Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

lunes, 3 de febrero de 2014

La Verdad sobre el Béisbol Cubano


Agradezco a mi amigo José Martínez, nativo de Cuba, por hacerme saber varios aspectos del béisbol cubano, tan nutrido conocimiento me sirvió para completar estas líneas.
 
Mucha expectativa se generó por la llegada de Cuba otra vez a las series del caribe, al menos esta edición de 2014, inclusive al punto de que muchos la dieron como favorita para alzarse con el trofeo de campeones, partiendo de dos premisas: su dominio absoluto y casi que eterno en el béisbol aficionado y sus antecedentes en la primera etapa de la serie.


Sin embargo, en los dos primeros juegos de la serie, el Villa Clara, representante cubano, cayó derrotado 9 carreras por 4 ante los Naranjeros de Hermosillo y anoche cayeron ante el Magallanes 8 carreras por 5, quedando en una situación complicada que pone en riesgo su pase a segunda ronda y decepcionando a más de uno que creía que Cuba arrollaría la serie. Algunos están sorprendidos, otros decepcionados, otros alegres ¿Y yo? Yo estoy alegre por ver a Cuba en la Serie pero no me sorprende su desempeño.

Ojo, Villa Clara aún no está eliminado, aún puede recuperarse y ganar el campeonato del caribe, sin embargo la pobre demostración de los primeros días no es esperanzador.

No voy a criticar a la Liga Cubana ni a hacer un análisis del béisbol mostrado por los naranjas en estos dos primeros juegos, en su lugar esbozaré la lectura que yo le doy a esta participación de los cubanos.

En primer lugar la actuación de los leopardos, como también llaman a los Villaclarenses, no es ninguna sorpresa. Aquellos que tenían altas expectativas en Cuba por su pasado glorioso y por su dominio del béisbol federado, estaban completamente equivocados. La razón es simple, los peloteros que trajeron los de Villa Clara no son los mejores de Cuba, no es como en el Clásico Mundial que se traen a los mejores de su país y se enfrentan a selecciones llenas de profesionales, pero profesionales fuera de ritmo, que todavía no han agarrado su timing y cuyo desempeño, por ende, no es el mismo.

Cuba arrolló en las primeras series del caribe, pero aquellos peloteros que en los cincuenta le dieron siete títulos a la mayor de las Antillas eran profesionales, se dedicaban 100% al béisbol y se formaban mediante el enfrentamiento con otros equipos del béisbol organizado, en verano jugaban en las ligas negras, en las grandes ligas, en México o en otras ligas profesionales del orbe, se pulían con la confrontación con los mejores peloteros del mundo sin contar con que en aquella época los equipos cubanos conseguían casi siempre el mejor contingente de importados de todo el caribe.




Yulieski Gourriel, refuerza al Villa Clara, y es el jugador de mayor jerarquía del equipo cubano



Los tiempos cambian, los peloteros cubanos ya no se ganan la vida con el béisbol. Para poder jugar en las Series Nacionales los jugadores tienen que estar vinculados a una central laboral y presentando una licencia deportiva pueden recibir permiso para jugar con el equipo de su provincia mientras que su centro de trabajo paga su salario mensual que es de 600 pesos cuando mucho, lo que se traduce un 25 dólares norteamericanos que alcanzan poco menos que para nada. Pero ahí no acaba la cosa, además de esta contribución, el estado regala a los jugadores su merienda y refrescos, en realidad cinco refrescos diarios, los cuales la mayoría no se toma sino que los guardan para revenderlos luego al módico precio de 10 pesos (40 centavos de dólar). Es decir un pelotero cubano vive con más o menos cincuenta dólares al mes, teniendo por ende que rebuscarse en otros menesteres.

Otra condición que pone a los cubanos muy a la saga de sus pares latinos profesionales son las condiciones de entrenamiento y de juego. Ellos no cuentan con las instalaciones ni con los sistemas de entrenamiento de nuestros jugadores y a esto se le agrega que el mayor fogueo de estos peloteros cubanos son ellos mismos, puesto que solo se enfrentan a peloteros de otros países esporádicamente, siendo su mayor reto el Clásico Mundial de Béisbol, evento en el que como ya mencioné se enfrentan a peloteros profesionales fuera de su timing y en ciertas ocasiones a selecciones que están muy lejos de ser una verdadera prueba de fuego. Cuba se enfrenta a campeonatos mundiales a selecciones como las Bahamas, Samoa, Islas Salomón, Nigeria, Serbia, Rusia, siendo las más fuertes las selecciones de Italia (con norteamericanos nacionalizados en el ocaso de sus carreras), Holanda (con curazoleños y arubeños), Estados Unidos (con jóvenes universitarios) y peloteros de tercera categoría de Japón y Corea, selecciones que en realidad no conforman ningún reto.

Siendo esto así, las expectativas sobre Cuba estaban más fundadas sobre principios superficiales que sobre la realidad del béisbol cubano, mismo béisbol que incluso en el plano aficionado está siendo desplazado por otros países como Estados Unidos, Holanda y Japón, y que en el futuro probablemente sea igualado por potencias que están haciendo muy buen trabajo desarrollando su béisbol, como lo son España, Alemania y Australia.

Ahora bien ¿Qué lectura le doy a esta participación de Cuba en la Serie del Caribe? Es sencillo, con Cuba en esta serie presenciamos el encuentro de dos mundos beisbolístico y sociales completamente disímiles.

Comenzamos primero con el Villa Clara. Todos los periodistas hechos un ocho tratando de comprobar cuál era el nombre real del Villa Clara, que si Leopardos, Naranjas o Azucareros, son una muestra de ello. Los equipos en Cuba no tienen nombres, solo se llaman como la provincia que representan, es decir, no son Azucareros de Villa Clara, es Villa Clara; no son Elefantes de Cienfuegos, es Cienfuegos; no son Abejas de Santiago, es Santiago. La única excepción a esto son los Industriales de la Habana. El otro es un mote, que no es el nombre oficial, incluso a los mismos Industriales, le llaman Leones Industriales de la Habana. Por lo tanto “la franquicia” (para usar el término usado por uno de estos periodistas) de Villa Clara, se llama Villa Clara a secas… ah, y el uso del término franquicia es otra muestra más de este encuentro de dos mundos, pues los equipos cubanos carecen de la independencia administrativa y personalidad jurídica de las “franquicias” de nuestra liga, pues todas estas novenas son mantenidas y administradas por la Federación Cubana de béisbol, es decir son instituciones del estado y no empresas como lo son nuestros equipos. 





Ahora bien, en el campo es donde estas diferencias son más que evidentes. El equipo cubano se nota muy humilde en comparación con sus pares profesionales, la forma de rotar la pelota en el cuadro luego de un out, las reuniones de los jugadores en medio de un juego, los mini-mitín de los managers en los entreinning, el gesto del pitcher saliente de esperar la llegada de quien lo releva, un coach de bateo que le da instrucciones a sus jugadores entre pitcheo, las celebraciones exageradas propias del béisbol aficionado y que solo tienen como motivo expresar la autocomplacencia y en ningún momento la burla al contrario. Viendo los cubanos practicando todas estas cosas bonitas ya extintas en un terreno de juego, al menos a nivel profesional, me hace preguntar si fue positivo que un aspecto del juego cubano se haya quedado congelado en el tiempo.

Dudo que Cuba gane, pero que ya se esté midiendo con sus contrapartes profesionales, es algo sano para el deporte, para el espectáculo, para el crecimiento profesional e individual de estos peloteros que salen, ocasionalmente, de aquel ostracismo comunista del que son prisioneros. Perdiendo la serie, ya con estar en ella, los cubanos han ganado mucho.

¡Viva Cuba! ¡Viva el béisbol cubano! ¡Viva Villa Clara! Porque como dijo Niko Kazantzakis: ninguna ideología vale más que el hombre que la profesa. 


Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 

 Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets