Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

viernes, 7 de marzo de 2014

Cool Papa Bell, el hombre más rápido en la historia del béisbol



Una vez, aquella leyenda del béisbol que fue Satchel Paige, dijo: “en cierta ocasión, Bell bateó una línea que rozó mi oído, al voltear pude ver la pelota golpear su trasero mientras se deslizaba en segunda”; por supuesto que tal cosa es una hipérbole bastante ingeniosa de Paige, pero así de asombrosa era la velocidad de Cool Papa Bell,  uno de los mejores centerfielders de la historia y probablemente el hombre más rápido, no solo en el béisbol, sino en cualquier deporte. Sí, incluso al nivel de Ussain Bolt.

Bell, nació en el 17 de mayo de 1903 en Mississippi, fue el cuarto de siete hermanos. Ya a los 14 años era huérfano de padre y a los 17 se mudó a San Luis para reunirse con sus hermanos mayores y terminar sus estudios preparatorios, cosa que fue lo menos que hizo, pues pasó la mayor parte de su tiempo jugando béisbol. Rápidamente firmó con un equipo semi-profesional para jugar como lanzador nudillista, y permaneció con los Compton Hill Cubs hasta 1921 cuando el equipo se desintegró. 



Su debut en las Ligas Negras se produjo finalmente en 1922 como pitcher de las Estrellas de San Luis. En su primera temporada, James (su verdadero nombre) obtuvo su mote, le llamaron “Cool” por haber ponchado al pelotero superestrella Oscar Charleston y el “Papa” fue agregado porque así sonaba mejor. 

En sus primeras temporadas, Bell era exclusivamente pitcher, pero a partir de 1924 comenzó a trabajar en su defensa para tener más apariciones en el outfield y así aprovechar su velocidad. Con la transición completa, Bell comenzó a cubrir el outfield como zurdo, aunque bateaba a la derecha, algo inusual aun hoy, por eso tuvo que aprender a batear a las dos manos, siendo mas peligroso a la zurda pues ganaba dos pasos para ir a la primera. Como Ty Cobb, Bell poseía un brazo débil en el outfield.

Los pitchers evitaban a toda costa darle boletos a Bell pues era casi que seguro que procedería a robar segunda y tercera para anotar con la siguiente jugada y según algunos, era capaz de anotar carrera desde primera con un sencillo

Con Bell en el roster, las Estrellas ganaron los campeonatos de 1928, 1930 y 1931. Cuando la liga donde jugaban las Estrellas se desintegró, Bell se  unió a los Lobos de Detroit de la Liga Este-Oeste, para luego pasar a los Monarcas de Kansas City y también tuvo pasantías en las Ligas Mexicanas de invierno, hasta encontrar estabilidad finalmente con los Crawfords de Pittsburgh en la nueva Liga Negra Nacional, un equipo plagado de estrellas.

En 1937 como el equipo incumplió con los pagos a los jugadores, Satchel Paige, Bell y otros jugadores se fueron a la República Dominicana donde jugaron con los Dragones de Ciudad Trujillo, el mejor equipo (al menos en nombre) ensamblado en Latinoamérica, por lo menos en la primera mitad del siglo XX.

En 1938 Bell jugó en México, primero con Tampico, donde dejó averages de .365 y .354 en 1938 y 1939 respectivamente. En 1940 dividió la temporada entre Torreón y Veracruz, y ese año se convirtió en el primer jugador en la historia de la Liga Mexicana de Béisbol en ganar la Triple Corona de Bateo, pues dominó el circuito con .437 de average, 79 impulsadas y 12 jonrones, 8 de los cuales fueron dentro del campo. En su última temporada, jugó con el Monterrey. En total, su promedio en su estadía por México fue de .367.

En 1942 regresó a los Estados unidos, uniéndose a los Gigantes de Chicago de la Liga Americana de los negros. Al año siguiente cambió equipo y liga, yéndose a la Nacional a jugar con los Homestead Grays, con quienes ganó el campeonato en sus primeras dos campañas con ellos.

En 1946, ya a los 43 años, Bell bateó para .396. Luego del béisbol, fue manager del sistema de granjas en las Ligas negras hasta 1950 y fue scout de los Carmelitas de San Luis desde 1951 hasta 1954. Aunque las estadísticas de las Ligas Negras no eran llevadas de forma meticulosa parece un hecho innegable que Bell fue de los mejores jugadores en su historia. Satchel Paige, dijo en una ocasión que Cool Papa Bell pudo haber sido el más grande atleta de pista de todos los tiempos.

Así como existen historias inverosímiles acerca del poder de Josh Gibson, también existen acerca de Bell. En cierta ocasión, con Paige, Buck Leonard y Bell compartiendo la misma habitación de hotel, el interruptor de la luz tenía problemas por lo que al presionarlo, la luz no se iba al momento sino poco después, cosa que en efecto ocurrió: Bell presionó el interruptor y se fue a la cama, luego que llegó se apagó la luz. Desde entonces Paige siempre decía que “Bell es tan rápido que podía apagar la luz y meterse a la cama antes que el cuarto quede a oscuras”.

Otra historia cuenta que Bell era tan rápido que una vez anotó desde primera con un toque de sacrificio, lo que pasó fue así: en juego de exhibición conta Grandes Ligas y con Bell en primera y Paige en home, se ordenó toque; Bell salió a segunda con el pitcheo, como el toque salió por tercera, el antesalista salió a cubrir el toque y Bell siguió hasta la tercera y el cátcher fue a cubrirla pero al llegar a la base, siguió la carrera y como el lanzador no sabía cubrir home, se quedó parado y con el tercera base y el cátcher fuera de posición, Bell anotó sin necesidad de deslizamiento.

Se dice que una vez, Bell recorrio el diamante de béisbol en 13.1 segundos (una milésima de segundo menos que el caso Tetelo Vargas, descrito aquí, con la diferencia de que la carrera de Vargas fue en acción de juego. El terreno en aquella ocasión estaba mojado y según Bell, habría recorrido el mismo en 12 segundos en condiciones de terreno más favorables.

Insisto, como lo hice con el caso Vargas: Bolt, reconocido oficialmente como el hombre más rápido de la historia del deporte, recorre cien metros en línea recta con traje ajustado y sin ninguna clase de obstáculos, en 9.58 segundos, Bell y Vargas invirtieron 13 segundos en recorrer un campo de 109.60 metros en forma de diamante, con trajes bombachos y teniendo además que lidiar con obstáculos como infielders, outfielders, lanzamientos y bases de lona… ¿Es justo medirlos con la misma vara?





Aparte de su velocidad, Bell era reconocido también por su calidad humana, Ted Page, un antiguo teammate, dijo: “Era mejor hombre fuera del terreno de juego, que dentro. Era honesto, amable, de hígado limpio. De hecho, en todos estos años que llevo conociéndolo, nunca lo he visto fumar, beber o decir groserías”.

Luego de su retiro definitivo del béisbol, Bell trabajó como vigilante en la Alcandía de San Luis hasta 1970. En 1974 fue exaltado al lugar donde pertenece: el Salón de la Fama.

UNA ÚLTIMA ANÉCDOTA: En 1946, en su última temporada, Bell lideraba el departamento de bateo de las Ligas Negras, solo le faltaban dos apariciones legales para poder ser elegible y ganarlo. Monte Irvin, joven pelotero en ascenso, sonaba para llegar a las Grandes Ligas para seguir a Robsinson quien debutaría al año siguiente. Irvin era segundo en bateo y ganar el campeonato le aseguraría un try out para las mayores. El último día de la temporada, el mismo Bell pidió que no lo pusieran a jugar para perder el campeonato de bateo a favor de Irvin. Cabellero del diamante. Sin duda.


Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets