Mi otro blog

Publicidad

Google+ Badge

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Search

Cargando...

Siguenos

lunes, 17 de diciembre de 2012

Line Up de Todos los tiempos del Magallanes



Recientemente estuve dándole vuelta a la idea de hacer un lineup ideal de todos los tiempos para peloteros venezolanos, para presentarlo a los lectores del blog. La idea es un poco difícil debido a la gran calidad de peloteros que hemos tenido en los últimos tiempos. Sin embargo, pensé que sería buena idea hacer primero un lineup ideal de todos los tiempos, del equipo de mis sueños: Navegantes del Magallanes. Para la realización del mismo tome en consideración los aportes de cada jugador a la divisa y el significado que tuvo para el Magallanes en lo deportivo y humano, la lista no incluye a jugadores activos ni importados y solo muestra a los jugadores de posición (sin pitchers). Sin más, este es mi line up:


Receptor: Clemente Álvarez, numero 27

Clemente Álvarez es sin duda, el dueño absoluto de esta posición en el Magallanes. Clemente nació en Guanta, Estado Anzoátegui en 1968 y era uno de mis jugadores favoritos de mi infancia, porque su cumpleaños era el mismo día que el mío: el 18 de mayo.

Clemente es el jugador que más temporadas ha pasado con nuestra franquicia, un total de 19, todas ellas seguidas, desde la 86-87 (en la que jugo un solo encuentro) hasta la 2004-2005, siendo pieza importante, junto a Raúl Chávez, en el manejo de los lanzadores en la época de nuestra supremacía de los noventa.

Barajita Line up de Clemente Alvarez, una de mis favoritas en mi coleccion. 


Aunque Álvarez no era un bateador bueno, pero era oportuno y respondía en los momentos de apremio. En sus 19 campañas, dejo un anémico average de .205, con apenas 14 jonrones y 105 impulsadas. Sin embargo a la defensiva Clemente era seguro y era allí, donde radicaba su importancia, también era efectivo a la hora de sacar corredores de las bases y en el manejo de los lanzadores. Magallanes salió de Raúl Chávez, de Robert Machado, pero no de Clemente Álvarez, lo cual fue una muestra de lo importante que era para el equipo.

Clemente llegó a las Grandes Ligas  el 19 de septiembre de 2000 con los Phillies de Philadelphia, en un fugaz paseo por la gran carpa, que incluyo 5 turnos en los que logro ligar un sencillo, ya que su principal labor fue como cátcher de bullpen. En la 2007-2008, temporada en la que Magallanes fue eliminado, Clemente se convirtió en el cuadragésimo tercer manager en la historia del equipo, tras remplazar a Alfredo Pedrique en los últimos días de la campaña.



Sin duda, Clemente Álvarez, el receptor más importante en la historia del Magallanes.

Mención honorífica como receptor: Manuel “Pollo” Malpica y Raúl Chávez.

Primera base: Jesús “Chucho” Ramos.

Mi tocayo Chucho Ramos es una figura emblemática del béisbol venezolano. Es una de esas figuras que ayudaron a hacer del béisbol en Venezuela lo que es hoy. Estrella del béisbol amateur, jugo en primera división con el Venezuela de Yanecito, en la temporada de 1937, luego con los Sabios de Vargas desde la 38 hasta la de 1940. En 1941 Chucho fue integrante de la selección venezolana, campeona de la Serie Mundial del Béisbol Aficionado, divisa en la que Ramos jugó en los jardines.

La reputación alcanzada de haber formado parte de aquella selección, le permitió llegar al Magallanes, equipo con el que jugaría desde la temporada 1941 del béisbol amateur, hasta la 1955-56 del Béisbol Profesional. Chucho fue junto a Vidal Lopez y Luis “Camaleón” García, las primeras figuras ofensivas del Magallanes en la era profesional.

Chucho con el uniforme del Magallanes


Chucho fue nuestro segundo pelotero en Grandes Ligas, debutó allá en la temporada 1944 con los Rojos de Cincinnati, equipo con el que jugo cuatro juegos solamente. Debuto el 7 de mayo y se fue de 4-3, en total, su estadía en las Grandes Ligas, se resumio de la siguiente manera: average de .500, luego de conectar cinco hits en diez turnos, con un doble y una anotada. Ramos fue el tercer jugador en llegar a las mayores, sin haber pasado por las menores, los dos anteriores: Ted Lyons en 1923 y nuestro Patón Carrasquel en 1939.

Ramos, nacido el 12 de abril de 1918 en Maturin, Estado Monagas, era según la Wikipedia, “un excepcional jugador a la defensiva, pero problemas en la espalda acortaron su carrera”.

Ningún otro inicialista ha jugado tantos partidos para Magallanes, como lo hizo Ramos, un total de 435, en los que dejo los siguientes números ofensivos: 418 incogibles, 67 dobles, 12 cuadrangulares, además de 162 remolcadas y 202 anotadas, y un avarage de .270. Su mejor campaña con el Magallanes fue la del 49-50, año del primer título en el profesional de la nave, esa temporada Chucho dejo promedio de .342, con 3 cuadrangulares, 29 impulsadas, 24 anotadas y slugging de .467.

Ramos fue nuestro segundo representante en Grandes Ligas


Jesús Ramos formó parte de cuatro equipos campeones del Magallanes, temporadas: 1943-44, 1949-50, 1950-51 y 1954-55.

Sin duda, el mejor inicialista de la nave en todos los tiempos.

Mención honorífica: Luis Raven. Otro que merece ser mencionado, y quien de seguro será escogido por otros analistas para la posición de inicialista, es Félix Rodríguez. No en vano, recientemente la divisa turca ha decidido el retiro oficial del número de Rodríguez, el 15.

Félix Rodríguez fue una de las figuras emblemáticas del Magallanes en los 70, durante la época del poder negro, de los campeonatos del caribe y la supremacía en Venezuela. Én sus 17 temporadas de carrera en la Liga Venezolana, Rodríguez jugo todas con Magallanes, equipo donde ocupa el segundo puesto de todos los tiempos en temporadas, con 17 después de las 19 de Clemente Álvarez; es primero en juegos jugados con 698, segundo en hits con 599, tercero en dobles con 93 y segundo en triples con 34. Félix Rodríguez también era reconocido como una gran defensor, y según la opinión de muchos, merece ser mencionado en la discusión de los mejores inicialistas en la historia del país. Félix formo parte de dos escuadras campeonas del Magallanes: la del 76-77, temporada emblemática para Félix, ya que impuso récord (desde entonces empatado, mas nunca superado) de 10 triples en una campaña, y también fue parte del equipo campeón de la 78-79, cuando ganamos la Serie del Caribe. Rodríguez, tuvo el mérito de formar parte del equipo durante toda la década de los 80, la peor época de la historia del equipo. 


Segunda base: Carlos “El Almirante” García, número 13

Nadie más ocupa esta posición en la historia del Magallanes.

García, al igual que otro grande del Magallanes, Edgardo Alfonzo, tuvo que retirarse con el uniforme de los Tigres de Aragua.

El aporte de García al equipo va más allá de lo estadístico, lo que me hace ponerlo aquí fue su aporte no medido con números: la intensidad y la entrega con la que defendió la jersey del Magallanes, la misma por la cual transpira un amor inmenso, que lo hizo en su momento, uno de los peloteros mas amado por la fanaticada, amor que se extendió cuando García desempeñó sus labores de manager, cargo que desempeña con maestría, sabiendo motivar a sus jugadores a dar el 100% e influirles un espíritu guerrero. No por nada, García se ganó el sobrenombre de “Almirante”, seudónimo que expresa su jerarquía dentro de la nave.

Carlos García se ha ganado el respeto de la fanaticada magallanera
tanto como jugador asi como manager


Carlos Jesús García Guerrero, nació el 15 de octubre de 1967 en Táchira pero creció en Guayana, y debutó con el uniforme del Magallanes en la 86-87 tomando solamente 16 turnos, pero dando 7 hits, dejando su promedio en .438. García permaneció en el equipo hasta la temporada 97-98, y en la siguiente zafra fue firmado como agente libre por los Tigres de Aragua. García salió del Magallanes como parte del proyecto de relevo generacional que vivio el Magallanes en aquella época, cuando salió también de Álvaro Espinoza, Luis Raven, José Francisco Malavé, debido al ascenso de figuras como Carlos “Tapón” Hernández, Luis Rivas, Carlos Guillén y Endy Chávez.

El “Almirante” se retiró del béisbol a la joven edad de 31 años, dejándonos con las ganas de seguirlo viendo brillar en los campos de pelota. Sus fuertes en el juego eran la excelente defensiva, la velocidad en las bases y el juego agresivo.

En la final 93-94 García dejó el alma en el terreno


En Grandes Ligas, García jugo con los Piratas de Pittsburgh, Blue Jays, Angels y Padres de San Diego, por espacio de 10 años. A lo largo de su carrera, tuvo presencia en 610 juegos, bateando para .266 (580-2178), con 33 cuadrangulares, 197 carreras impulsadas, 274 carreras anotadas, 102 dobles, 17 triples y 73 bases robadas. Fue el único representante de los Piratas de Pittsburgh en el Juego de las Estrellas de 1994, evento en el cual conectó un sencillo en su único turno al bate.

García en Grandes Ligas con los Piratas


Quizás el episodio más recordado de García con el Magallanes, sea su actuación en la final de la 93-94 ante los Leones del Caracas. Luego de tres costosos errores a la defensiva en los primeros dos juegos en Valencia, los cuales perdió la nave, García se enfocó nuevamente para los siguientes ayudando bastante al equipo a conseguir el título en aquella ocasión, al final de cuentas, en esa final García bateó para .444 producto de 12 hits en 27 turnos, incluyendo 6 anotadas. Fue esa, y la de la 92-93, las únicas finales en las que García estuvo con Magallanes.

Luego de una gran labor como jugador, García no ha decepcionado en su rol de manager


El periodo de tiempo comprendido entre los años 1992 y 1994 fueron los mejores de García con el Magallanes, donde siempre estuvo por encima de los .300 de average pero recordemos que por su calidad de grande liga, García no jugaba a tiempo completo. Su incorporación al equipo en aquella 93-94 fue decisiva en cambiarle el rostro al Magallanes: de un equipo promedio, el Magallanes se convirtió en candidato fuerte al título, cosa que al final se concretó.

Carlos García, sin duda, el mejor segunda base en la historia del Magallanes.

Mención honorífica: Carlos “Tapón” Hernández, Gustavo Gil. Candidato fuerte para el futuro: José Altuve.

Carlos García, out final de la 93-94


Carlos García, en el sexto juego de la final 93-94




Carlos García, corazón magallanero:



Tercera base: Luis “Camaleón” García, número 21

No hay nadie mas que se hubiese adueñado de esta posición, “Camaleón” no solo es el gran magallanero de todos los tiempos, sino también es considerado por muchos, el mejor tercera base venezolano en la historia: un guante de oro en la antesala, bateo para promedio y un bate poderoso, que hizo de las suyas no solo en Venezuela, sino también en México. Luis “Camaleón” García formo parte de la franquicia del Magallanes (Magallanes, Oriente y Orientales) por espacio de 20 temporadas, luego pasó al Caracas y se despidió de los diamantes venezolanos con los Tiburones de la Guaira en la 70-71.

Camaleón


Nacido en Carúpano el 11 de septiembre de 1929, García fue el primero de los muchos Novatos del Año de la Liga que lo han conseguido con Magallanes, logro que consiguió en la temporada 49-50, tras impulsar 22 carreras en 41 juegos y ayudar al Magallanes ha conseguir su primer título en el profesional. Entre la 50-51 y la 53-54, García bateó por encima de 300 en cuatro campañas consecutivas, y en el departamento de impulsadas siempre se mantuvo por encima de las 40 o alrededor. La campaña de la 52-53 fue quizás la mejor de Camaleón en aquel periodo tras dar muestra de su poder al quedar líder en cuadrangulares con 8, en empujadas con 47, en anotadas con 32 y fue el que mas bases alcanzó con un total de 128.

En la Serie del Caribe de 1959, García fue campeón bate con promedio de .417, título que compartió con su compatriota José Mora. 


"Camaleón" es considerado por muchos, el mejor tercera base venezolano de todos los tiempos


En la 64-65, en la temporada de regreso del Magallanes a los escenarios de la LVBP, García se consolidó como Campeón de Bateo, tras dejar promedio de .394 en 163 apariciones al bate, incluyendo 4 jonrones y 30 impulsadas, en la que fue su última gran temporada en la LVBP, ya que entonces comenzaría un declive en sus números, hasta su retiro en la 70-71. Al igual que muchas estrellas históricas del Magallanes, García se retiró con el uniforme de otro equipo, en su caso, los Tiburones de la Guaira, con quienes solo jugo 4 juegos y tomo 6 turnos sin hits.

El 25 de octubre de 1966, García se convirtió en el primer pelotero de la Liga en alcanzar los mil imparables, en juego ante los Cardenales de Lara. Al momento de su retiro, García acumulaba 1065 hits y era líder vitalicio de ese departamento, hoy se encuentra en la posición 4. Es también cuarto en dobles con 183. García se despidió de los campos venezolano siendo el plusmarquista de todos los tiempos en jonrones con 63, marca superada luego por Antonio Armas y mas tarde por otros mas, dejando a Camaleón en el puesto 11 en jonrones de todos los tiempos, además García también mantuvo por mucho tiempo la marca vitalicia en impulsadas en la Liga, con 533, marca superada por Robert Pérez y sus mas de 700 traídas al plato. Nuestro gran tercera base es también la mas elocuente muestra de resistencia, constancia y gran condición física en nuestra pelota, ya que posee la marca de mas juegos de forma consecutiva en la liga, con un total de 732.

Al momento de su retiro, García habia dejado marcas asombrosas
en el béisbol criollo. ¡Orgullo Magallanero!


Pero “Camaleón” no era solo bateo, también era excelente a la defensiva. En la esquina caliente tiene las marcas de más juegos consecutivos en esa posición con 518, más juegos en una temporada con 78, más outs en toda la historia de la Liga con 753, más asistencias en toda la historia de la Liga con 1583. Pero por haber jugado 22 años en Venezuela tiene la mayor cantidad de errores en esa posición con 144 y la mayor cantidad de doble plays realizados con 160. Record con más juegos consecutivos sin error con 51 y más lances consecutivos sin error con 169, record de más lances en una temporada con 248. Sin duda alguna, el mejor tercera base, no solo de Magallanes, sino de Venezuela, en todos los tiempos.

Lamentablemente, y por razones raciales, García no pudo llegar al mejor béisbol del mundo, pero tuvo la oportunidad de brillar en México, donde jugó diez temporadas y se encuentra entre los primeros beisbolistas en jonrones con 171 y en carreras producidas con 759, además de haber participado en 9 juegos de estrellas consecutivos y de haber dirigido como mánager al equipo campeón de 1959, Petroleros de Poza Rica.

En México, nuestro Camaleón dejo un sorprendente average de por vida de .322, estuvo por encima de los 130 hits en siete de las diez campañas que estuvo allá, y en cuatro ocasiones estuvo por encima de los 20 jonrones, en 8 veces por encima de las 70 impulsadas, incluyendo la campaña de 1964, con el Águila del Veracruz, en la que remolcó 108 carreras.

García también brilló en México, en la foto, con el uniforme de los
Petroleros de Poza Rica


Sin duda alguna, Luis “Camaleón” García: ¡El mejor antesalista del Magallanes, y de Venezuela, de todos los tiempos!

Mención honorífica: Dámaso Blanco, candidato fuerte al futuro: Pablo Sandoval.


Shortstop: Eddy Díaz, número: 5

Eddy Díaz habría sido una buena selección en cualquier posición, pero sin embargo, ya que la tercera base era exclusiva de los dos grandes magallaneros de todos los tiempos, y la segunda base de Carlos García, no había otro hueco donde poner a Eddy sino en el shortstop. Justifico mi selección sobre la condicion de utility de infield de Eddy Díaz. 

Eddy Díaz es mi seleccion para el shortstop del Magallanes, a pesar de ser principalmente segunda base,
su importante aporte no se puede dejar por fuera


Paisano mio, nacido en Barquisimeto, un 29 de septiembre de 1971, Díaz aparece entre los primeros tres en varias estadísticas ofensivas dentro de la nave, por ejemplo: es tercero en juegos jugados, con 534, por detrás de Félix Rodríguez y Luis “Camaleón” García; tercero en turnos consumidos con 1834; segundo en dobles con 103 y tercero en estafadas con 56.

Eddy formo parte del equipo campeón del Magallanes en la 93-94, la 95-96 y la 96-97. En las tres finales tuvo una actuación destacada. Por ejemplo, en la del 93-94 no alineo como titular en los primeros dos encuentros, ambos perdidos por Magallanes, y cuando regreso a la alineación sirvió de detonante para que el equipo despertara y enderezara el rumbo, que termino con la consecución del campeonato. En la del 95-95 bateó para un soberbio .345 con un jonrón, 2 impulsadas y 5 anotadas. En la 96-97 tuvo buenos lances defensivos y fue el que recibió el último out de aquel campeonato, el cual lo celebró a lo grande.

Díaz fue uno de los tantos Novatos del Año
del Magallanes


Díaz jugo 13 temporadas con el Magallanes, en espacio de 15 años, ya que estuvo ausente entre las temporadas 2000-2001 y 2002-2003. Su última campaña fue en la 2005-2006, luego de que solo bateara para average de .216. Díaz, al igual que la mayoría de las figuras emblemáticas del Magallanes, no tuvo la oportunidad de retirarse con nosotros. Luego de la nave pasó a Pastora y se retiró con Lara en la 2007-2008, en la que jugó solo seis juegos. El 28 de diciembre de 1994, en victoria turca ante Caribes, en un juego de trámite, Eddy Díaz jugó las nueve posiciones.

Eddy, al igual que otras estrellas de la nave en los noventa, llegó a las Grandes Ligas, lo hizo el 17 de abril de 1997 con los Cerveceros de Milwaukee, con los que jugó solo 16 juegos, dejando average de .220 con apenas 11 hits y 7 impulsadas, su ultima aparición en las mayores fue el 21 de mayo de ese mismo año. Los Brewers usaron a Díaz especialmente en la segunda base, donde jugó catorce de los dieciséis juegos que estuvo en grandes ligas.

Díaz no brilló en Grandes Ligas, pero sí en Japón
con los Hiroshima Toyo Carps


Lamentablemente en la gran carpa, Eddy no tuvo la oportunidad de mostrar su talento como jugador versátil en el terreno y con bateo oportuno, pero si lo hizo en Japón, con los Hiroshima Toyo Carps, donde se convirtió en una estrella.

Menciones honoríficas: Luis Aparicio Ortega, el primer gran shortstop venezolano, padre de nuestro Hall of Fame fue una figura importante del Magallanes en los inicios de la liga. Elvis Andrus se perfila a terminar como el shortstop de mayor jerarquía en vestir el uniforme turco, y Alvaro Espinoza, shortstop titular del Magallanes de todos los tiempos para la mayoría de los fanáticos, a quien no seleccioné tomando en cuenta que solo jugó 5 temporadas con la nave, aunque fueron muy exitosas y estuvo en el roster de tres equipos campeones, el es mi segunda selección para shortstop.

Eddy Díaz final 96-97: 


Eddy Díaz out final 96-97:



Leftfielder: Vidal López


El Babe Ruth derecho es Jimmie Foxx, el Babe Ruth negro es Josh Gibson, pero el llamado “Babe Ruth derecho y negro” es un venezolano, y magallanero: Vidal López, a quien seleccionó como el mejor leftfielder magallanero de todos los tiempos y quien sin duda ocupará ese lugar en mi dream team venezolano.

Hoy, en los tiempos de Ruben Limardo, Greivis Vásquez, Pastor Maldonado, Miguel Cabrera y algunos futbolistas de cuyos nombre ni los se, quienes son los ídolos deportivos de la nación, creo que todos debemos recordar y apreciar el aporte de Vidal, quien fue no solo el primer ídolo del béisbol venezolano, sino del deporte en general en Venezuela, el primero que puso el nombre de Venezuela en alto.

Vidal López, leyenda olvidada del béisbol venezolano


Vidal nació el 19 de abril de 1918 en Río Chico, Estado Miranda, un año después de fundado el Magallanes. Su padre murió cuando Vidal tenía 6 años, este quedó como el hombre de la familia, la cual la conformaban el, su madre y una hermana que era ciega, según cuenta Jose “Gatico” Hernández, antiguo pelotero y uno de los héroes del 41, quien también afirmo que Vidal amaba mucho a su mamá y su hermana, que era muy apegado a ellas y por eso quizás, nunca formó una familia propia.

La historia de Vidal es la misma de la de los muchos hombres de bien de nuestro país en el pasado, quienes tuvieron que ganarse la vida desde temprana edad, en el caso de Vidal, ejerció diversos trabajos en su infancia como mandadero o mensajero. Su educación fue básica y también se desempeñó como monaguillo.

Su carrera en el béisbol comenzó a los 9 años, como todo venezolano, en las caimaneras populares y también en el béisbol organizado juvenil.

Vidal López, uno de los más talentosos peloteros
de todos los tiempos 


En 1934, a los 16 años fue invitado a jugar con el “Concordia”, equipo propiedad de uno de los hijos del dictador Gómez, donde le pagaban 300 bolívares semanales. En 1935 Vidal juega con el Royal y gana 5 partidos.

Para los que no sabían, Vidal López pertenece a esa exclusiva estirpe de los grandes sluggers que son lanzadores, estirpe hoy extinta y a la que pertenecieron glorias como Babe Ruth, Martin Dihigo y Sadaharu Oh. Paul Gillespie, escritor de béisbol de las mayores y de Japón, creador del juego de tablero UBGT, el cual trata de emular la acción real del béisbol, quien escribe para el blog “From Deep Right Field” y está elaborando el ranking de los mejores jugadores de todos los tiempos y de todas las ligas, fue consultado por mí, acerca de si el conocía la historia de Vidal y en que lugar lo rankearía y su respuesta fue:

“Sí, he oído hablar de Vidal López. Obviamente fue un gran talentoso, tanto en la lomita como en el plato. Mi padre decía que era un pitcher poderoso, de gran velocidad, quien también desarrolló el cambio, también me dijo que era un bateador de distancias, mandaba las bolas más lejos que cualquiera. También era un bateador de promedio. Tenía un buen brazo para lanzar y hacía grandes jugadas en el right field, aunque se le consideraba mejor como leftfielder por sus cualidades defensivas combinadas. También fue cátcher, pero no fue considerado un gran cátcher.
Acerca de Vidal, creo que el bien podría ser considerado UNO DE LOS JUGADORES MAS FINOS DE TODOS LOS TIEMPOS, pero lamentablemente no contamos con los suficientes datos para afirmar tal cosa… mi estimación es que Vidal podría ser rankeado entre los mejores 15 leftfielders de todos los tiempos… en el pitcheo quizás entre los mejores 200, pero eso es solo una suposición”.
La estimación de Gillespie de colocar a Vidal entre los mejores 15 leftfielders de todos los tiempos, es asombrosa, sobretodo porque no sabemos como habría actuado Vidal en las mayores o en las ligas negras y tal afirmación solo se basa en lo que hizo en Puerto Rico, Cuba, México y Venezuela.

Vidal, gran pitcher, gran slugger,
gran ser humano


Pero continuando con el breve recorrido por la carrera de Vidal, en 1936 lo encontramos ya en la explosión de su carrera como pelotero. Ese año jugó para el equipo Royal y el 12 de enero debuta ante el equipo que mas tarde lo haría su jugador franquicia: Magallanes, y los blanquea permitiéndoles solo un hit.  

En 1937 con los Sabios de Vargas, exactamente el 22 de agosto, Vidal López asombró a la pelota venezolana al hacer algo que nunca nadie había hecho: soltó un estacazo con las bases llenas que hizo a la gente hablar del mismo durante semanas. Un mes más tarde, Vidal se convierte en el primero, en la pelota venezolana en dar dos jonrones en un juego, y poco después daría lo que podría considerarse uno de los batazos mas largos de todos los tiempos: ¡un jonrón que se estimó en 600 pies de distancia!

Esos cuatro jonrones de la temporada del 37 fueron el récord para la pelota venezolana antes del profesional, récord después igualado mas no superado.

En 1940 Vidal López llega a Puerto Rico, donde juega con los Criollos de Caguas. Pese a llegar con retardo, terminó sobre los .300 puntos y conectó una decena de cuadrangulares. Vidal recuerda haber enfrentado al gran Satchel Paige, lanzador de curvas inmensas y de bola rápida asombrosa, sin embargo Vidal salió bien librado, al batearle de manera sobresaliente las veces que le enfrentó.


Joseíto Rodríguez quién se encontraba cumpliendo una gira con una selección de estrellas cubanas, quedó impresionado por la forma de jugar del criollo y le firmó un contrato junto a Carlos Terremoto Ascanio para defender los colores del Cienfuegos. Ascanio y Vidal se desempeñaron en plan grande. Vidal pitcheaba y su record ascendía paulatinamente. Toda la temporada su nombre apareció arriba en las estadísticas de pitcheo. Al final de la temporada su nombre aparecía como uno de los mejores paleadores con promedio de .290. Despachó 8 cuadrangulares y se anotó 10 victorias por 11 de Martín Dihigo. Fue declarado el más sobresaliente jugador extranjero que actuó en ese año.



Al regresar a Venezuela en 1940, firmó con el Magallanes de primera división. Todos querían ver los progresos obtenidos en los países vecinos. No los defraudó. Alternó como siempre en los jardines y en la caja de pitcheo. Su bateo fue astronómico pues una vez más sobrepasó los .300 puntos. Al finalizar la campaña tenía contrato en Puerto Rico con Santurce. Su desempeño al lado de peloteros de la talla de Joshua Gibson, Talua Dandridge, Monte Irvin, Johnny Mize, Buck Leonard, Perucho Cepeda (padre de Peruchín), Terry McDuffie, Davenport y otros, fue nota resaltante de la temporada borícua.


Bateó nuevamente sobre 300 con 14 bambinazos. Hizo batería con Joshua Gibson, de él guardó Vidal los más cálidos elogios. En una ocasión marcaron un record difícil de batir en el béisbol de la isla. En partido que perdieron con score de 20 por 19, Talua Dandridge, Gibson y Vidal batearon 8 jonrones. El nuestro y Gibson batearon 3 cada uno, el resto fue de Dandridge.



Su actuación fue catalogada de sensacional y pese a la calidad de importados que minaron ese béisbol, Vidal fue considerado entre los más destacados y de los 3 más útiles, hay que recordar que en aquella época la pelota boricua era de las mejores del planeta ¡Orgullo de Venezuela y del Magallanes!

Vidal en el esplendor de su carrera, en la foto, viste el uniforme del Monterrey




En el 43, Vidal empezó a vivir su mejor época en el béisbol. Su rol de estelar en México lo convirtió en uno de los mejores peloteros que haya jugado en tierra azteca. Fue contratado para jugar con el Monterrey bajo indicación de Lázaro Salazar, conocido como el “príncipe de Belén”, quien también fue su manager en Venezuela, el flamante manager tricampeón del Magallanes. Jugó durante cuatro temporadas en las cuales dejó records imbatibles. Se convirtió en ídolo de los fanáticos mexicanos, en tiempos cuando Jose Pasquel hacía de la pelota en ese país, la concentración más grande de estrellas del Caribe. Figuras cubanas, borícuas y norteamericanas desfilaron por los diamantes de México.


En su primera presentación ante el exigente público mexicano, con los Industriales de Monterrey, bateó para .360 con 16 jonrones y logrando nada menos que 17 victorias desde el montículo. Además ganó el título de mejor lanzador por efectividad, segundo mejor jonronero y tercero entre los bateadores del certamen. Con esta demostración se convirtió en un seguro competidor para la próxima temporada. En su segundo año repitió su campaña anterior. Ganó 15 juegos y bateó sobre los .300, además de largar 19 cuadrangulares. Figuró entre los tres mejores lanzadores, detrás de Agapito Mayor que ganó 20 y Martín Dihigo con 16. Empató con Salvador Hernández en el liderato de cuadrangulares. Todas sus actuaciones en Mexico fueron con Monterrey.

Sus restantes campañas en Venezuela fueron a fuerza de palo limpio. Los Navegantes del Magallanes tuvieron en su alineación a peloteros de la talla de: Jim Pendleton, Mc Duffie, “Gaucho” Davis, H. McHenry, Walter Fialla, Monteiro, Luis “Camaleón” García, Joe Black, Lloyd Davenport, Pete Coscarat, Clem Labine, Melvin Himes, Quincey Trouppe y el mismo Lázaro Salazar, quién compartía las posiciones de pitcher, primera base y outfielder, sin embargo, la estrella de toda su carrera como equipo, la constituyó el “Muchachote” de Barlovento, Vidal López.

Vidal López fue el pitcher ganador del primer encuentro Caracas-Magallanes, que termino con blanqueo turco sobre el Caracas, de 4 carreras por 0. Irónicamente, luego Vidal lanzaría para el Caracas y blanquearía al Magallanes 3 carreras por 0 en el primer encuentro oficial entre ambas divisas.


Lázaro Salazar y Vidal López




En total, en la pelota profesional, Vidal López jugó diez campañas, todas con Magallanes, desde 1946 hasta la 54-55. Fue pieza fundamental de cuatro coronas magallaneras, junto a Ramon Monzant, Chucho Ramos y Camaleón García. En diez temporadas, 310 juegos y 905 turnos al bate, Vidal bateó para .308, con 33 jonrones y 215 impulsadas. Nos preguntamos cuanto habría hecho si el profesional se hubiese instaurado cuando el tenia 18 años y estaba en plenitud de condiciones. Si Robert Pérez, líder absoluto de jonrones de todos los tiempos en la LVBP, ha conectado 122 jonrones en 4697 turnos al bate, con un promedio de un jonrón cada 38,5 turnos, Vidal López en 905 turnos al bate, dio 33 jonrones para un promedio de un jonrón cada 27,4 turnos al bate, entonces si aplicamos el promedio de Vidal Lopez a un aproximado de 4000 turnos al bate, lo cual sería el aproximado de 20 temporadas completas en el béisbol moderno, tendríamos que Vidal hubiese conectado casi 150 jonrones. Sin duda alguna, el gran slugger venezolano de todos los tiempos.

Vidal Lopez, uno de los peloteros venezolanos
mas grandes de todos los tiempos.


Juan Vene afirma: “Si Vidal López hubiese jugado en Grandes Ligas, estaría en el salón de la fama”.

Vidal López, único dueño del leftfield en la historia del Magallanes. Para terminar el fragmento sobre él, terminaré con una frase de Luis Romero Petit, uno de los héroes del 41 y figura de la antesala del Caracas: “Vidal fue nuestro mejor pelotero”


Centerfielder: Osvaldo “El Gago” Olivares

Endy Chávez se perfila como uno de los dueños absolutos de esta posición en el futuro. Melvin Mora aportó mucho al equipo, fue un grandeliga estandarte de la divisa en su tiempo y pieza fundamental de tres coronas para la nave. Pero por su enorme aporte a la liga y por sus destacadas actuaciones con la nave, creo que esta posición la merece Osvaldo Olivares, a pesar de que solo 11 de sus 20 campañas en la liga fueron con Magallanes, contrario a Mora: sus diez campañas fueron con los turcos.

Olivares fue pieza importante en  las coronas de las campañas 76-77 y de la histórica remontada de la 78-79, también de la Serie del Caribe de ese año, lo que le valió robarse la segunda en una canción de la Billo’s

Oswaldo Olivares


Olivares al igual que Chucho Ramos, “Camaleón” García y Vidal López, esta en el Salón de la Fama del Béisbol Venezolano, su reseña dice:
“Otro de los grandes bateadores zurdos que ha dado la pelota venezolana, construyó con su habilidad para repartir líneas por todos los rincones del terreno de juego y su velocidad en las almohadillas, una brillante carrera de 20 años en la L.V.B.P. con los equipos Navegantes del Magallanes (1973-74 a 1980-81, y 1989-90 a 1991-92), Tigres de Aragua (1981-82 a 1988-89) y Petroleros de Cabimas (1992-93). Ocupa el octavo lugar de todos los tiempos entre los hiteadores del circuito con 974 imparables, a la vez que comparte con Teolindo Acosta el liderato en triples con 57. Además,  es el número uno en boletos recibidos con 471, quinto en carreras anotadas con 514 y en juegos (981), sexto en bases robadas (113) y octavo en veces al bate (3.371). Su paso por el circuito criollo le llevó a mostrar en su vitrina personal un robusto average vitalicio de .289 y una corona de bateo obtenida en la campaña 1984-85, cuando ligó para .352 con la franela tigrera. También capturó un título como mejor bateador en la pelota azteca en 1985 al dejar promedio de .397 con los clubes Aguascalientes y Campeche, en medio de lo que resultó una exitosa pasantía por tierras mexicanas, donde también fue estrella con los uniformes de los Diablos Rojos de Ciudad de México, Ciudad Juárez, Córdova, Yucatán, Saltillo, León, Tabasco y Tigres de Ciudad de México, entre 1981 y 1988.”


Olivares en México dejó un asombroso average vitalicio de .345, con 1061 hits, 72 triples y 154 bases robadas. En la nave turca, de por vida, Olivares es segundo en anotadas con 300, tercero en hits con 581 y primer en triples y estafadas con 35 y 67 respectivamente. Fue Novato del Año en la 75-76. En la temporada siguiente, campaña de corona del Magallanes, Olivares dejó average de .342 en apenas 20 juegos con la nave, y tuvo actuación destacada en la semifinal.

Sus incomodos "machucones" y un pique raudo entre las almohadillas, asi como su capacidad para regar batazos por todo el terreno de juego, "El Gago" fue sin ninguna duda uno de los pilares para conducir a aquel Magallanes Campeón del Caribe en 1979. Como segundo bateador del lineup de Willie Horton, Oswaldo y su predecesor al bate Rodney Scott, encendian la situación para esperar que la fuerza de Horton, Page y Dave Coleman, hicieran el resto del trabajo en aquella demoledora ofensiva Navegante. 

Olivares es considerado uno de los mejores bateadores zurdos
de todos los tiempos en la pelota venezolana


En esa temporada el zurdo fué máximo anotador (48) y hiteador (82) de la Liga, al tiempo que alcanzaba un sólido promedio de .309 con 14 estafadas y apareciendo en 68 de los 70 juegos del club. Cada uno de sus batazos, bases robadas o sus corridas a la goma fueron vitales en aquella temporada, pero nada como sus dos mortíferos disparos desde el jardín derecho en el quinto juego de la Serie del Caribe, con los que reventó en el plato a sendos corredores Dominicanos; dejando la mesa servida para que la nave conquistara el Caribe al día siguiente.

Su rendimiento se mantendría con el equipo, pero una mala temporada en la 80-81 y serias diferencias con la directiva del equipo de entonces, hicieron que Olivares abandonara el barco rumbo hacia Maracay y sus Tigres, con quienes estaría por ocho temporadas, antes de regresar con el uniforme marino para el inicio de la 89-90. Finalmente; a sólo 49 imparables para ingresar al selecto club de los 1000 hits, Oswaldo es transferido a los Petroleros de Cabimas, en lo que a la postre sería su despedida de la pelota local.

A pesar de sus excelentes condiciones y actuaciones en Venezuela, Olivares nunca pudo vestir un uniforme de Grandes Ligas, pero siempre será identificado por la afición como una de las mayores figuras criollas del Magallanes de todos los tiempos.

Por su aporte a la nave, y por lo que representó para la Liga, Oswaldo Olivares es mi selección para el centerfield en el equipo Magallanes de Todos los Tiempos.

Oswaldo Olivares robandose segunda en la cancion de Billo's: 




Rightfielder: Richard Hidalgo, número: 46

Richard Hidalgo es el jonronero número uno del equipo Magallanes (sin incluir la historia de Orientes y Orientales) y en su momento fue un grandeliga estandarte no solo del Magallanes, sino de la Liga, durante su estadía con los Houston Astros, principalmente.

Richard Hidalgo significa poder dentro del Magallanes


Hidalgo fue pieza del Magallanes de los noventa y tuvo rol de novato en la 93-94, donde jugó unos cuantos juegos, antes de ser un jugador de primer plano en las coronas de la 95-96 y la del 96-97, en la cual destacó enormemente al ganar el Mas Valioso de la final, en la cual bateó de 20-12 para un astronómico average de .600, además de impulsar 6 carreras y batear un jonrón.

Hidalgo jugó constantemente con la nave, aun después de su llegada a Grandes Ligas, la cual ocurrió el primero de septiembre de 1997 con los Astros de Houston. Hidalgo se ausentó de los campos venezolanos en la temporada 2000-01 y no es loco pensar que si Hidalgo hubiese estado con el equipo a lo mejor hubiésemos ganado esa corona. La razón de la ausencia de Hidalgo en esa campaña fue mas que justificada luego de su campaña de ensueño con los Astros en el año 2000, tras dejar promedio de .314 con 44 jonrones y 122 impulsadas, teniendo una de las mejores campañas de pelotero alguno en las mayores, lo cual le valió un lugar como símbolo de adoracion de los fanáticos Magallaneros.

Hidalgo brilló con los Astros


Luego la carrera de Hidalgo comenzó a bajar hasta ser cambiado en 2004 a los Mets de Nueva York y en 2005 con Texas, su última campaña en las mayores. La carrera de Hidalgo, lamentablemente fue afectada por las lesiones, que lo aquejaron tanto en las mayores como en Venezuela.

Luego de su ausencia en la 2000-01 Hidalgo regresó a la nave en la 2001-2002 temporada en la que jugó solo 17 partidos y no volvió a jugar en Venezuela sino hasta la 2005-2006, desde entonces jugó ininterrumpidamente hasta el día de su retiro el 30 de octubre del año pasado, en un juego Caracas-Magallanes. Esa campaña se mantuvo con el equipo viajando y apoyando a los jugadores, y desde esta temporada es técnico del equipo como asistente del coach de bateo y lo ha hecho muy bien, tanto es así que no nos sorprendería verlo como coach de bateo en el futuro próximo. Acerca de su trabajo como técnico Richard nos dice:

"En mi caso me he sentido cómodo. Siempre insisto en la necesidad de mejorar cada día. Les dejo saber lo bueno que son. Nadie está en el terreno por casualidad. Esas son las ideas básicas para que puedan ser fuertes mentalmente. Eso es lo que te ayuda a tener confianza y a ser productivo. Pero también hay que darle la bienvenida a lo malo. Porque una vez que identificas dónde está la falla, en qué te estás equivocando, tratas de regresar a los turnos buenos que has tenido en los días anteriores. Debes guardar esa imagen en la cabeza. Hay que evitar salir de la rutina y ahogarte turno tras turno, día tras día. Es algo muy desagradable.
Pasé por eso y sé qué se siente. Por eso ataco esas fallas temprano y sé cuándo es el momento exacto en el que debo hablar como técnico. Siempre con mucho respeto"

Cuando Eliécer Alfonzo se convirtió en el segundo sluggers de la LVBP con al menos 100 jonrones, agradeció a Hidalgo estar "encima" en cada turno y por su dedicación en las prácticas. Carlos Maldonado, que aparece entre los mejores bateadores de la 2012-2013, agradeció los consejos del mirandino cuando fue electo jugador de la semana. Erold Andrus, que emergió de la banca para quitarle la titularidad a Brandon Boggs, aseguró que buena parte de su éxito se debe al interés que ha puesto Hidalgo en ayudarlo.


"Por alguna razón tengo la facilidad de transmitir mis conocimientos. Hay momentos en que debes dejar que se relajen. Si fallan, debes esperar que piensen en lo que hicieron. Si es un momento de frustración no hay que acercarse. Tal vez un inning después o al siguiente día".


Sin duda, Richard Hidalgo luce como una promesa brillante en el futuro como técnico, quizás llegue a ser tan bueno como lo fue como jugador.

Como pelotero de la nave en 16 temporadas tomo 1640 turnos al bate, bateó 411 hits, con 56 jonrones (tope para el equipo Magallanes) y 218 impulsadas. En postemporada fue un peloterazo, es dueño de las marcas del equipo en postemporadas para jonrones con 17 e impulsadas con 60.

Richard Hidalgo, emblema del Magallanes


Pero Hidalgo no era todo bateo, a la defensiva se le reconoció el poseer un gran brazo para realizar asistencias. Hidalgo defendió primordialmente el rightfield en el Magallanes, por sus números dejados, por ser un estandarte en las victorias (el equipo siempre fue exitoso con él en su plenitud de condiciones) y por su gran profesionalismo, Richard Hidalgo es el rightfielder de todos los tiempos del Magallanes.

Hidalgo tambien era poseedor de un gran brazo en los jardines


Mención honorífica en los jardines: Melvin Mora.

Candidatos al futuro: Endy Chávez, Ezequiel Carrera, Erold Andrus.

Richard Hidalgo fue más valioso de la final 96-97


Richard Hidalgo rindio un mundo con Magallanes:





Bateador designado: Edgardo Alfonzo, número 9

Aunque no soy un defensor del bateador designado, es mas, si tuviera la autoridad lo eliminaría del béisbol, tuve que agregar esta posición en mi line up magallanero de todos los tiempos, para poder incluir al Capitán Edgardo Alfonzo, ya que siendo honestos, Luis “Camaleón” García fue mejor que el en la tercera.

Edgardo Alfonzo no podía quedar por fuera


Pero no podía dejar por fuera a quien fue el primer ídolo de mi infancia, el primer pelotero que admiré con absoluta devoción, recipiente de mi admiración y en quien depositaba las esperanzas de que pudiera llevar al equipo a la clasificación y al campeonato, nuestro gran capitán, uno de los mejores bateadores de todos los tiempos en la pelota venezolana: Edgardo Alfonzo.

Edgardo es y será siempre nuestro gran capitán


Hace unas dos semanas atrás, Edgardo puso fin a una brillante carrera como profesional del béisbol. Sentía que el cuerpo no le daba mas. Por cosas de la vida, por circunstancias que afectan el béisbol, Edgardo se retiró como lo hicieron muchas grandes figuras del Magallanes: con el uniforme de otro equipo, lo hizo “Camaleón”, lo hizo Olivares, Espinoza, Díaz, el “Almirante”, y Edgardo también.

Edgardo Alfonzo es uno de los jugadores más inteligentes que he visto. Su compañero de equipo Richard Hidalgo, dijo:
“Siempre tuvo control de todo el campo. Fue un líder que se preocupaba por todos”

Alfonzo estuvo 17 temporadas en la Liga Venezolana, 15 de ellos con sus Navegantes del Magallanes, con los cuales estuvo en 6 finales, ganando 3 de ellas y capitaneando la nave, siempre a puerto seguro. Su hermano mayor, Edgar fue segunda base de los Leones del Caracas y trató de buscarle cupo a Edgardo en el equipo, pero ellos no apostaron nada por él, el destino quería que Edgardo mejorara la raza de los Alfonzo, fue por eso que llegó al Magallanes y lo hizo con creces.

Edgardo fue un caballero dentro y fuera del terreno, nunca protestó airadamente ninguna decisión, de hecho nunca fue expulsado de ningún campo de juego por ningún umpire.

Con el Magallanes, a lo largo de quince temporadas, Edgardo jugó 444 juegos, tomo 1693 turnos al bate, 468 hits, 80 dobles, 23 jonrones y 214 impulsadas, dejando promedio de .296, también ayudó al equipo a obtener los títulos de la 93-94, 95-96 y 96-97. En la primera de esas finales solo jugó un juego sin tomar turnos al bate, salio como corredor emergente. En la final contra Lara si tuvo una actuación destacada, compitiendo por el Mas Valioso de esa final, tras batear para .367 con 9 impulsadas, y en la 96-97 contra Caracas, bateó apenas .105 con dos incogibles, pero hay que recordar que en la temporada regular fue baluarte en el tercer puesto ofensivo de la nave, defendiendo la tercera base, esa campaña fue la mejor de Edgardo en Venezuela, al tomar 156 turnos al bate y dejar promedio de .342 con 23 impulsadas y la marca de la casa: 10 dobles.

Edgardo tambien brilló en Grandes Liga, principalmente con los Mets


Alfonzo hizo carrera en las Grandes Ligas, donde fue un destacado tercera base con los Mets de Nueva York, antes de ser movido a segunda tras la llegada de Robin Ventura a los metropolitanos. Luego de los Mets, Edgardo disfruto de una pasantía de tres años con los Gigantes de San Francisco, donde hizo dupla alrededor de segunda con Omar Vizquel.

Aunque Alfonzo nunca fue reconocido como una superestrella con el guante, era una muy buen jugador a la defensiva, donde lo pusieran: en tercera, segunda o primera. Como bateador, Alfonzo no fue un bateador de poder, mas si era un buen chocador de bola, quien producía cuando debía producir, casi siempre con su innata y perfecta habilidad para batear hacia la banda contrario, algo que parecía tan natural en el, como lo es para nosotros caminar o hablar. Sin duda, la única debilidad en el béisbol de Edgardo fue la velocidad, aun así, fue usado como corredor emergente al inicio de su carrera, lo que pasó fue que el tiempo, las lesiones y el peso ganado, lo convirtieron en un jugador lento.

Varias veces Edgardo parecía retirado, acabado del béisbol, pero siempre, a base de esfuerzo, constancia y profesionalismo, Edgardo resurgía, como por ejemplo en la 2006-2007 luego de un anémico promedio de .220 con apenas 12 impulsadas y 1 solo doble, a la campaña siguiente Edgardo trabajó duro y logró dejar números impresionantes: promedio de .335, con 32 impulsadas, 14 dobles y 5 jonrones, y aunque no pudo meter al Magallanes en el round robin, fue seleccionado por Aragua en la ronda de sustituciones, a quienes ayudó a ganar el título en aquella campaña. En total Edgardo ganó cinco coronas del béisbol venezolano: tres con Magallanes, dos con Aragua.

Edgardo, nuestro eterno numero 9


En postemporada, Alfonzo ocupa el segundo puesto en juegos jugados con la nave, detrás de Melvin Mora, con 138, segundo en hits, detrás nuevamente de Mora con 148, primero en dobles con 29, primero en impulsadas con 81 y tercero en jonrones con 10.

Lamentablemente, debido al trabajo, no pude ver como Alfonzo se retiró del béisbol venezolano. Los jugadores del equipo, el día de su retiro, le regalaron una réplica de su camisa a rayas número 9 firmada por los integrantes del equipo. Ahora Alfonzo se irá “al monte” según sus palabras, a pasar mas tiempo con su familia, pero de seguro el gusanito del béisbol lo volverá a picar. Hoy predigo, o mas bien, expreso mi deseo, mi anhelo, de que Edgardo Alfonzo volverá al Magallanes, como mánager, porque talento e inteligencia para tal cargo los tiene, así como un envidiable don de liderazgo y el don de gente que lo convirtió en caballero.

Alfonzo el día de su retiro


Edgardo Alfonzo, nuestro inolvidable número 9 y mi bateador designado para el equipo Magallanes de todos los tiempos. 

Retiro de Edgardo Alfonzo: 


Edgardo con la nave:


Con esto doy punto final a mi line up, y esperen mi rotación abridora.

Hasta la próxima

Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 

 Por Alex Ulacio


 Agradecimientos especiales: 

Quisiera agradecer a las siguientes paginas web, las cuales fueron buena fuente para este trabajo:

El Blog "Magallaneando" de Alfonso Luis Tusa Campos y Néstor Chávez

El Blog "Hablemos de Béisbol y otros temas" de Braulio Arteaga Zambrano

Purapelota.com maravillosa página que recopila las estadísticas del béisbol venezolano

Publicidad

Ayúdanos a crecer!

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets