosa screwball. Su recta apenas si alcanzaba las 80 millas.

Al día de hoy muchos japoneses han llegado a las Grandes Ligas, entre ellos: Hideki Matsui, Akinori Iwamura, Kosuke Fukudome, Hideki Irabu, Kazuo Matsui, Hideki Irabu, Hiroki Kuroda, Koji Uehara, Norichika Aoki, Yu Darvish, Tadashi Saito y un largo etcétera.

Sin embargo, la era de oro del béisbol japonés fue desde finales de los cincuenta hasta inicios de los setenta, época en la cuales surgieron jugadores que debido a las presiones de sus equipos en Japón no pudieron llegar a Grandes Ligas, pero que que el día de hoy, con la información al alcance de nuestras manos, muchos analistas han llegado hasta decir que muchos de ellos pudieron haber llegado a Cooperstown. Yo mismo me tomé el atrevimiento de diseñar un line up de todos los tiempos, con los mejores jugadores que ha producido Japón. He aquí mi equipo: 


Rotación abridora

Víctor Starffin  

Nacido en Japón de Padres rusos, Starffin es para muchos el mejor pitcher que ha pasado por la Liga Japonesa de Béisbol. Solo sabemos de él que nació en mayo de 1916 en Rusia y cuando la revolución estalló, su padre que era funcionario del gobierno caído, debió dejar el país y contrario al resto de sus compatriotas que huyeron hacia Europa o América, el huyó a Japón, donde Víctor desde su tierna infancia, conservando ambas nacionalidades y ganándose el apodo de “El Japonés de Ojos Azules”.

Starffin


La vida de Starffin es fascinante. En la guerra fue diplomático debido a su condición de políglota, ya que hablaba a la perfección tres idiomas. Starffin era un hombre muy culto quien por amor a su familia debió jugar béisbol ya que su padre estaba en peligro de ser deportado cuando el estaba a punto de ingresar a la universidad y los dueños del Yomiuri amenazaban con entregar al padre de Starffin si este no aceptaba jugar para el equipo. Después de retirado Starffin trabajo como presentador de televisión. Era una persona extremadamente solitaria y triste, silenciosa; cuando retirado le preguntararon que pensaba de todos sus logros, Starffin solo dijo: “Solo sé que me siento muy solo, muy triste”. Se suicidó a los 40 años, estrellando su auto contra un tren.



Starffin pasó los primeros nueve años de su carrera con los Yomiuri Giants, implantando récord de victorias en la Liga en 1939 cuando consiguió 42 victorias algo impresionante considerando que la liga solo tenía 130 partidos por equipo. En 1938 ganó la Triple Corona de Pitcheo, en su carrera logró hivanar una seguidilla de 18 juegos seguidos con victorias, 350 juegos completos, tres temporadas con mas de 30  triunfos, un no hit no run, fue dos veces Mas Valioso y en 19 años de carrera en Japón dejó la minúscula efectividad de 2.09, dejando marca de 303-176, siendo el primero con 300 lauros en Japón.

Tambien militó para las Ballenas de Taiyo y los Mainichi Orions.

Paul Gillespie, bloggero de from deep rightfield, y quien nos asesoró en este trabajo, rankea a Starffin entre los 40 mejores lanzadores de todos los tiempos.


Masaichi Kaneda

Kaneda ya apareció en nuestra lista de leyendas coreanas de todos los tiempos, debido a que sus padres eran coreanos y el poseyó ambas nacionalidades. Para que no tengas que buscar nuestro trabajo sobre Corea, aquí copio lo que escribi sobre el:

Masaichi Kaneda es probablemente el mejor lanzador zurdo de todos los tiempos. Estableció récords en el béisbol profesional que nunca serán rotos. Kaneda debuto en el profesional con los Kokutetsu Swallows en 1950 y se retiro con los Gigantes de Yomiuri en 1969, ingreso al Salón de la Fama Japonés en 1988 y dejó marca de 400-298, con 2.34 de efectividad y 4490 ponches.



Kaneda desarrolló una recta muy veloz (estimada en 100 millas) la cual además también venía con movimiento, poseyó una recta de cuatro costuras entre las 94-96 millas por hora y desarrolló un pitcheo que se denomino en su tiempo como “curva caída” y ahora la conocemos como la slurve, la cual sobre-usó, causándole lesiones. El cambio también era parte de su repertorio.

A los 17 años Kaneda firmó con los Swallows y aunque tenía problemas con el control, mejoró bastante, terminando su carrera como el pitcher mas ganador en la historia de la Liga Japonesa: 400 victorias, además acumuló 82 blanqueos, segundo de todos los tiempos en Japón.

Durante los 14 años de su estadía con los Swallows, Kaneda acumuló el 45% de las victorias de su equipo, el más débil en la historia del béisbol japonés. Kaneda sufrio del apoyo ofensivo mas bajo de cualquier pitcher japonés, perdió más de 20 juegos por 6 temporadas, debido a que su equipo no bateaba, aun así en 1951 lanzó un no hitter y en 1957 un juego perfecto.

Kaneda ganó al menos 20 juegos en 14 campañas seguidas, incluyendo dos campañas de 30 victorias, ganándose el apodo de “El Emperador”. Kaneda acumuló 10 títulos de ponches, estableciendo record de 350 ponches en 1955, en una campaña de solo 130 juegos. En 1958 Kaneda estableció récord mundial de 64.1 innings sin permitir carreras.

En 1965 Kaneda quedó libre y llegó a los Gigantes de Yomiuri, con quienes se retiro en 1969, formando parte de la gran dinastía que ganó 9 campeonatos de Japón de manera seguida. Su número 34 fue retirado por los Gigantes. Kaneda mantiene récord de 365 juegos completos en la pelota japonesa y gano 3 premios Sawamura (el Cy Young de Japón).


Eiji Sawamura

Cuando un equipo de estrellas de Grandes Ligas, visitó Japón en 1934, uno de los momentos mas recordados fue cuando un joven de 17 años poncho de forma consecutiva a Charlie Gahringer, Babe Ruth, Lou Gehrig y Jimmie Foxx, pero perdió aquel juego 1 carrera por 0. Ese joven era Eiji Sawamura, la primera gran estrella del béisbol de su país, quien con frecuencia es llamado el “Cy Young Japonés”.



Sawamura llegó al profesional con los Gigantes de Yomiuri, donde fue el uno de la rotación cuyo 2 era Victor Starffin. Sawamura era un pitcher muy complete, tenía una recta considerada excelente, entre las 90-95 millas por hora, una curva como la de Bert Blyleven y un circle change, poseía un excelente comando, alabado por Connie Mack, quien intentó llevárselo para los Atléticos, para Sawamura rechazó la oferta. Los Piratas también intentaron llevarse a Sawamura, sin éxito.

El mejor año de Sawamura fue sin duda el de 1937, cuando ganó 33 y perdió 17, además de lanzar los primeros dos no hit no runs en la historia del béisbol japonés. Su efectividad fue de solo 1.83, ganándose la Triple Corona. Luego fue a la Guerra, regresando al béisbol en 1930 con una lesión en el hombro que afectó su trabajo, aunque se las ingenio para lanzar su tercer no hit no run. En 1944 Sawamura volvió a la Guerra muriendo en el hundimiento de su nave en diciembre de ese año cuando solo contaba con 27 años.

En su carrera ganó 63 y perdió 22, consiguiendo 554 ponches y dejando efectividad de 1.74. Su número 14 fue retirado por los Gigantes en 1947, el mismo año que se instauró el Premio Sawamura, el cual se entrega cada año al mejor lanzador de Japón.

Kazuhisa Inao

Junto con Starffin, Inao es mi lanzador japonés favorito de todos los tiempos. ¿La razón? Creo que su carrera y vida es tan fascinante que merece una entrada aparte, ahora me encargaré de presentar una breve semblanza de lo que fue la misma.



La grandeza de Inao era tal que los fanáticos acuñaron la frase: “Dios, Buda e Inao”, en su carrera dejó marca de 276-137 con 1.98 de efectividad con 179 juegos completos y 2574 ponches.

Inao era el menor de una familia pobre de 7 hijos. Cuando llego al profesional no lo consideraban un gran prospecto, de hecho su manager lo puso a lanzar práctica de bateo, pero el coach de pitcheo, descubrió el talento de Inao dejándolo lanzar el dia inaugural de la campaña, Inao lanzo blanqueo y gano ocho juegos de manera seguida, terminando la temporada con 21-6 y 1.02 de efectividad, un récord que no ha sido roto. Por supuesto fue novato del año.

En 1957 Inao siguió brillando, estableciendo marca de la Liga del Pacífico con 38 victorias, incluyendo una racha de 20 victorias seguidas incluyendo diez completos, siendo seleccionado como MVP. Inao era conocido como el  “Hombre del brazo de hierro” y eso lo demostró esa campaña, en la que también lanzo en al menos otros 20 juegos como relevista.

Por cuatro campañas seguidas Inao ganó 30 juegos, por eso cuando en 1960 solo ganó 20 encuentros, se le considero como una debacle, pero al año siguiente se recupero de manera épica, ganando 42 y perdiendo solo catorce, dejando efectividad de 1.69, su número de victorias empato la marca para una temporada de Víctor Starffin. Ese año completó 25 de sus 30 aperturas ponchando a 353, ganando la mitad de los juegos de su equipo ese año, los Nishitetsu Lions quienes ganaron 82. La carrera de Inao tuvo su último gran año en 1963 con 28-16, 226 ponches y 24 juegos completos.

En 1964 Inao sufrió una lesión en el  hombro que acorto esa temporada para el y para su proceso de recuperación alguien, no se sabe quien ni porque, decidio que Inao debería entrenar con una bola de hierro en lugar de una bola de verdad. Eso no mejoró la situación, al contrario la empeoró y arruinó la carrera de Inao, quien siguió siendo un gran pitcher pero no el semidios que era antes. Murió en 2007 de cáncer.


Hideo Nomo

Nomo no fue el primer japonés en las Grandes Ligas, pero sí fue el primero en brillar y abrió las puertas para la entrada masiva de sus compatriotas al mejor béisbol del mundo.

El debut de Nomo en el profesional ocurrió en 1990 con los Bufalos de Kintetsu en la Liga Japonesa, ponchando 287 en 235 innings. El éxito se le atribuía a su poco ortodoxa mecánica de pitcheo y a su “tenedor” el cual era un pitcheo difícil para lanzadores y catchers.



Nomo se valió de un vacío en su contrato en Japón para anunciar su prematuro retiro del béisbol japonés. Lo que no se sabía entonces era que Nomo se iba a Estados Unidos, donde debutó en las mayores el 2 de mayo de 1995 con los Dodgers de los Angeles, con quienes ganó el Novato del Año en aquella temporada, también abrió el juego de las Estrellas y al año siguiente lanzó un no hit no run. Para 1997 su efectividad cayó, ya que los bateadores estaban empezando a ajustarse a su estilo, Nomo ganó 14 y perdió 12 ese año, aunque ponchó nuevamente mas de 200.

Hideo Nomo fue, como muchas estrellas japonesas que llegaron a las Grandes Ligas, una estrella fugaz que con el tiempo se desvaneció, lo mismo pasó con Daisuke Matzusaka, sin embargo el legado que deja Hideo Nomo no es mesurable con sus números sino con lo que representó: nos permitió a los habitantes del mundo occidental ver por primera vez un representante legítimo de la gran calidad de béisbol que se juega en Japón, abriendo el camino a muchas figuras japonesas que en el pasado se habrían mantenido como figuras desconocidas para el mundo occidental, por eso lo elijo como el quinto en mi rotación japonesa de todos los tiempos, no por sus números ni por el talento que mostró sino por lo que simbolizo.

Catcher: Katsutya Nomura

A la hora de elaborar un line up de todos los tiempos con figuras japonesas, Nomura es una fija como receptor. Es simple, no hubo nadie mejor que el en esa posición en la pelota nipona. También fue exitoso como manager.

Su carrera abarcó cuatro décadas, comenzando en 1954 y terminando en 1980, cuando se retiró a los 45 años. Nunca jugó una posición diferente a receptor, en la cual fue el mejor con el guante y el bate.



Entre los logros de Nomura se cuenta el ser el segundo en la lista de jonrones de todos los tiempos en el béisbol japonés con 657, solo superado por Sadaharu Oh, ese número también representa el récord mundial de jonrones para un receptor ya que los números de Josh Gibson no están confirmados. Nomura también ganó nueve títulos de jonrones en la Liga del Pacífico, ocho de ellos seguidos, aunque las cortas dimensiones del parque de su equipo (276 por las rayas) ensombrecen ese número. Tambien ganó 6 coronas consecutivas de impulsadas, siete en total. En medio de todo eso ganó en 1965 la primer Triple Corona en la historia de la liga al batear .320 con 42 jonrones y 110 remolcadas.

En el plano defensivo podríamos decir que Nomura es el paladín de la resistencia detrás del plato, 27 temporadas completas en esa posición, poseedor de la marca mundial de juegos detrás del plato con 2918 y en una ocasión catchó completo todos los juegos de su equipo, en un calendario que incluía 150 juegos, entre ellos 16 dobles carteleras, además de otras cinco campañas en las que jugó como receptor en todos los juegos de su equipo. Muchos afirman que Nomura no tenía un gran brazo pero tenía un instinto único para saber cuando iban a salir a robar y que eso le daba cierta ventaja para sacarlos fuera.




Entre 1970 y 1977 fue manager-jugador con el equipo de casi toda su carrera, los Hawks (se retiraría con los Leones) y los llevó a dos series de Japón, luego fue manager del Yakult llevándolo a tres campeonatos.


Primera base: Sadaharu Oh

Oh no necesita presentación, es simplemente la figura del béisbol japonés mas reconocida a nivel mundial por ser poseedor de uno de los récords más asombrosos del béisbol, bateó en su carrera 868 jonrones, mas que cualquier otro ser humano en el béisbol profesional, lo cual es el motivo de su fama de este lado del mundo.

Oh ayudó a construir junto a Shigeo Nagashima, la dinastía mas dominante en la historia del béisbol, la de los Gigantes de Yomiuri que ganaron 9 títulos nacionales en los sesenta y setenta. Su estrellato comenzó en la preparatoria, lanzando un juego épico en el Campeonato Koshien en el que lanzó con una ampolla sangrante en su mano de lanzar.



Una vez en el profesional, a Sadaharu Oh le costó  explotar, su crecimiento fue lento y a base de trabajo duro y disciplina logró convertirse en el mejor primera base de Japón y probablemente el mejor bateador en la historia de la Liga.

Entre sus logros, aparte del récord mundial de jonrones, podemos mencionar que entre 1963 y 1970 acumuló 8 temporadas consecutivas bateando sobre .300, entre los que se incluye tres campeonatos de bateo, en total Oh tuvo trece temporadas con más de .300 y cinco campeonatos de bateo. En quince ocasiones fue líder de jonrones, lo que incluye trece de ellos de forma consecutiva, en dos temporadas superó los cincuenta jonrones, incluyendo la temporada 1964 en la que bateó 55 jonrones, un récord para la pelota japonesa. También fue líder de impulsadas en trece temporadas, incluyendo dos cadenas de temporadas seguidas como líder de ese departamento: una de cuatro y otra de ocho. Oh también ganó la Triple Corona de Bateo en dos ocasiones seguidas: 1973 (.355, 51, 114) y 1974 (.332, 49, 107). En adición, fue nueve veces seleccionado como MVP de la Liga Central y ganó once anillos de Japan Series. A la defensiva, siempre fue considerado un gran primera base ganando nueve Guantes de Oro.

Sadaharu Oh es líder de todos los tiempos en Japón en anotadas con 1967, jonrones 868, impulsadas 2170, boletos 2390, boletos intencionales 427, .OBP 446, slugging .634 y OPS 1.080, sus 2786 hits son la tercera marca en la Liga.

Sustituto:

Tetsuharu Kawakami. Fue el primer gran bateador en Japón, al punto de ser llamado “El Dios del Bateo”, en la temporada de 1951 se ponchó solo seis veces, lo cual es un récord. Fue el manager de los Gigantes que ganaron nueve campeonatos seguidos, por ende, manager de Oh y Nagashima en su momento.




Segunda base: Shigeru Chiba

La selección para el cuadro interior del infield no fue fácil, ya que a diferencia de las esquinas, no hay claros candidatos que elegir. En honor a la justicia, elijo a Shigeru Chiba como mi segunda base.

Fue el segunda base estrella de los Gigantes en los primeros días del equipo, liderado la liga cuatro veces en boletos y siendo elegido como el mejor segunda base de la Liga en siete ocasiones. Siempre estuvo entre los mejores de la liga en average, boletos y estafadas, era amante del “béisbol pequeño” y después de su retiro fue manager.



En su carrera Chiba bateó para .284 con 913 boletos en 1512 juegos, bateando 96 jonrones, 81 de ellos hacia la banda contraria. Chiba en su carrera vistió el número 3 en su camiseta, la cual cedió en su retiro a un joven novato llamado Shigeo Nagashima.


Tercera base: Shigeo Nagashima

El “Señor Béisbol” como le dicen en Japón, es probablemente el pelotero japonés mas completo que ha visto la historia. Toda una leyenda en su país, fue el tercera base de los Gigantes campeones en nueve ocasiones consecutivas, siendo el tercer bate del line up. 

Mientras que Katsuya Nomura e Isao Harimoto carecían de excelente defensiva, Ichiro es un bateador de contacto, mas no de fuerza, Nagashima y Oh eran bateadores de contacto, fuerza y con guante de oro, aunque a Nagashima se le atribuye cierta noción de la pantomima, exagerando hasta el mas simple rolling Pero mientras a Sadaharu Oh le tomó un tiempo explotar su talento beisbolístico, Nagashima brilló desde el mismo momento en que su madre tejió un guante para el cuando este tenía diez años.



En 1958, su temporada de novato Nagashima bateó 28 jonrones, récord para un novato, bateó .305, siendo líder en impulsadas 92, anotadas 89 y dobles con 34, indudablemente fue premiado como el Mas Valioso y el mejor tercera base de la liga, premio este último que lo ganaría en todas sus temporadas. Al año siguiente ganaría su primer campeonato de bateo con .305 de promedio, sería ese el primero de seis coronas ofensivas, récord para la liga Central y a uno del récord del Pacífico que comparten Inao e Ichiro. En 1960 establecio récord de 4 juegos seguidos dando triple y al año siguiente ganaría su primer MVP y su último título de jonrones. Ese mismo año los Dodgers de los Angeles se lo iban a llevar a las mayores, pero el dueño de los Gigantes lo impidió, siete años luego los Indios intentarían lo mismo sin éxito. Nagashima se volvió tan famoso que su matrimonio fue televisado a nivel nacional.

En total Nagashima ganó cinco títulos de bateo, fue líder en hits en diez oportunidades, algo que ni siquiera Ichiro logró. Fue líder en anotadas dos ocasiones, de dobles en tres, de triples en dos, de impulsadas en cinco. Es el décimo segundo en la lista de jonrones de todos los tiempos con 444, es octavo en triples con 74, sexto en dobles con 418 y séptimo en hits con 2471.
Era imposible elegir otro para la tercera base.

Sustitutos:

Futoshi Nakinishi: Nakanishi fue la imagen representativa de los Lions por mucho tiempo. Fue un tercera base slugger que por poco gana cuatro Triple Coronas de Bateo y que siempre rondaba los .300 de average y los 30 cuadrangulares. Su carrera comenzó de manera impresionante, rompiendo todos los récords para novatos, inclueyendo el jonrón mas largo en la historia de Japón, un batazo que recorrió los quinientos veinte pies. A los 25 años una tendonitis mermó considerablemente su rendimiento, impidiéndole dejar mejores números.



Sachio Kinugasa: Antesalista de los Carp de Hiroshima, jugó 2215 juegos de manera seguida, que en ese entonces rompió el récord de Lou Gehrig. Poseía un swing agresivo y fuerte, que le permitió retirarse séptimo de todos los tiempos en jonrones tras 23 temporadas. A Kinugasa lo llamaban “El Señor Consistencia”. No lo elegí en como mi tercera base porque es segundo en bateo para doble play y tercero en ponches.




Shortstop: Chusuke Kizuka

Kizuka fue un shortstop que combinó defensa y ofensiva. No era el mejor defensivamente, tampoco era el mejor ofensivamente, pero el balance de ambos lo hace probablemente la mejor selección a la hora de diseñar un equipo de todos estrellas de Japón.

Asistió a seis juegos de las Estrellas en su carrera. Después de una pasantía en la Liga Industrial llegó con los Halcones de Nankai al profesional en 1948, bateando .236, robándose 34 bases, aunque cometiendo 64 errores,  y aun así fue seleccionado como el mejor shortstop.



En 1950 Kizuka se poncho solo 19 veces y se robó 78 bases, con un porcentaje de éxito de 90% y con 115 hits fue el mejor del Pacífico, aunque quedó octavo en el departamento de average. Siguió su carrera siendo un buen bateador de promedio, que se ponchaba poco y robaba mucho y con alto porcentaje de éxito, pero cometía muchos errores a la defensiva, esto se debía a que cubría mas terreno que ninguno, eso lo hacía ir a buscar batazos ya imposibles de capturar y hacer tiros imprudentes. El éxito en estafas de Kizuka era tan importante para su equipo que en la Japan Series de 1951, Kizuka se robó cuatro bases y fue puesto out en 15 ocasiones y su equipo perdió ante los Gigantes.

En 1288 juegos en la NPB Kizuka bateó .262 y se robó 479 bases en 593 intentos, con un porcentaje de éxito de 80%, pero como jugó en la primera etapa de la Liga sus números fueron superados, quedando cuarto en estafadas de todos los tiempos.

Sustitutos:

Yoshio Yoshida: Sin duda el mejor shortstop defensivo en la historia de Japón. Toda su carrera la pasó con los Hanshin Tigers y abarcó desde 1953 hasta 1969, y ganó con ellos una Japan Series y fue elegido el mejor shorstop de la liga en nueve ocasiones. También fue manager del equipo francés de béisbol.



Yasumitsu Toyoda:  

Con 23 jonrones en 1953 con los Leones de Seibu (en aquel entonces “de Nishitetsu”) Toyoda ganó el premio Novato del Año y comenzó lo que fue la carrera del mejor shortstop ofensivo de la Liga Japonesa. La defensa de Toyoda era tan mala, que uno de sus compañeros, un lanzador, trataba de hacer que los bateadores mandaran la bola a cualquier lado, menos short. Finalmente Toyoda fue movido a primera.



Jardín Izquierdo: Isao Harimoto

Isao Harimoto apareció en nuestra reseña sobre estrellas coreanas debido a que sus padres eran coreanos, así que reproduciré para ustedes, lo que escribí en ella:

Nació durante la Segunda Guerra Mundial, en 1940 en Hiroshima. Cuando tenía cuatro años, estaba una noche calentándose frente a una fogata y un camión frenó repentinamente frente a la misma, el se asustó y cayó al fuego. El accidente le causó graves quemaduras y la deformación de su mano derecha, le quedaron tres dedos inútiles. Harimoto, derecho de nacimiento se vio obligado en convertirse en zurdo. Durante su carrera tuvo que usar guantines y guantes especiales para su mano, pero por obra y gracia de una divinidad, su defecto en la mano no le impedía agarrar bien un bate.



Poco después de este accidente, la bomba atómica es lanzada sobre Hiroshima. Su casa quedaba detrás de una montaña y no pasó nada ni a el ni a sus padres, pero su hermana, que trabajaba como enfermera en el centro de la ciudad, murió por el impacto, su hermana tenía solo once años, la última vez que Isao la vio, ella estaba irreconocible, achicharrada y convulsionaba. Haritmoto solo recuerda de esa noche un resplandor de luz blanca. Poco después su padre murió de un ataque del corazón, mientras se encontraba en Corea del Sur, a donde había regresado debido a la guerra. Harimoto quedó en la vida solo con su madre, inmigrantes en un país hostil hacia ellos. La madre de Harimoto lo mantuvo a base de vender entrañas de cerdo asadas, en la calle. Isao se sentía muy triste y encontró en el béisbol una forma de olvidarse de sus problemas.

Pasaba todas las tardes, dando swing tras swing para adaptar su mano a la forma del bate. Sus esfuerzos brindaron frutos: en 1959 debuto en el béisbol profesional, con los Flyers de Toei, ganando el premio “Novato del Año”. Con el tiempo, Harimoto se convirtió en el mejor bateador en la historia de Japón: poseía habilidad para batear para promedio, paciencia, velocidad y poder. En su época de escolar fue lanzador y outfield, pero una vez en el profesional se dedicó al leftfielder.

Pasó la mayor parte de su carrera con los Flyers (hoy Nippon Ham Fighters) con quienes ganó el MVP en 1962, también la Japan Series y el Más Valioso de la misma. Luego del Toei, Harimoto pasó los últimos años de su carrera entre los Gigantes Yomiuri y los Orions de Lotte (Hoy Marines)

El 28 de mayo de 1980 Harimoto sacó su hit 3000: un jonrón, siendo el único miembro de los 3000 hits en Japón. En su carrera dejó average de .319, bateó mas de 300 por 16 años, siendo su tope el de .383 en 1970. Terminó con 3085 hits, 504 jonrones y 319 bases robadas, siendo junto a Willie Mays, los únicos en la historia del béisbol profesional en alcanzar 3000 hits, 500 jonrones y 300 estafadas.

Harimoto anotó 1676 carreras y fue a 18 juegos de Estrellas, ganó tres MVP y tuvo cinco campañas con 30 jonrones, uno de sus récords mas asombrosos es de 251 juegos con mas de 3 o mas hits y tuvo récord de 30 juegos seguidos dando hit, incluyendo 9 turnos dando hit. También alcanzo base en 15 apariciones al bate seguidas.


Harimoto ganó 7 títulos de bateo, era recordado por tener un swing elegante y rápido.

Jardín Central: Hiroshi Ohshita

Ohshita era conocido por una singularidad: usaba un bate azul. Su carrera comenzó luego de la segunda guerra mundial y consiguió varios lideratos de jonrones.  

En su debut en 1946 con los Senadores (luego Ballenas) bateó 20 jonrones, un récord para novatos en ese entonces y al año siguiente ganó el título de bateo y el liderato de cuadrangulares. La admiración de la afición hacia Oshita comenzó a crecer. Tetsuharu Kawakami, rival deportivo de Oshita usaba un bate rojo, por lo que eran llamados “Bate Azul Oshita” y “Bate Rojo Kawakami”.



Oshita fue líder bate y campeón jonronero nuevamente en 1950 y 1951, en esta última campaña bateó .383, lo cual por mucho tiempo fue el récord de la liga. Oshita también es el único en la historia de la Liga en irse de 7-7 en un juego.

Despues de 1951 Oshita fue cambiado a los Leones de Seibu, con los que ganó el premio MVP de 1954 con average de .321 y ganó la Liga del Pacífico con su equipo pero perdieron la Japan Series ante los Dragones. Pero después los Leones ganaron tres Series de Japan consecutivas desde 1956 hasta 1958 ante los Gigantes de Yomiuri, siendo Oshita el MVP de la Serie en 1957.

Osita se retiró en 1959 con 1667 hits en 1547 promediando mas de hit por juego, fue campeón bate tres veces, campeón jonronero otras tres.

Sustituto:

Noboru Aota

Aota llegó al profesional a los 17 años y debutó en 1942 con .355 de average en 42 juegos. En 1943 remolcó 42 carreras en 84 juegos en una era donde la producción ofensiva era muy baja. Entre 1944-45 Aota estuvo alistado en el ejército pero nunca combatió. En 1946 bateó .294  y se robó 21 bases en 27 intentos.



En 1948 bateó .306 con 31 dobles, 25 jonrones y 99 impulsadas, solo le faltó ser líder en remolcadas para ganar la Triple Corona. En total Aota ganó 5 coronas de jonrones en la liga.

En su carrera Aota bateó .278 con 265 jonrones y 1304 impulsadas. Al momento de su retiro era líder de todos los tiempos en jonrones hasta que fue sobrepasado por Oh. Fuera de juego, Aota era conocido por su afición a la bebida.

Jardín derecho: Ichiro Suzuki

No hay duda de que el beisbolista japonés mas famoso en el mundo occidental es Ichiro Suzuki, una estrella que ha brillado y sigue brillando en todos los escenarios en los que se ha presentado. De no ser por su falta de poder, Ichiro podría ser considerado el pelotero japonés mas completo de todos los tiempos. Nagashima, Oh y Harimoto fueron muy buenos jugadores, pero nunca estuvieron en las Grandes Ligas, este es un gran argumento que podría respaldar la postura de elegir a Ichiro como el mejor pelotero japonés de todos los tiempos.



Ichiro brilló primeramente en Japón, con los Blue Wave de Orix, aunque debutó en 1992 no fue sino hasta 1994 cuando completó su primera campaña, bateando 210 hits, siendo el primero en la historia en batear 200 incogibles. Ese año ganó el primero de sus siete títulos de bateo en Japón. En 1996 lideró su equipo hasta ganarlo todo en la Japan Series. La temporada del 2000 fue su última en Japón, de donde se retiró ganando los antes mencionados títulos de bateo, 3 premios MVP, 7 guantes de oro, fue siete veces elegido como el mejor rightfielder de la liga, un título de remolcadas y de jonrones.

En 2001 Ichiro llegó a los Estados Unidos con los Marineros de Seattle ganando los premios de Novato del Año y el Mas Valioso. Entre muchos de los logros que ha conseguido Ichiro destaca el haber sido el primero con diez temporadas seguidas con mas de 200 jonrones, también ha asistido a diez juegos de estrellas, diez guantes de oro, 3 bates de plata, 2 campeonatos de bateo y sus 262 hits en la campaña 2004 constituyen un récord para las mayores. De seguro, veremos a Ichiro en el Salón de la Fama.

Sustituto:
Hideki Matsui
  
Matsui llega a las Grandes Ligas en 2003 debido a que los Yankees buscaban de Japón alguien que pudiera convertirse en un segundo Ichiro Suzuki. Matsui e Ichiro son las estrellas mas exitosas venidas de Japón en esta última década. Matsui también tuvo una carrera exitosa en Japón con los Gigantes Yomiuri, asistiendo a 9 Juegos de Estrellas,3 anillos de Japan series, 3 MVP y en las Grandes Ligas fue a dos juegos de estrallas y fue Mas Valioso de la Serie Mundial de 2009.



Designado: Hiromitsu Ochiai

Ochiai era una máquina de bateo cuya posición original era la tercera base, también jugó primera, pero nunca se le reconoció por ser un gran defensor, fue el bateo, la base de su fama.

Ochiai, a diferencia de muchos jugadores de Japón y de las Grandes Ligas no llegó al profesional vía universidad, porque la dejó cuando tuvo diferencia con los entrenadores acerca de los rigurosos entrenamientos. Después de abandonar la universidad jugó en las Ligas Industriales y de ahí saltó al profesional con los Lotte Orions.



Ochiai no fue regular en Japón sino hasta que tuvo 28 años, debido a que los managers lo castigaban por su rebeldía hacia los fuertes entrenamientos. En 1981 Ochiai debutó bateando para .326 y en 1982 bateó para .325, terminando como líder en hits con 150, dobles con 32, jonrones con 33 e impulsadas con 99 ganando la Triple Corona de Bateo.

En 1985 Ochiai ganó su segunda Triple Corona con .367 de average, estableció récord de 146 impulsadas en una campaña con 118 anotadas y 52 jonrones, fue su cuarto campeonato de bateo y el MVP. En 1986 bateó .360 como líder, 50 jonrones y 116 remolcadas, ganando su tercera Triple Corona. Las tres fueron predichas por el. En otra ocasión, daremos mas detalles sobre la carrera de este gran bateador.


Agradecimientos especiales a Paul Gillespie, de www.fromdeeprightfield.com por la colaboración prestada para la elaboración de este trabajo. 


Hasta la próxima 


Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 





0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets