Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

jueves, 6 de marzo de 2014

Lefty Grove ¿El mejor pitcher zurdo de la historia?

Nota: El siguiente artículo fue escrito por Jim Kaplan para esa excelente plataforma que es SABR. Si de algo debo tomar crédito, será de la pura traducción.

Lefty Grove bien podría ser considerado el más grande pitcher de todos los tiempos en la historia del béisbol, pues ciertamente ha sido el más dominante. Nadie mas ha igualado sus nueve títulos de efectividad, su promedio de .680 de victorias entre los ganadores de más de 300 juegos (300-141) es primero en la lista, octavo de todos los tiempos. 

Luego de 111 victorias en las Ligas Menores, finalmente debutó a los 25 años en las Grandes Ligas y lideró la Liga Americana en ponches en sus primeras 7 campañas y fue partícipe en tres Series Mundiales.

Robert Moses Grove nació en Lonaconing, Maryland. Sus padres fueron John y Emma Grove. Con su padre y hermanos mayors comenzó a  trabajar en las minas de carbón pero a las dos semanas renunció a ese oficio y comenzó a efectuar otras labores.


En sus tiempos libres practicaba béisbol, pero en sus variantes populares, no jugándolo de manera propia hasta los 17 años y en el béisbol organizado hasta los 19. Tras cinco años espectaculares con un equipo de ligas menores, finalmente en el receso de temporada entre 1924 y 1925, fue puesto en venta para los equipos de las mayores. Dodgers y Cubs ofrecieron 100000 dólares por su firma pero fueron los Atléticos quienes se quedaron con él por seiscientos dólares más que esa cifra. Resulta que el dueño del equipo al que pertenecía Grove, era amigo de Connie Mack, propietario de los A’s.

Grove fue apodado “El Limón de los 100.600 dólares”, pero fue una ligera decepción cuando en su primera campaña lideró la Americana en boletos (131) y en poches(116), pero con récord de 10-12. Se decía que estaba sobrelanzando, hasta Mickey Cochrane (su cátcher) llegó a decir que recibirle, “era como atrapar las balas de un rifle”.

Aun así Mack mantuvo su confianza en él y mejoró en la temporada siguiente: a pesar de su récord de 13-13, su efectividad mejoró de 4.75 a 2.51 para liderar por primera vez en su carrera ese departamento, redujo sus boletos de 131 a 101 y su número de ponches aumentó de 116 a 194, también tope en el circuito. Víctima de un equipo que lo apoyó poco ofensivamente, perdió por blanqueo cuatro juegos en los primeros dos meses de esa temporada. Ahora Grove mezclaba mejor sus pitcheos y ya era el lanzador más rápido de las mayores.

En 1929 los Atléticos ganaron el título de la Americana y Grove tuvo marca de 20-6. En el juego dos de la Serie Mundial de ese año, contra los Cubs y que los A’s ganaron, Grove lanzó lo que hasta ahora es el salvado más largo en la historia de la Serie Mundial cuando entró a relevar en la quinta entrada, con dos outs  y dos hombres en base, con ventaja de 6-3 de los Atléticos. Terminó  el juego con labor de cuatro y un tercio, seis ponches, tres hits permitidos y cero carreras, siendo acreditado con el salvado (diferentes reglas en ese entonces). Grove tuvo otra actuación destacada en la serie también en labor de relevo en el juego 4 cuando logró el salvado lanzando los dos innings finales, en un juego que los A’s iban perdiendo 8-0 y terminaron ganando 10-8.

En 1930, los Atléticos de Grove volvieron a ganar el campeonato de la Liga Americana y él obtuvo la Triple Corona con 28 ganados, 209 ponches y efectividad de 2.54, 0.77 puntos menos que su más cercano competidor, además fue el pitcher que más salvados coleccionó entonces, con 9, aunque hay que hacer notar que aquella estadística no se contabilizaba entonces, es decir, se acreditaban y anotaban salvados, más no se llevaba cuenta de los mismos.

En la Serie Mundial, los Atléticos enfrentaron a los Cardenales de San Luis. Grove lanzó el primer juego y los Atléticos ganaron 5 carreras por 2, con Grove lanzando apenas 70 strikes  y 39 bolas, ponchó a 5 y permitió 9 hits, también ganó el juego cuatro y el quinto con blanqueo apoyado por jonrón de dos carreras de Jimmie Foxx. 




Para el 23 de Agosto de 1931, Grove tenía marca de 25 ganados con solo 2 derrotas y había igualado el récord de la Americana de 16 victorias seguidas. Los Atléticos ocupaban nuevamente el primer lugar con marca de 84-32. Ese día, en el tercer inning, los Saint Louis Browns anotaron una carrera producto de un error de la defensiva de los Atléticos, molesto con sus compañeros, Grove les lanzó el guante en señal de desprecio y regresó al dougout, sin embargo lo convencieron de que volviera al juego lo cual hizo lanzando completo y permitiendo solo 7 hits, siendo aquella carrera la única del encuentro. Grove era un personaje muy temperamental, que no toleraba que sus compañeros cometieran errores a la defensiva y a quien nada lo detenía cuando quería golpear intencionalmente a algún bateador.

Aquella derrota cortaba la seguidilla y la posibilidad de establecer un nuevo récord. El jardinero izquierdo que cometió el error Jimmy Moore, era un muchacho novato que estaba en sustitución del outfielder y futuro Salón de la Fama, Al Simmons. Grove no le echó la culpa a Moore, sino a Simmons, por haberse lesionado. Después del juego, por espacio de 20 minutos, Grove se encerró en el dogout  y trató de arrancar la puerta del clubhouse, golpeó los casilleros, partió sillas y rompió con sus propias manos y en tirones, su uniforme, haciendo volar botones por todas partes.


Repuesto de la frustración de aquel juego, el 29 de agosto le tocó enfrentarse a los Yankees. La banca del contrario le echaba broma, le preguntaban por chanza que si había roto filtros de agua últimamente. Indiferente a las bromas, Grove ponchó a ocho de los primeros diez bateadores que enfrentó en el juego, un récord. Al final de la temporada, Grove terminó con 31 victorias y solo 4 derrotas y ganó su segunda Triple Corona consecutiva, ponchando además 175 contrarios y con una efectividad de 2.06, misma que solo superó los dos puntos en la última salida de la temporada. Grove fue seleccionado el jugador Más Valioso de la Americana ese año y sus Atléticos se coronaron nuevamente con récord de 107-45.

En la Serie Mundial contra los Cardenales, en el primer juego, Grove lanzó con una ampolla en su dedo índice de la mano izquierda, su mano de lanzar, y toleró doce hits, pero tan solo dos carreras y fue apoyado con seis anotaciones de sus compañeros. Para mitigar el dolor de la ampolla, Grove se apoyó en curvas y lanzamientos lentos, pero sobretodo, en una gran confianza en su control. Lamentablemente Grove perdió el juego tres, permitiendo once  hits y cinco carreras. En el juego seis, con los A’s abajo en la serie 3 por 2, Grove dio lo mejor de sí, otorgando solo un boleto, cinco hits y una carrera, y los Atléticos ganaron 8 carreras por una, obligando a un séptimo y decisivo encuentro, pero  los Atléticos perdieron la Serie.

Aquella serie de 1931 fue la tercera y última para Grove, quien en total en dicha estancia se fue con marca de 4-2 con efectividad de 1.75 y 36 ponches en 51.3 de innings con dos salvados. En ese lapso, en temporada regular, Grove  tuvo récord de 79-15. En 1932 los Atléticos y Grove continuaron jugando bien, su equipo ganó 94 juegos y él obtuvo de esos, 25 victorias pero se quedaron cortos y los Yankees fueron a la Serie Mundial. En 1933 Grove fue usado bastante desde el bullpen y acumuló 275 inning y un tercio de labor, pero el cansancio no evitó que obtuviera récord de 24-8 y haya liderado la liga con 21 juegos completos, pero sus ponches se redujeron, de 188 la pasada temporada a 114 y los Atléticos terminaron 1933 en el tercer lugar de la liga. Todos creyeron acabado a Grove.

La “Gran Depresión” afectó a las  Grandes Ligas, especialmente a los Atléticos, cuyas pérdidas obligaron a Mack a desmembrar a su equipo y como consecuencia para 1934 Grove fue cambiado a los Medias Rojas de Boston. 



Mack describió a Grove como un “tirador” mas no como un  “lanzador”, quien además “en realidad nunca aprendió a lanzar sino hasta años después”. Otros le alababan, pero decían que era un lanzador de un solo pitcheo, su poderosa recta. Sin embargo y aunque en realidad su lanzamiento principal era la recta, Grove también ubicaba la pelota alrededor de las esquinas y mezclaba bien su recta con su curva  y como en la Serie Mundial de 1931, probó que podía ganar juegos con solo lanzamientos quebrados.

La primera campaña de Grove no fue del todo buena debido a una lesión en el brazo de lanzar a mediados de marzo, por lo que terminó con marca de 8-8 con una inusual efectividad de 6.50. 

En 1935, recuperado de la lesion Grove puso en práctica una nueva filosofía de pitcheo basada en “curva y control” y logró mejorar sus números, ganando 20 y perdiendo 12 con efectividad de 2.70, la mejor de la liga. De  ahora en adelante, su primer lanzamiento sería la curva.

En los cuatro años siguientes, Grove coleccionó tres lideratos de efectividad más a su cuenta, ganando 17 en 1936, 17 en 1937, 14 en 1938 y 15 en 1939, un cambio que además se vio reflejado en su comportamiento, puesto que su temperamento se volvió más tranquilo, aunque no quiere decir que la bestia dentro de él se haya dormido para siempre.

Tenía problemas con su manager, Joe Cronin (mánager-jugador) quien en una ocasión, en el noveno inning de un juego que ganaban los Red Sox 4 carreras por 3 ante los Tigres, con dos outs y hombre en segunda, entró al bate Hank Greenberg y Cronin mandó a Grove a bolearlo. A Lefty no le gustó la orden y se quejó de la misma pero como Cronin se mantuvo firme en la misma, Grove concedió intencionalmente tres sencillos que le dieron la ventaja a los Tigres. Al final de la entrada abandonó el campo y lanzó su guante a las gradas, rasgó su uniforme y rompió uno de los bates de Cronin, antes de entrar al clubhouse. Al inning siguiente, con dos hombres en base, Cronin mandó un emergente en lugar de Grove, Wes Farrell, quien con cuadrangular dejó en el terreno a los Tigres. Al saber lo ocurrido, Grove silenciosamente bañó a Ferrell con vino.   

Su marca en 1940 fue de 7-6, terminando con 293 juegos ganados, no quedando ninguna duda de que conseguiría la mágica cifra de los 300 para 1941. El 25 de julio le tocaba abrir a Grove, quien acumulaba seis victorias y solo una lo separaba de las 300. Cronin advirtió a Grove: “Hoy lanzarás nueve innings, no te sacaré”. Ese día Grove toleró 12 hits y seis carreras a los Indios de Cleveland pero fue salvado por su mejor amigo en el béisbol, el gran Jimmie Foxx quien con triple decisivo de dos carreras, dio cifras definitivas al partido y los Medias Rojas ganaron 10 carreras por seis. Ese día Grove solo lanzó 38 envíos malos y concedió un  boleto, siempre con un magistral control. Grove se convirtió en el décimo segundo lanzador en conseguir las 300 victorias. También fue esa, la última victoria de su carrera. 

En el último día de la temporada,  los Medias Rojas y los Atléticos se enfrentaron en una doble cartelera  y en el medio de ambos juegos los A’s homenajearon a su antiguo lanzador. Fue ese el final de su carrera. 

En 1947, en su primer año de elegibilidad al  Salón de la Fama, Grove fue exaltado

Lefty Grove murió el 22 de mayo de 1975 en Norwalk, Ohio.

El consenso de escritores del béisbol, lo tienen como el mejor pitcher zurdo de todos los tiempos. En nuestro top 10 de Pitchers zurdos lo ubicamos en el puesto 2, ya que a nuestro criterio Randy Johnson tuvo mejor actuación. Lo triste y lamentable es que Grove sea casi un desconocido entre los fanáticos de béisbol de habla hispana, cuando el se puede codear con Sandy Koufax y Randy Johnson entre los grandez zurdos en la historia del béisbol. 




Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets