Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

viernes, 9 de noviembre de 2012

Camino al Clásico 9: Filipinas, crónica de una gloria perdida


Así como hice en septiembre pequeñas reseñas de la historia del deporte más hermoso del mundo en cada una de las 8 naciones que participaron en las eliminatorias al Clásico Mundial de septiembre, haré lo mismo con las participantes en este noviembre. Taiwán, Tailandia, Nueva Zelanda y Filipinas, jugaran las eliminatorias en Asia, mientras que en América, dicho papel lo realizarán las selecciones de Brasil, Colombia, Panamá y Nicaragua. El primer país que conoceremos serán las Filipinas.




Las Filipinas son un archipiélago de más de 7000 islas ubicadas en el Océano Pacífico que fue originalmente colonizada por los españoles, pero pasó al dominio Estadounidense como consecuencia de la Guerra España-Estados Unidos, ocurrida en la frontera entre los siglos 19 y 20. La historia del béisbol en las Filipinas, es el relato de un gigante caído en desgracia y que permanece dormido en un país sumido en la corrupción y la pobreza.
El deporte fue traído a Filipinas en el año 1898. En medio de la Guerra entre los Estados Unidos y las tropas españolas. Antes de eso, el presidente de los Estados Unidos, William Howard Taff, tuvo la responsabilidad de motivar la expansión del juego en las islas. Taft es citado por decir:

“No luzco como un left-fielder, pero cuando fui a las Filipinas, pero cuando fui a las Filipinas, me pregunté a mi mismo: ¿Qué deberíamos hacer para darle a los nativos filipinos algo en lo que se ocupen y que les permita elevarse personalmente? Fue entonces cuando introdujimos el béisbol”


La guerra entre los Estados Unidos y España fue un conflicto bélico ganado por los norteamericanos y que tuvo como consecuencia la pérdida por parte de España, de sus colonias en Cuba, Puerto Rico y la Filipinas. El fin de la guerra en el archipiélago ocurrió con la batalla de Manila, ocurrida entre el 25 de julio y 13 de agosto de 1898, resultando en derrota española, quienes cedieron el control de la Filipinas a los Estados Unidos.

Equipo estadounidense en las Filipinas. A los Estadounidenses se les debe
el haber introducido el deporte en este país


Para celebrar la victoria sobre los españoles, las tropas acantonadas allí decidieron jugar béisbol, lo cual fue el comienzo de una gran historia de amor entre el béisbol y los filipinos, la cual, a diferencia de sus otros vecinos asiáticos, duró muy poco.

El primer juego enfrento a las escuadras de la Betería de Artillería “Astor” y uno de los regimientos de infantería del ejército norteamericano. La fuente consultada, un artículo del New York Times, con fecha de 10 de febrero de 1916, no informa de los detalles del juego, ni quienes participaron, solo nos dicen que el béisbol fue introducido en este país en septiembre de 1898, y que entre ese año y 1902 se formaron cientos de equipos a lo largo del país, comenzando la primera fiebre filipina por un deporte.

Otra fuente consultada, en este caso el libro “Taking in a game, history of baseball in Asia” escrito por Joseph Reaves, nos comenta que el primer juego de béisbol realizado en suelo filipino ocurrió en mayo de ese año, entre Marineros y Marines que estaban bajo el mando del Comodoro George Dewey, una semana después de la batalla naval de Manila. Sea cual sea la fuente certera y precisa, estamos seguros que el béisbol se jugó por primera vez en Filipinas en 1898.

El pasatiempo americano se convirtió en poco tiempo en el pasatiempo filipino.



Era Dorada del béisbol filipino

El béisbol rápidamente se expandió a lo largo de todo el archipiélago durante la primera década del siglo 20. Las escuelas secundarias y preparatorias formaron sus propios equipos y organizaron competiciones a todos los niveles: locales, regionales y nacionales, estas últimas ampliamente dominadas por las escuadras de la provincia de Cebú, el dominio era tal, que en 1911 la Escuela que representaba dicha provincia perdió el torneo escolar de béisbol de Filipinas, ante la Escuela de Comercio de Manila, y un periódico cubrió la noticia con cierto asombro: “¡Es primera vez que Cebú pierde un juego!”.

En apenas diez años el nivel de béisbol jugado en las Filipinas era superior al que se jugaba en Japón, en parte debido a que los norteamericanos guiaban la expansión del béisbol a lo largo del territorio y de instruir a los nativos en la práctica del mismo.

En la primera década del siglo XX, el béisbol en las Filipinas era el de
mayor nivel en toda Asia



Para ese entonces las Filipinas eran la meca beisbolera del pacífico asiático. El equipo de la Universidad de Chicago, se embarcó en un tour por las Filipinas en 1909 debido a la popularidad del juego en aquel país. El béisbol era sin duda un espectáculo de masas, era el evento deportivo más seguido, tanto así, que uno de los periódicos mas importantes de las Filipinas, invertía una gran cantidad de páginas, dedicadas a cubrir el béisbol de las escuelas preparatorias y secundarias


Reyes de Asia

Así como en nuestro continente tenemos a los juegos panamericanos, en Asia tienen sus Juegos del Asia, que tuvo como precursor un evento denominado: “Juegos del Lejano Oriente” el cual se realizo desde 1913 hasta 1934 y fue idea del Presidente de la Asociación de Deportes de Filipinas, la idea tuvo una buena acogida y en la misma participaron las naciones de China, Japón, la entonces colonia británica Hong Kong, Tailandia y Filipinas, compitiendo en once deportes, teniendo como sede la ciudad de Manila, capital de Filipinas. El deporte que trajo más espectadores fue el béisbol, pues era el que despertaba pasiones en ese entonces. Las Filipinas ganaron ocho de los diez primeros deportes y cuando llegó la hora de decidir el campeón del béisbol, los filipinos vieron con dolor como su equipo nacional perdía ante Japón, país que fue representado por la Universidad de Meiji.

Como muestra del dominio claro de las Filipinas en el béisbol asiático en la primera mitad del siglo, lo constituye el hecho de que ganaron seis de ocho campeonatos disputados, perdiendo solamente ese de 1913 y el de 1917, ambos ante Japón.

Filipinas era el centro del béisbol en Asia, y como muestra de ello, en 1913 visitó el país el primer tour de Grandes Ligas, con el objetivo de realizar partidos de exhibición. En aquella primera incursión, participó el entonces manager de los Gigantes de New York: John McGraw, acompañado de futuros miembros del Salón de la Fama, tales como Tris Speaker, Sam Crawford, Urban Faber y el umpire Bill Kleim, también resaltan en el tour, el medallista olímpico (a quien luego se le despojó de sus medallas porque se descubrió que era beisbolista profesional) Jim Thorpe y el futuro “media negra” Buck Weaver. La visita de los bigleaguers conmocionó al país entero y abarcaron los titulares de los periódicos, y más alegría causó entre los filipinos el anuncio de la formación de un equipo filipino “todos estrellas” que viajaría a los Estados Unidos a realizar varios juegos de exhibición. Para la primera mitad del siglo 20, las principales potencias del béisbol eran Estados Unidos, Cuba y las Filipinas.

Imagenes de un juego realizado en Manila


El nombre oficial de aquel “todos estrellas” era el Manila Baseball Club, pero eran llamados los “Brownies” por la prensa, no sé por qué. Los Jerseys del equipo, simplemente decían “Filipinos”. Antes de ir a los Estados Unidos, los Brownies realizaron juegos en Hawaii y Japón, luego en Estados Unidos, realizaron encuentros contra equipos locales e industriales, dejando marca de 16-38, en un lapso de tres meses. De acuerdo al Philippines Free Press, “los filipinos son grandes fildeadores y corren bien las bases, pero no batean” El organizador de este equipo, fue Alejandro Albert, a quien se le conoce como “el Padre del béisbol en las Filipinas”



Continua la rivalidad con Japón y Babe Ruth visita Filipinas


En 1923 los Juegos del Lejano Oriente se realizaron en Osaka, Japón y las Filipinas nuevamente consiguieron el título en béisbol, sin embargo dicho deporte comenzaba su decadencia en el país. Las razones, se creen, fueron un sentimiento anti-americano por parte de los filipinos y la reluctancia a aceptar el sistema de vida de los estadounidenses, y al béisbol como parte del mismo. El Sporting News, incluso alegó que los Estados Unidos deberían retirar sus autoridades coloniales en Filipinas, porque aquel que no era capaz de amar al béisbol, no merecía vivir bajo las barras y las estrellas, esto último fue más parodia que una aseveración seria. Al mismo tiempo la noticia fue prematura y exagerada, el béisbol seguía siendo el deporte principal de las islas.

Durante la primera mitad del siglo XX el béisbol era tan importante en Filipinas
que se consideraba parte de su identidad nacional


La rivalidad contra Japón seguía siendo constante, emocionante y sana. Años mas tarde, en 1930, el mismo Sporting News, publicó un artículo, con fecha de 15 de mayo, en el que trataba del béisbol en Asia, y hacía notar en el mismo que el Campeonato Inter-escolar de Japón traía más gente a los Estadios que la misma Serie Mundial y que el “Juego Nacional” se desarrollaba espléndidamente en las islas Filipinas. La nota también resaltó lo aguerrida de la rivalidad filipino-japonesa, los japoneses afirmaban que ellos “no podían darse el lujo de perder ante los filipinos” y que estos últimos afirmaban que “eran mejores beisbolistas que sus vecinos del norte”.

Filipinas y Japon protagonizaban el derby beisbolero en Asia


Un muchacho filipino fue entrevistado en el mismo reportaje y a la pregunta de ¿Qué prefería él, si la independencia de las Filipinas eliminando el béisbol o la continuación del dominio norteamericano y la permanencia del béisbol? El muchacho respondió: “Es mejor dejar las cosas como están, porque por nada del mundo, dejaré de jugar béisbol”

Durante los 20 y 30 del siglo XX estrellas de las Grandes Ligas continuaron visitando las Filipinas, por ejemplo: en 1922 visitaron las Filipinas los futuros miembros del Salón de la Fama: Casey Stangel y Waite Hoyt.

De todas esas visitas efectuadas por los Grandes Ligas, la más recordada es sin duda la de 1934, cuando asistieron Jimmie Foxx, Charlie Gehringer, Lou Gehrig y Babe Ruth. Además, ese mismo año, las Filipinas organizaban los Juegos del Lejano Oriente y se fundaba el estadio Rizal Memorial, un parque de béisbol el cual era considerado uno de los más modernos del mundo, cuando abrió en 1934. Este equipo jugó tres juegos en un lapso de dos días, frente a 20000 aficionados. Lou Gehrig conectó el primer jonrón en ese parque y Babe Ruth el segundo.

Babe Ruth y Lou Gehrig, cuando viajaron a Filipinas 


El Rizal Memorial Stadium de la ciudad de Manila, es el único rastro de la antigua fiebre filipina por el béisbol. Al momento de su inauguración, era de los más modernos del mundo y hasta el día de hoy sigue siendo el templo del béisbol en Filipinas. La actual Liga semiprofesional del país realiza sus juegos allí. El momento mas celebrado en la historia del parque es cuando Armando Oncinian ponchó a Babe Ruth. Se dice que los filipinos celebraron ese ponche como si hubiesen ganado un campeonato mundial.



El último momento de glorias en la historia del béisbol filipino, ocurrió a mediados de la década de los cincuenta, cuando los Yankees de Nueva York visitaron nuevamente el país, para enfrentar a un equipo “All Star Filipino”. En la siguiente foto verán aquella selección de todos estrellas.

Manuel Marikit, as de la rotacion filipina en el Campeonato Asiatico 1954


Esta misma selección representó a las Filipinas en la Serie Asiática La rotación filipina tenía tres aces: los zurdos Juanito Briones, Teodulo Viray y el derecho Manuel Mariquit. Este último se muestra en la foto.

Esta misma selección represento a las Filipinas en el primer Campeonato Asiático de Béisbol, y en el primer encuentro derrotó a la selección de Taiwán 2 por 0, luego enfrento a Corea y los derrotó 5 por 2 y finalmente supero a Japon 8 carreras por 1, para coronarse campeón de Asia. Esta fue la última gloria del béisbol filipino.

Luego de eso se fundo la Manila Bay Baseball League, una liga que siempre fue amateur y que durante un tiempo fue la máxima competición del béisbol filipino. La liga desapareció a principios de los 70.

Selección de las Filipinas, campeón de Asia 1954



¿Por qué se desvaneció la gloria Filipina?

Luego de los años 50, el béisbol en las Filipinas sufrió una debacle de la que nunca se levantó. La Liga terminó de funcionar, las escuelas secundarias, preparatorias y universidades, eliminaron el béisbol de sus programas educativos y la cobertura de los medios hacia el deporte desapareció por completo. El béisbol entonces solo dejó cenizas en Manila y Cebu, principalmente.

¿Qué pasó? ¿Por qué el béisbol, un deporte que alimentaba el corazón de los filipinos, cayó en semejante abandono? Varios factores se pueden mencionar, entre los cuales están:

Falta de instalaciones: en la época dorada del béisbol filipino, existían en Manila y en otras ciudades, muchos espacios abiertos en los que los niños podían practicar al béisbol, pero con el pasar del tiempo y con el crecimiento demográfico del país, no se tomó en consideración el deporte y los espacios se vieron reducidos y como lo vimos antes, el único estadio decente de hoy día en Filipinas, es el Rizal Memorial Stadium,  pero fue construido en los 30, por lo que para el día de hoy, es un parque sumamente incómodo.
Las escuelas públicas tenían los suficientes campos abiertos para tener el béisbol es su currículum y el problema se extendía a las escuelas privadas.

Durante la época de oro del béisbol en Filipinas, el Rizal Memorial Stadium
era la principal instalacion del béisbol 

Y luego de 70 años el Rizal Memorial Stadium sigue siendo la principal instalacion
del béisbol filipino, ¿Como evoluciona un deporte así?



Falta de una Liga 100% profesional: El eterno problema del béisbol mundial: si en un país no hay Liga Profesional, muy difícilmente los atletas de alto rendimiento se dedicarán al béisbol. En Filipinas nunca hubo una liga profesional, lo que hay ahora es una Liga semiprofesional, de muy bajo nivel pero bien organizada, a pesar de todo.  

Filemon Codinera, leyenda del béisbol de Filipinas, en una columna periodística de los años 80 afirmó que la Liga en la que el participaba, la Manila Bay Baseball League, era estrictamente amateur, los jugadores solo recibían subsidios, muchas compañías eran dueñas de los equipos y los jugadores eran al mismo tiempo trabajadores de las compañías y los juegos eran una forma de tener ingresos extras a su salario. Por el otro lado, otros equipos no eran propiedad de ninguna compañía y eran estrictamente equipos de béisbol, y los jugadores de estos no recibían ningún dinero por jugar, y ya que estos jugadores necesitaban ingresos, dejaban el equipo y se dedicaban a otra cosa.

las Filipinas tienen mucho éxito en categorias menores, pero sin una Liga Profesional
estos niños pronto se veran obligados a dedicarse a otra cosa.


Hubo, eso sí, un proyecto para profesionalizar la liga, pero los dueños se opusieron. La liga desapareció al poco tiempo.


Japón se hizo inalcanzable: Sin una liga profesional ni béisbol en las Universidades, el béisbol del país sufrió un declive en el nivel de sus peloteros, al mismo tiempo que perdían terreno en Asia. Los juegos del Lejano Oriente desaparecieron a causa de la guerra, y ya no habían muchas competiciones en las que los filipinos podían participar.
Mientras Japón aumentaba considerablemente el número de instalaciones de primera calidad, sus jugadores tenían un rendimiento fantástico y profesionalizaban su liga, los Filipinos no evolucionaron, el béisbol se fue contrayendo, sumado a la imparable expansión de baloncesto (un deporte más barato de practicar y con instalaciones más fáciles de construir), que si erigió una Liga Profesional, el béisbol desapareció de las Filipinas.

La televisión: El béisbol dejó de ser del interés de los Filipinos cuando apareció la televisión como un medio de comunicación y entretenimiento. La televisión filipina nunca cubrió partidos de béisbol, incluso en el mejor momento del béisbol en las Filipinas.
¿La razón? Nunca se sabe cuando el béisbol acabará. Así mismo, el béisbol no es un juego que se rige por un reloj y por lo tanto la televisión no podía planificar bien sus trasmisiones si no sabía cuando un juego iba a terminar. En definitiva el medio de la televisión en las Filipinas, no vio en el béisbol, el gran negocio que es en Estados Unidos, Japón y Venezuela y simplemente lo ignoró y nuevamente, se inclinó a favor del baloncesto, deporte que sí esta regido por un reloj.


Campeonato de 1992, fue un fraude.

En medio de la época oscura del béisbol filipino hubo un rayo de luz que trajo la esperanza al béisbol en la región, cuando en 1992 el equipo de Zamboanga City, de pequeñas ligas, ganó el Campeonato Nacional Filipino y también ganó en las elminatorias del lejano oriente, ganado su puesto en la ronda final del Torneo de las Pequeñas Ligas en Williamsport, Pennsylvania, el cual ganaron sobrados. Todos pensaban que era un buen indicio en el renacimiento del béisbol en este país.

Pero la alegría no les duró mucho a los filipinos. Poco después un periodista nativo revelo que el equipo de Zamboaga había utilizado jugadores que no cumplían con los requerimientos de edad para participar en el torneo y  por tal razón el título le fue despojado.

El equipo de las Filipinas que gano la Serie Mundial de Pequeñas Ligas en 1992
debio traer esperanza al béisbol filipino. Pero todo era un fraude


En aquel evento, Zamboanga derroto en la primera ronda a las representaciones de Alemania, Valleyfield y Quebec y vencieron a la República Dominicana y en la final ante Long Beach, los vencieron 15 por 4. De una vez,  los miembros del equipo fueron nombrados “Héroes de Filipinas” y el presidente filipino de ese entonces, Fidel Ramos, le regaló a las familias de cada niño miembro del equipo, un millón de pesos.

El coach del equipo de Long Beach comenzó a sospechar cuando notó que uno de los pitchers de Zamboanga no tenía apariencia infantil, sino más bien de un adolecente de 16 años. Unos días después, Al Mendoza, periodista del Inquisidor de Filipinas, comenzó a alegar sobre un posible fraude. Como consecuencia la directiva de las pequeñas ligas comenzó una investigación y se descubrió que ocho jugadores no pertenecían a la ciudad de Zamboanga y que otros no cumplían los requerimientos de edad. El periodista Al Mendoza fue visto como traidor a la patria, no por revelar el fraude, sino por aceptar las llaves de Long Beach.


Grandes jugadores

Poco se habla de las leyendas del béisbol filipino. Una de las más recordadas es Filemón Codiñera, quien fue el mejor jugador de las Filipinas en la época de la Manila Bay Baseball League. Lamentablemente de él no encontré fotos.

Al día de hoy ningún jugador nacido y criado en las Filipinas ha llegado a las Grandes Ligas, pero sí los ha habido aquellos cuyos padres fueron filipinos. El primero de ellos fue Bobby Balcena, que debutó con los Rojos en 1956 y solo jugo unos cuantos juegos en las mayores.
Bobby Chouniard fue el segundo de ascendencia filipina en llegar a Grandes Ligas, y es hasta ahora el único nacido allá en jugar en el Big Show. Aunque Bobby nacio en Filipinas, vivó toda su vida en los Estados Unidos.

Bobby Balcena


Geno Espinelli, quien llegó a Grandes Ligas en 2008, es enteramente filipino pero criado en Houston, Estados Unidos, de hecho jugo con el equipo olímpico de ese país en 2004. Y además jugará con las Filipinas en este clasificatorio.

Geno Espinelli


Josh Bartlet, otro con ascendencia filipina, también jugo en las grandes ligas con los Rays de Tampa Bay en la Serie Mundial 2008.


Benny Agbayani, mitad samoano-mitad filipino, es otro que llegó a Grandes Ligas, con los Mets de Nueva York, es uno de los deportistas mas populares en las Filipinas y uno de los más notables entre los descendientes de Filipinos en grandes ligas.

Benny Agbayani


El actual lanzador de los Yankees de Nueva York, el lanzador Clay Rapada, es tambien filipino-americano, su padre es de la Filipinas, y ya declinó la invitación de las Filipinas a jugar con ellos en las eliminatorias.

Clay Rapada


Pero sin duda alguna el más famoso de los jugadores con ascendencia filipina y quien podría jugar con ellos en las eliminatorias al Clásico Mundial, aunque ya será en otra ocasión, es Tim Lincecum, su madre es descendientes de filipinos, específicamente de una de las regiones mas beisboleras del país: Cebu.

Tim Lincecum


Estoy seguro, que pronto, en menos de diez años veremos al primer filipino, nacido y criado en las Filipinas, de padres ambos filipinos, llegar a las Grandes Ligas.


El béisbol hoy en Filipinas

Hoy el béisbol es un deporte oficialmente de categoría amateur en las Filipinas. El organismo rector es la Philippine Amateur Baseball Association. El deporte esta tomando un segundo aire en el país y cada día se incrementa más su práctica.

A nivel de béisbol menor, las Filipinas cuentan con un gran número de equipos y se realizan numerosos torneos. Es decir, en las Filipinas aun existen las bases para crear un béisbol de alto nivel, pero estos niños no pueden dedicarse exclusivamente al béisbol porque en algún momento necesitaran el sustento para vivir y si son deportistas de alto rendimiento terminaran jugando al baloncesto o al soccer. Una liga Profesional es lo que necesita el país.

Las Pequeñas Ligas tienen gran arraigo en Filipinas


La actual liga de las Filipinas es la Baseball Philipines, la cual es semiprofesional y que fue fundada en 2007 y corona dos campeones por año. El último ganador fueron los Delfines de Cebu, quienes vencieron en la final a los Tiburones de Manila.

Logo de la Baseball Philippines


La liga está compuesta por seis equipos: Delfines de Cebu, Tiburones de Manila, Tigres de Alabang, Toros de Batangas, Patriotas de Forward Tagnig y Uni-Bakers de Dugmanete. Manila y Cebu han ganado tres campeonatos y Batangas uno. La liga espera convertirse en una Liga Profesional en el mediano plazo.

El futuro del béisbol

¿Qué le espera en el futuro al béisbol en Filipinas? Mientras yo soy muy pesimista en cuanto al futuro del béisbol en países como Venezuela, Cuba, Puerto Rico y Japón, donde el béisbol ha mermado su popularidad y donde las ligas finalizan con saldo negativo, soy por el contrario muy creyente del potencial del béisbol en Europa, América Central, Argentina, Brasil y muy especialmente del sudeste asiático.

A comienzos de los ochenta, solo Japón era un destino atractivo al béisbol, pero desde entonces Corea y Taiwán crearon sus propias ligas, China levantó la prohibición hacia el béisbol e incrementó su nivel; hoy la Serie Asiática tiene mas éxito que la Serie del Caribe y ya juega con cinco países porque Australia se ha unido a la fiesta. Hace unos cuantos años hubo un proyecto para la creación de la Liga de Béisbol Profesional del Sudeste Asiático, liga que contaría con equipos de Australia, Vietnam, Malasia, Tailandia, Singapur y Japón, pero quedó en eso: en proyecto.

Pronto el béisbol en las Filipinas recuperará su lugar de honor.

Con la invitación de participar en las eliminatorias al Clásico Mundial a los países de Tailandia y Filipinas, no me cabe la menor duda de que ahora en adelante el gobierno de estos países le extenderá la mano al béisbol en este país. La liga filipina ya cuenta con patrocinadores, algo que no tuvo en los 70 y con la MLB expandiendo sus granjas en Europa, África y Asia no me cabe la menor duda que días mejores vendrán para el béisbol filipino.

El Clásico Mundial expandido sin duda alguna motivará a las federaciones a mejorar sus posiciones en el ranking para poderse ganar una invitación al torneo, Filipinas ya lo logró y buscará mantenerse. La serie Asiática por su parte tiene menos restricciones para admitir miembros, así que no es de extrañar que en unos diez años, las Filipinas recobren su lugar en el panorama beisbolístico de Asia.

El béisbol en las Filipinas es un volcán dormido que pronto hará erupción.

Hasta la próxima 

Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 

 Por Alex Ulacio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets