Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

domingo, 27 de abril de 2014

Rogers Hornsby, el mejor bateador derecho de la historia


“La gente me pregunta que hago en el invierno cuando no hay béisbol. Te diré que hago, miro a través de la ventana esperando la primavera”

Lamentablemente ignorado por la mayoría de los cronistas de béisbol en español, es importante mencionar que un día como hoy, en 1896 nació en Winters, Texas, Rogers Hornsby, uno de los mejores segunda bases en la historia y en mi teoría, el mejor bateador derecho de todos los tiempos. Sí, por encima de Willie Mays, Hank Aaron, Pujols y compañía.


Debo admitir que el nombre de Hornsby me era desconocido hasta cuando me encontraba investigando para mi biografía sobre Ty Cobb y descubrí que éste dejó de ser amigo de Ted Williams cuando dijo que Roger Hornsby, y no Cobb, era el mejor bateador de la historia. Me dije: “Vaya ¿Alguien mejor que Cobb?” entonces me puse a investigar sobre Hornsby y, aunque no creo que haya sido mejor que Cobb, si alguien lo cree, ni siquiera intentaré refutarlo.

Cuando Hornsby se retiró del béisbol era poseedor de la marca de más jonrones en la Liga Nacional y al día de hoy sigue poseyendo el récord del promedio más alto de por vida en el viejo circuito, con sus .358, que en las mayores solo es superado por los .366 de Cobb.

Aunque hoy, está en el puesto 136 entre los jonroneros de la historia, cuando se retiró era segundo, solo superado por Babe Ruth… para ponerlo claro: el equivalente de Babe Ruth en la Nacional, en tiempos de Babe Ruth, era Roger Hornsby, quien además fue manager, no uno muy querido por cierto.

Babe Ruth y Rogers Hornsby


Lo llamaban “El Rajá del bate”, siendo Rajá el nombre que recibían los antiguos soberanos de la India. Hornsby era, como Cobb, un obsesionado del béisbol, la frase que hace de epígrafe no solo lo cerciora sino que también llevo un estilo de vida  saludable: nunca bebía, ni fumaba, tampoco era un hombre de fiestas, se acostaba temprano y se hizo famosa su frase: “Ningún jugador de béisbol debería ir al cine, daña la vista”. Su forma de vivir era impensable en un ser con su carácter: iracundo, difícil de llevar y hasta pendenciero.

Los inicios de Hornsby se dieron con los Cardenales de San Luis. Antes de la temporada 1916 los Cardenales buscaban restructurar el equipo y se llenó de jóvenes prospectos, contrataron a tres shortstops novatos para luchar por el puesto en spring training y al manager Miller Huggins (el mismo que después dirigiría a Ruth en los Yankees) le dio el puesto a Hornsby, quien la temporada pasada ya había bateado .249.




El período de Huggins al mando de los patirrojos terminó en 1918, ese corto período de tiempo  fue suficiente para que Hornsby le tomara mucho afecto. En el plano de juego, Hornsby dio muestra de lo que era capaz: en 1916 su average fue de .316, siendo el cuarto de la liga y quedó a uno del liderato de triples, tras largar 15 batazos de tres esquinas. Era todavía la era de la bola muerta y Hornsby, se ajustaba perfectamente a ella, bateador de mucho contacto y de muy buena velocidad, lo que le permitió dar muchos triples. Lamentablemente no le sacó el mayor provecho a su velocidad, pues no robaba casi, una cualidad inimaginable en quien se consideró en su momento, el hombre más rápido de la liga.

En sus primeras cinco campañas, Hornsby era shortstop, y uno bueno en cuanto a la ejecución, aunque no brillante ni espectacular. Mucho se ha dicho sobre la defensa de Hornsby, el consenso dice que era mala, terrible y algunos la han catalogado de mediocre, pero lo cierto es que, Hornsby tuvo siempre buen promedio defensivo, siempre estuvo por encima de la liga y su  única falla, quizás, era su alcance, razón por la cual cuando Branch Rickey comenzó a dirigir al equipo  en 1919 lo movió a la segunda base, donde mejoró su alcance. 



En 1917, Hornsby perdió diez juegos debido al asesinato de su hermano, ocurrido en mayo de ese año, sin embargo, y a pesar de la acción recortada, su promedio al bate fue de .327, segundo en la Nacional, pero lideró la misma en triples con 17, bases totales con 253 y porcentaje de slugging con .484, con ocho jonrones, terminó en el tercer lugar en ese departamento, recuerden: era la Era de la Bola Muerta.

En 1918 Rogers Hornsby tuvo una temporada pésima. Ese año era el primero que pasaba bajo la dirección de un manager diferente a Huggins, esta vez Jack Hendricks, exitoso manager en las ligas menores, pero quien no le caía muy bien a Hornsby quien desarrolló un sentimiento de animadversión hacie él y él hacia Hornsby, resultando en un descenso en el promedio al bate de Rogers, quien solo pudo batear para .281; además de sus problemas en el campo, fuera de él, ese año no fue fácil, siendo acusado en tribunales por haber atropellado a un hombre, aunque el caso se resolvió fuera de corte. Terminada la campaña, Hornsby dijo que no jugaría bajo el mando de Hendricks  y los Cardenales lo despiden, contratando a Rickey para suplantarlo.

Bajo el mando de Branch, Rogers fue el mismo de siempre, bateando para .318, quedando segundo en el campeonato de bateo, fue segundo en impulsadas con 71, segundo en hits con 163 y cuarto en slugging con .430. Fue esa, la última temporada de la década de 1910 y de la Era de la Bola Muerta. En los años veinte, Hornsby estableció números que le valdrían 400 millones por diez años el día de hoy, en esa década solo bateó por debajo de los .360 en una ocasión, ganó siete títulos de bateo siendo segundo una vez y tercero en otra , el inicio de la era de la bola viva le ayudó a incrementar sus totales de dobles y de jonrones y mantuvo su nivel en los triples, en la primera mitad de la década (1921-1925) bateó para .402 un récord para cualquier lustro, ganó un MVP y perdió otro por un voto y además ganó dos Triple Coronas.  Groover Cleveland Alexander, rival y luego compañero de Hornsby comentó:


“Hornsby es el más grande bateador que he tenido que enfrentar. He intentado burlarlo de todas las formas posibles pero no he podido. Personalmente pienso que no ha habido ningún otro hombre al plato que sea más habilidoso”


En 1920 ganó el primero de sus campeonatos de bateo con .370 de promedio, lideró la Nacional en impulsadas con 94, fue líder en OPS, slugging, OBP, primero en hits con 218, primero en dobles con cuarenta y cuatro y quedó segundo en triples con nueve.

En 1921 sus .397 de promedio le valieron su segundo título de bateo y con 21 jonrones fue segundo en la liga, también terminó como líder en OBP. Slugging, anotadas (131), impulsadas (126), dobles (44) y triples (18).

En 1922 Roger Hornsby se convirtió en el pelotero mejor pagado del momento y con nuevo contrato y todo,  no sintió ningún tipo de presión, teniendo la mejor temporada ofensiva de pelotero alguno en la  historia de las mayores, lideró la liga en average con .401, es hasta ahora el único en batear 40 jonrones la misma campaña en que bateó .400, pues ese año sacó 42 jonrones, liderando la liga, ambos títulos que sumados al de impulsadas con 152 le valieron la primera de sus Triple Coronas. Además Hornsby estableció nuevo récord de la nacional en hits con 250, también en slugging con sus .722, la mayor cantidad para cualquier bateador con más de 600 turnos, también fue líder en dobles con 46 y en anotadas con 141 y sus 450 bases totales fueron nuevo récord para la Naciona.

Ganó 2 Triple Coronas


En 1923 Hornsby sufrió una lesion que su equipo no consideraba seria, pero que el se tomó en serio, tomándose varios días libres y causándole una suspensión. Aparte de sus diferencias con la directiva, ese mismo año, Hornsby se peleó a puños con el manager Rickey, por diferencias en el manejo del equipo. A pesar de todos los inconvenientes, ganó nuevamente el campeonato de bateo con promedio de .384.

En 1924 Roger Hornsby estableció récord de promedio al bate en la era moderna de béisbol con .424, ganando obviamente el campeonato de bateo, fue además líder en boletos con  89 pasaportes, en OBP con .507, en slugging con .696, en anotadas con 121, en hits con 227, dobles con 43 y sus 25 jonrones fueron segundos en la liga.  

En 1925 Branch Rickey fue removido de su puesto como manager de los Cardenales y Horsnby seleccionado para tal cargo y a diferencia de Nap Lajoie, a quien el cargo le afectó, Hornsby demostró no estar presionado pues ese año ganó su segunda Triple Corona, bateando por tercera vez por encima de los .400, terminando con .403, con 39 jonrones y 143 impulsadas, por supuesto fue el MVP. Su slugging de .756 es récord en la nacional. 



En 1926 Hornsby cortó su racha de títulos de bateo, su promedio fue de apenas de .317 y solo conectó 11 jonrones, pero al mando de los Cardenales, los llevó a ganar la Liga Nacional y enfrentarse en la Serie Mundial a los Yankees de Babe Ruth. Los Cardenales ganaron la Serie Mundial en siete juegos y Hornsby hizo el último out de la misma: puso out en intento de robo a Babe Ruth.

último out de la Serie de 1926


A pesar de haber ganado la Serie Mundial, las demandas salariales de Hornsby eran exorbitantes, y los Cardenales lo cambiaron a los Gigantes de Nueva York, por supuesto que Hornsby debió vender sus acciones en los Cardenales para hacer el cambio efectivo.

Con su nuevo equipo, Hornsby quedó segundo en bateo, primero en OBP y segundo en slugging y para la temporada siguiente fue cambiado a los Bravos de Boston, con quienes ganó su último campeonato de bateo con .387, en OBP con 498 y en slugging con .632.

En 1929 Hornsby fue cambiado nuevamente (las gerencias no lo soportaban, era un hombre insoportable), esta vez a los Cachorros de Chicago, a donde llegó como manager-jugador, ganando ese año la Liga Nacional y el premio Más  Valioso, aunque perdieron la Serie Mundial. Ese año estableció récord para la franquicia con .380 de promedio, también bateó 39 jonrones y lideró la liga en anotadas y slugging.

Hornsby con Chicago


En 1931 Hornsby tuvo un mal arranque de temporada por lo que despues de los primeros cincuenta juegos se banqueó el mismo, jugando solamente cien juegos, con 90 impulsadas y 37 dobles, siendo su average de .331, fue esa su últimas temporada a tiempo completo. Con solo 36 años de edad, Hornsby estaba acabado.

En 1932 molestias en el pie lo afectaron toda la temporada,  perdiéndose los primeros dos meses de la misma, moviéndose a sí mismo al rightfield debido a sus dificultades defensivas, también lanzó tres relevos. Toda esa temporada tuvo problemas con el dueño del equipo, el vaso se desbordó cuando Hornsby envío a otro jugador a discutir con el umpire, cuando era el quien debía ir a reclamar. En agosto lo despidieron. El dueño, Will Veek dijo que Hornsby desmoralizaba al equipo y aunque ellos llegaron a la Serie Mundial, decidieron no reconocer la labor de Hornsby.

En 1933 jugó brevemente con los Cardenales quienes lo pusieron después en waivers, donde fue tomado por los Saint Louis Browns, con quienes jugó desde 1933 hasta 1937, año de su retiro. Hornsby no fue el mismo.

Luego se desempeñó como coach y manager y hasta dirigió en la Liga Mexicana a los Azules de Veracruz, pero renunció por una discusión con el dueño, Jorge Pasquel.

El 5 de enero de 1963, Rogers Hornsby murió de un ataque al corazón.

Las hazañas de Hornsby se resumen en:

-          2 veces Mas Valioso (1925 y 1929)
-          2 veces ganador de la Triple Corona (1922 y 1925)
-          7 Campeonatos de Bateo (1920-1925, 1928)
-          9 veces líder en OBP
-          9 veces líder en slugging
-          11 veces líder en OPS
-          5 veces líder en anotadas
-          6 temporadas con 100 anotadas
-          4 veces líder en hits
-          7 temporadas de 200  hits
-          7 veces líder en bases totales
-          4 veces líder en dobles
-          2 veces líder en triples
-          2 veces líder en jonrones
-          7 temporadas con más de 20 jonrones
-          3 temporadas con más de 30 jonrones
-          2 temporadas con más de 40 jonrones
-          Único en batear .400 y 40 jonrones en una misma campaña (1922: .402/42)
-          Récord moderno en promedio al bate: .424  (1924)
-          4 veces líder en impulsadas
-          5 temporadas de 100 remolcadas
-          1 Serie Mundial como manager-jugador
-          2 campeonato de liga Nacional como manager-jugador
-          Miembro del  Hall of Fame desde 1942.

En mi opinión, el mejor bateador derecho de la historia.





Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets