Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

martes, 17 de julio de 2012

Ty Cobb: el Anti-Héroe del Béisbol (Parte I)



Un dia como hoy, 17 de julio, pero de 1961, hace cincuenta y un años, moría de cáncer de próstata, en el Emory University Hospital de Georgia, el más espectacular y dominante jugador de béisbol de todos los tiempos: Ty Cobb, el durazno de Georgia.
Un mes antes de su muerte, Cobb se registró en el hospital y llegó cargado con una bolsa de papel que contenía un millón de dólares y una pistola. Finalmente, y cargado ya de dolencias, Cobb se rindió a la triste verdad de que estaba agonizando. Orgulloso, es quizás el adjetivo que mejor describía a Ty Cobb. Dos años antes, en diciembre de 1959, Cobb fue diagnosticado con cáncer de próstata, diabetes alta presión sanguínea y el “mal de Bright” un desorden degenerativo renal.
Cobb no confió en el primer diagnóstico y buscó una segunda opinión en su natal Georgia, con doctores que el conocía y éstos confirmaron el tumor cancerígeno en la próstata, el cual fue removido en el Hospital Emory, pero sirvió de poco para mejorar la salud de Cobb..
Al servicio fúnebre de Ty Cobb asistieron aproximadamente ciento cincuenta amigos y parientes; fue enterrado en el Mausoleo de la Familia Cobb en Royston. Las únicas personalidades del béisbol presentes en esa ocasión fueron  tres exjugadores: Ray Schalk, Mickey Cochrane y Nap Rucker, junto a Sid Keener, el entonces director del Hall of Fame. A pesar de la poca concurrencia, los mensajes de condolencia fueron numerosos. Entre los familiares que asistieron se contaban su primera esposa, sus dos hijas, su único hijo sobreviviente: Jimmy, sus dos nueros, su nuera, Mary Dunn Cobb y sus dos hijos.
Su poco concurrido funeral contrastó fuertemente con el entierro de su máximo rival en el campo de béisbol: Babe Ruth, quien fue llorado y llevado al cementerio por multitudes en el año 1948.
Babe Ruth no solo fue un gran bateador, fue también el hombre que revolucionó el béisbol, lo salvó del descrédito en que había caído luego del escándalo de los “Medias Negras” en 1919 y acabó con la era de la bola muerta, fue en todo el sentido de la palabra el “Héroe Máximo” del Béisbol en toda su historia. Pero como toda historia necesita de héroes y anti héroes, el béisbol necesitaba uno, y ese rol lo asumió Ty Cobb, el más fiero, excéntrico y agresivo jugador que ha pisado los campos de las mayores y quizás el mas inteligente y fiero competidor dentro del terreno, sus habilidades como jugador eran extraordinarias y nadie podía atreverse ni siquiera a negarlas, sin embargo su forma de actuar con sus rivales, compañeros de equipo y hasta aficionados lo convirtieron en el hombre más odiado del béisbol. Ty Cobb dijo: “Yo era tan agradable como una patada en los testículos”
Su carrera en las mayores abarcó un período de veintitrés años, en los cuales estableció cualquier cantidad de records, dominó los departamentos ofensivos de la Liga Americana en casi todos los años en que participó, fue el primer hombre en sobrepasar la barrera de los cuatro mil hits, dejó para entonces el récord de más bases robadas, aun ostenta el récord vitalicio para robos de home, ganó doce campeonatos de bateo (u once, de acuerdo a algunas investigaciones)nueve de los cuales fueron consecutivos; en todas sus 23 campañas, a excepción de su temporada de novato, bateó sobre trescientos y en tres ocasiones bateó para más de 400, fue el segundo jugador en ganar la triple corona de la Liga Americana, lo cual logró en 1909, además de ser el único (y lo será por siempre) bateador en ganar un campeonato de jonrones, sin sacar la pelota del parque, porque en ese año 1909, sus nueve jonrones fueron dentro del terreno. Al momento de su retiro, está certificado que Ty Cobb dejó establecidos 90 récords de las Grandes Ligas, muchos de los cuales ya han sido sobrepasados, pero unos poco siguen vigentes, como por ejemplo, el porcentaje de bateo más alto de todos los tiempos: 367, por delante de los promedios de Roger Hornsby y de Shoeless Joe.
Cobb nació el 18 de Diciembre de 1886, en Narrows, estado de Georgia, razón por la cual fue llamado durante su carrera: Georgia’s Peach, o el “durazno del Georgia”. Fue el mayor de tres hijos de William Herschell Cobb, profesor de escuela, casado con la entonces adolescente de quince años, Amanda Chitwood. Desde temprana edad, Ty desarrolló amor y talento por el juego de béisbol y a los catorce años jugaba con el equipo amateur de su localidad, una actividad que disgustaba mucho a su padre, quien soñaba que el Tyrus tomara una carrera universitaria como medicina o derecho, y aunque el joven Ty era muy inteligente, nunca gustó de sus estudios y siempre estaba pensando en béisbol, y a este arte dedicó todo su genio, como por ejemplo: Ty Cobb era naturalmente derecho, pero se hizo zurdo a la hora de tomar el bate, porque en esa posición, estaba unos pasos mas cerca de la primera base, lo que complementaba su velocidad y gracias a lo cual podía alcanzar la primera con numerosos infield-hits, además de que esos pasos adicionales, siempre resultaban decisivos en los extrabases ya que podían ser la diferencia de ser out o safe en tercera cuando trataba de convertir un doble en triple.
A pesar de no haber tomado el camino que su padre quería para el, Ty Cobb amaba, respetaba e idealizaba a su padre, de quien llegó a decir:

 “Mi padre fue el hombre mas grande que conocí. Era educado, senador estatal, editor y filósofo. Lo adoraba. Fue el único hombre que me hizo obedecer órdenes”.
Sin duda alguna el padre de Cobb fue la persona más influyente en su vida.

Sus comienzos como jugador

Los primeros equipos semi-profesionales para los cuales jugó Cobb antes de su salto a las Grandes Ligas, fueron los Royston Rompers (equipo de su localidad), también los Rojos de Royston.
En 1904, el equipo de los Turistas de Augusta (equipo de la South Atlantic League) invitó a Cobb a los entrenamientos, ofreciéndole la oportunidad de ganar 50 dólares mensuales. Esto fue para Ty un sueño hecho realidad, por primer vez tenía la oportunidad de jugar béisbol profesional. Su padre intentó detenerlo, pero al ver que su hijo se empeñaba en seguir su camino, lo dejó ir.
Ty Cobb hizo el equipo, pero lo dejaron ir a los dos días de haber iniciado la campaña. Esto no lo desanimó e inmediatamente recibió el llamado de los Anniston Steelers (acereros) equipo semi profesional de Alabama, equipo de categoría inferior al de los Turistas. Ty Cobb llamó a su padre para consejo y este le dijo: “Tómalo hijo y déjame decirte una cosa: no vuelvas a casa convertido en un perdedor” estas palabras tuvieron un fuerte impacto en el joven Ty, quien desde entonces se convertirá en un fiero competidor, altivo y orgulloso, siempre en busca del éxito y del triunfo.
Ty Cobb aceptó jugar para los Steelers, con contrato de cincuenta dólares mensuales. Fue entonces cuando Ty Cobb dio muestras de su genialidad, no solo en el terreno de juego. Como Ty sabía que la promoción de un jugador era clave para su descubrimiento, escribió un montón de cartas, firmadas con diferentes nombres, dirigidas al director del Atlanta Journal, periódico importante de Georgia, en dichas cartas, los supuestos autores, le relataban a Gartland Rice, director del periódico, acerca del talento descollante y las habilidades fuera de serie de las cuales un muchacho llamado Cobb hacía gala en una Liga semi-profesional. Eventualmente Rice escribió acerca de ese muchacho en su periódico y para el mes de agosto, los turistas lo llamaron de vuelta al equipo.
En el spring training de 1905, el equipo de la joven Liga Americana, los Tigres de Detroit, tenían conocimiento de Cobb y estaban interesados en él, por lo cual acordaron dos juegos de exhibición con los Turistas, con la promesa de firmar a uno de los jugadores de los Turistas. Durante esos juegos el joven Cobb dejó buena impresión en los Tigres, pero no lo firmaron aun, pues estaban concientes de que le faltaba madurar. Ese año 1905 fue fatal para los Turistas, quienes eran de los peores equipos en su liga y Ty Cobb además estaba jugando sin inspiración. En julio de ese mismo año Anthony Leidy se convirtió en el nuevo manager de los Turistas y aconsejó a Cobb, diciéndole que desperdiciaba su talento y para enseñarle como aprovecharlo al máximo, Leidy le enseñó a Cobb los puntos más finos del juego y rápidamente Cobb se convirtió en el mejor bateador de la Liga y Detroit y los otros equipos de las Grandes Ligas lo comenzaron a monitorear.

Momentos que cambian vidas.

La vida de todos los personajes célebres, siempre tienen un punto temporal en el cual las vidas cambian, se transforman y definen para siempre el carácter de estas personas. En Simón Bolívar, por ejemplo, la muerte prematura de su esposa fue decisiva en su decisión posterior de dedicarse a la política; la muerte de las madres de John Lennon y Paul McCartney, cuando estos tenían dieciséis años de edad, quizás determinó en ambos el deseo de ser artistas y la muerte de la madre de James Joyce marcó para siempre la obra de este.
Los beisbolistas no escapan a esto y en agosto de 1905 ocurrió en la vida de Ty Cobb una tragedia que influyó en su carácter y manera de ver su vida propia y de los demás y quizás formó dentro de su alma, aquella chispa incontenible que lo movió a conseguir todo lo que se propuso conseguir.
En la noche del ocho de agosto de 1905 W.H Cobb (su padre) había dejado su casa avisándole a su esposa que iría a la granja de la familia y que no regresaría esa noche. El padre Cobb sospechaba de la infidelidad de su esposa y su intención era espiarla y así regresó más tarde esa misma noche, con una pistola, en caso de que sus sospechas terminaran siendo ciertas. Un poco después de media noche, William Cobb saltó por el techo de la entrada y se acercó a la ventana de la habitación de su esposa. Lo que pasó luego exactamente se desconoce, pero Amanda Cobb disparó dos veces contra su esposo, matándolo. Ella declaró que lo confundió con un ladrón, pero la evidencia física en el lugar de los hechos no respaldaba su versión, por tal razón un juez la hizo apresar bajo el cargo de “homicidio involuntario”. Un jurado la llevó a juicio, pero eventualmente fue absuelta el 31 de marzo de 1906.
Después de una semana de asuntos velatorios y de tomar las riendas de la economía familiar, Ty Cobb regresó a su equipo. Antes de que agosto terminara el equipo de los Tigres ejercieron su opción y firmaron a Cobb por 700 dólares. En situaciones normales, este hecho habría sido todo un acontecimiento, ¡La realización de un sueño!, pero la sombra de la tragedia aun flotaba sobre el aun adolescente (tenía 18 años). Cobb luego dijo: “no me importó mucho, lo único en que pensaba era en que mi padre nunca me vería”
Y como dije antes, hay momentos que cambian vidas y al parecer este hecho fue el causante de la agresividad posterior de Cobb, dentro del terreno del juego, ya que el mismo lo justificó así: “Lo hice por mi padre. El nunca llegó a verme jugar, pero yo sabía que el me veía, en algún lugar el me estaba viendo y no lo podía decepcionar”.
Obviamente aun flotaba sobre sí las palabras de su padre: “no regreses como un fracasado”

El salto a las mayores: El nacimiento del anti héroe.  

El momento de la firma de Ty Cobb.
Ty Cobb cumplió el sueño de su vida, cuando en la tarde del treinta de agosto de 1905, jugó su primer juego en las mayores, defendiendo el jardín central de los Tigres de Detroit en juego contra los Highlanders de Nueva York (hoy Yankees) y en su primer turno bateó un doble contra el pitcher Jack Chesbro, quien tenía el récord para mas victorias en una temporada en la Liga Americana (41, establecidos el año anterior).
Ese año Ty Cobb fue el jugador mas joven de las Grandes Ligas, jugó cuarenta y un juegos ese año y bateó para 240 y fue firmado para el año siguiente por la suma de 1500 dólares.
En aquel tiempo era común que los jugadores tuvieran que pasar por un período de novatada, es decir, que los novatos era fuertemente molestados por los jugadores ya veteranos, quienes se burlaban de ellos. Cobb no tomo esto con muy buen humor, debido en parte a su estado de duelo aun vivo y porque era primera vez que estaba fuera del sur y el trato que recibió no hizo más que gestar en él resentimiento hacia sus compañeros de equipo, lo cual duró por muchos años.
Mas tarde Cobb atribuyó su mal carácter al tipo de tratamiento que recibió cuando era novato. Dijo: “Esos veteranos me convirtieron en un gato montés gruñón”
Tiempo después Ty Cobb desarrolló un temperamento insoportble, extremadamente violento y altivo, por lo cual sería reconocido mas tarde como el hombre mas odiado del béisbol (incluso por sus propios compañeros), y también como el hombre más malo que haya jugado en las grandes ligas, pero a pesar de todo, nadie podía negar que era el mejor bateador de todos los tiempos.
El bullying de sus compañeros no se limitó a su primera temporada, sino que continuó aun durante el spring training de 1906, tiempo durante el cual la mente de Cobb también estaba ocupada en el juicio de su madre. Eso no detuvo a sus compañeros para seguirlo molestando: Cobb siempre encontraba sus gorras cortadas y sus bates partidos. El mas tarde confesó que el bullying de sus compañeros fue la “experiencia mas miserable por la que pasé en mi vida”
Mas tarde, el entonces manager de los Tigres, Hughie Jennings admitió que los jugadores veteranos de los Tigres escogieron a Cobb específicamente para abusar de él y que incluso varios de ellos le solicitaron que sacaran a Cobb del equipo a lo que el les respondía que Cobb se convertiría en una super estrella y que por ningún motivo iba a permitir que Cobb saliera del equipo.
A pesar de todos los problemas que Ty Cobb enfrentaba en ese entonces, con apenas 19 años, el superó en el spring training una dura competencia para convertirse en el jardinero central de tiempo completo de los Tigres. Pero a mediados de julio, el stress hizo mella en Ty Cobb, quien fue sacado de la alineación. Esta profundamente acongojado, pero afortunadamente regresó a jugar en septiembre y terminó la temporada con promedio al bate de 316 en 98 juegos.

Sam Crawford, rivalidad interna

Todos sabemos quienes son los líderes vitalicios en ponches, victorias, hits, jonrones, pero pocos sabemos quien es el líder vitalicio en triples, pues ese récord pertenece a Sam Crwaford, uno de los primeros sluggers del béisbol, quien era el right fielder titular de los Tigres, cuando Ty Cobb arribó a las mayores. Crawford terminó como líder vitalicio en triples con 309 y Cobb quedó segundo con 295.
Fue uno de los pocos veteranos que trató bien a Cobb. De hecho, Cobb confesó que siempre recordaría su amabilidad. Hicieron pareja en el outfield de los Tigres y Crawford sirvió como tutor a Cobb para enseñarle como partirle a los flies y como sacar a los corredores de las bases, mediante asistencias. Además se sucedían en el orden al bate.
Era una buena amistad, Crawford era la estrella de su equipo y Cobb el novato emergente, pero una vez Cobb tomo el lugar de la estrella máxima, se acabó la amistad, pues Crawford le molestaba que por ejemplo. A Cobb se le permitiese reportarse tarde al campo de entrenamientos o que a Cobb se le diera una habitación privada cuando estaban de gira.
La guerra entre ambos estaba declarada y era una rivalidad hirviente, como por ejemplo, si en una tarde Crawford bateaba 4-3 y Cobb se iba sin hits, este se enfureció y abandonaba el estadio, incluso antes de terminar el partido. Otro ejemplo: cuando se reporto que Nap Lajoie había vencido a Ty Cobb en la carrera por el campeonato de bateo en 1910, Sam Crawford telegrafió a Lajoie felicitándole por vencer a Cobb.
Otra curiosidad: Cobb alegaba que cuando estaba corriendo en las bases y Crawford estaba bateando, este intencionalmente bateaba fouls para evitar que Cobb robara. Crawford negó eso, alegando que Cobb “lo había soñado”, también se quejó de Cobb porque era “un papanatas que nunca ayudaba a sus compañeros de equipo”
Cuando le preguntaban a Cobb la razón por la cual ambos se llevaban tan mal, Cobb dijo que “era por celos. Yo considero que Crawford es tremendo jugador, pero es el segundo mejor en los Tigres”
A pesar de la relación difícil entre los dos, ellos desarrollaron una inusual manera de comunicación no verbal mediante miradas e inclinaciones de cabeza mientras ambos estaban en el sendero de las bases, convirtiéndose en una de las mas célebres parejas para dobles robos en la historia de las mayores.
Lo que nadie sabia y que se descubrió hasta la muerte de Ty Cobb es que este envió muchas cartas a personalidades de Cooperstwon, en las cuales presionaba para que Crawford fuese exaltado al Salón de la Fama. Crawford solo supo de esto luego de la muerte de Cobb.




Sam Crawford junto a Ty Cobb, divirtiéndose con una cámara

1907-1919: Comienzo del Cobbian’s Game (Era Cobb)

En 1907 por primera vez en su carrera, la primera de cinco, Ty Cobb se embazó alcanzando la primera, luego se robó segunda, tercera y home en intentos sucesivos. Comenzaba ya a hacer uso del estilo que lo caracterizará siempre: siempre agresivo e inteligente.  Ese año Cobb se convertiría, en ese entonces, en el pelotero mas joven en ganar un campeonato de bateo, a la edad de 20 años, récord que permaneció hasta 1955, cuando el también Tigre Al Kaline ganó el campeonato de bateo cuando era doce días más joven que Cobb en ese entonces.
Ese año 1907 estuvo lleno de acontecimientos para el joven Cobb ya que lideró la Liga Americana en bateo con 350, robos con 49, en hits con 212 y en carreras remolcadas con 119, además fue pieza importante en la consecución del Primer Campeonato de Liga Americana para los Tigres de Detroit y Cobb jugó un papel importante, como él mismo declaró al final de su carrera, en 1930: “La mas grande emoción que tuve en toda mi vida fue en un juego contra los Atléticos en 1907 (el 30 de septiembre)… ,los Atléticos nos tenían derrotados, con Rube Waddell lanzando. Ellos nos ganaban por dos en el noveno inning, cuando entonces yo bateé un jonrón que empató el juego. Este juego terminó en empate luego de 17 innings, y unos pocos días después, nosotros ganamos nuestro primer campeonato. Puedes entender lo que significó para mi, un muchacho campesino de 20 años batear un jonrón ante el gran Rube, en un juego de campeonato con dos outs en el noveno.”
Los tigres alcanzaron la Serie Mundial, la primera de tres en las que Cobb participó, todas ellas consecutivas y todas ellas perdidas. En ese año 1907 los Tigres perderían la Serie Mundial ante los Cachorros, con Ty Cobb teniendo una actuación pobre. Los equipos en los que participó Cobb, generalmente eran de una calidad inferior a él, el fue responsable en gran medida por muchas de las victorias de los Tigres para ganar los campeonatos de la americana, pero ello no fue suficiente en las Series Mundiales, ese sería el sino de Cobb, quien reforzó su papel de anti-héroe al nunca formar parte de un equipo campeón y fue este el único honor que podía obtener Cobb y que nunca logró. Un campeonato de Serie Mundial no es algo que un jugador puede lograr por sí solo, es un trabajo en equipo y quizás Cobb habría servido de inspiración a sus compañeros de equipo para ganar aunque hubiese sido una sola vez, pero lejos de inspirar ejemplo a seguir en sus compañeros, Cobb era profundamente odiado.
En 17 juegos de Series Mundiales en las que Cobb participó, dejó un extraño e inusual average de 262, con 9 carreras remolcadas y apenas cuatro bases robadas.
En 1908 Cobb comenzó también con su largo historial de controversias. Ese año se casó con Charlie Lombard, un matrimonio que habría estado ausente de controversias de no haber sido porque Lombardi era la heredera de una fortuna de 300 mil dólares y porque para casarse con ella Ty Cobb abandonó su equipo, en plena carrera por el Campeonato de la Liga Americana. De todas maneras, cuando Cobb se reincorporó ayudó a los Tigres a ser representantes de su Liga nuevamente, superando a los Medias Blancas de Chicago. Los Tigres perdieron nuevamente en cinco juegos antes los Cachorros de Chicago, el último título hasta hoy alcanzado por los oseznos.
Ese año de 1908 Cobb ganó nuevamente el título de bateo con 324 de average, y lideró la liga en impulsadas 108, slugging  475, hits 188, dobles 36 y triples 20. Pero también su carrera se vio manchada por escándalos que vincularon su temperamento: ese año tuvo una pelea con uno de los trabajadores de mantenimiento del estadio de los Tigres y cuando la esposa de éste intentó intervenir, Cobb casi la mata ahorcándola. Ese mismo año fue arrestado por haber peleado en un ataque de ira contra un automovilista a raíz de un accidente.
En 1909 Cobb se consolidó en su estatus de estrella en el mundo de las grandes ligas. Tuvo la temporada más dominante por pelotero alguno hasta ese entonces: dominó casi todos los departamentos ofensivos y estuvo entre los diez primeros en la mayoría de ellos, ganó la triple corona con average de 377, 108 impulsadas y 9 jonrones, todos ellos dentro del parque, convirtiéndose así en el único jugador en ganar un campeonato de jonrones en el béisbol moderno, siendo todos ellos dentro del parque, también lideró la liga en sluggins: 517, anotadas 116, bases robadas: 76 y hits: 216. Lideró a los Tigres a su tercera Serie Mundial, esta vez ante los Piratas de Pittsburgh, en lo que fue la primera Serie Mundial que terminó en siete juegos y también marcó el enfrentamiento entre los dos más grandes bateadores por liga en aquel tiempo: Cobb y Wagner, por los Piratas. Wagner se reivindicó de su mala actuación en la Serie Mundial del 1903, y venció a Cobb. Esa fue la última aparición de Cobb en Series Mundiales, en ese Serie Mundial Cobb bateó 231 y su punto máximo llegó en el segundo juego cuando Cobb se robó el home comenzando un rally de tres carreras.

Ty Cobb barriéndose en tercera, mostrando la agresividad que lo caracterizaba

Hasta la próxima

Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 

 Por Alex Ulacio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets