Google+ Badge

Pos. Liga Nacional

Con la tecnología de Blogger.

Siguenos

Bateo Americana

Bateo Nacional

Efectividad Americana

Efectividad Nacional

Jonrones Americana

Jonrones Nacional

Ponches Americana

Ponches Nacional

lunes, 16 de julio de 2012

Y Dios dijo: "Hágase el Béisbol"

Albert Spalding

La historia del béisbol es singular dentro del grupo de los deportes. Existe la opinión general de que el béisbol es un juego netamente americano, que no es un juego milenario como el futbol, cuando la realidad es que justamente ambos deportes comenzaron a practicarse en la antigüedad de forma rudimentaria primero, hasta que fueron reglamentados en el siglo XIX.

La creencia de que el béisbol tiene todas sus raíces históricas en el territorio de los Estados Unidos, fue un mito creado y propulsado por algunos sectores de este país, quienes declararon al béisbol “National Passtime” y por ello no podían soportar la idea de que el béisbol tuviera raíces europeas.



Albert Spalding, antiguo jugador de béisbol, expropietario de los Cachorros de Chicago y magnate de la confección de productos deportivos (la marca Spalding) dirigió a principios del siglo XX la llamada Comisión Mills, encargada de esclarecer el origen del juego y llegaron a la conclusión de que el General Abner Doubleday,  héroe de guerra, inventó el béisbol en 1839, aun cuando más tarde se descubrió que el General Doubleday nunca vio una pelota de béisbol en su vida.












Coronel Abner Doubleday
Sin embargo la mentira de Spalding ha sobrevivido por mucho tiempo, tanto así que en 1939 se fundó el Salón de la Fama, para conmemorar los cien años del  supuesto invento de Doubleday, en Cooperstwon, ciudad que Spalding eligió como “cuna” del béisbol. Y aun hoy día, muchas enciclopedias tienen al general Abner Doubleday, como “inventor” del béisbol.
El béisbol en realidad no tuvo inventor. Fue un juego que surgió como parte de la naturaleza humana, que necesita distraerse, disfrutar, crear competencia sana. Los factores que después convirtieron al béisbol en un juego de unos pocos, con poca expansión en el mundo, son cuestiones que no interesan por ahora. En el presente trabajo solo nos preocupa relatar el proceso de como un simple juego se transformó en el deporte-religión-amor que apasiona a millones de personas en el mundo entero.

Todo comenzó así:

Durante una tarde de verano de 1845, un grupo de jóvenes se dirigió a la ciudad de Nueva York, a realizar uno más de los numerosos “matches” de béisbol que realizaban en aquella época, en este caso se enfrentarían al equipo de los New York Baseball Club.

En aquella época, desde luego, no jugaban el béisbol como lo hacemos hoy día: era un juego sin reglas y su modo de jugar variaba con los recursos que los jugadores disponían. Por ejemplo, si había veintidós jugadores, los equipos se dividían en dos grupos de once, también decidían el número de carreras que debería anotar el equipo ganador, cuantas bases usarían y de cuantos outs serían cada uno de los innings.

Todo esto se decidía antes de cada partido, y las reuniones tomaban mucho tiempo, a veces igual o más que el mismo juego en sí, puesto que cada quien tenía sus preferencias a la hora de jugar. Las diferencias en las discusiones, aquel día de 1845, se tornaron llenas de desacuerdos y no llegaron a ningún punto, hasta que finalmente el sol se ocultó y ya no podrían jugar. 

Alexander Joy Cartwright

El juego que no se realizó hizo que por primera vez se hablara de crear un conjunto de reglas para evitar estas discusiones. El de la idea fue Alexander Joy Cartwright, un joven de veinticinco años, quien era arquitecto, empleado de bancos, bombero voluntario, tenía su propio negocio y era el mejor jugador del equipo. Daniel Lucius Adams, uno de los jugadores del equipo y un doctor famoso en la ciudad por atender a los pobres sin exigir paga, secundó la idea de Cartwright y además sugirió que el mismo Alexander escribiera las reglas, puesto que como era arquitecto, podía hacer dibujos del campo.

Para el mes de septiembre de ese mismo año el New York Baseball Club se desintegró pero la mayoría de los mismos integrantes, formaron el Knickerbockers Baseball Club, el 23 de septiembre y Daniel Adams fue elegido presidente.

Las primeras reglas ya estaban listas, y el equipo de los Knickerbockers realizó un juego de ensayo entre ellos el día 6 de octubre de 1845, para probar las reglas y hacer las correcciones pertinentes. Por situaciones del clima, solo asistieron catorce jugadores, por lo que jugaron siete contra siete y las veintiún carreras que se habían establecido como necesarias para ganar el juego se acortaron a once. Uno de los grupos era dirigido por Cartwright y el otro por Duncan Curry. El doctor Adamas no asistió al primer ensayo de las reglas. El juego terminó 11 a 8, a favor del equipo de Curry.

En el resto del mes de octubre realizaron un par de ensayos mas, para ir acomodando las reglas a las situaciones del juego, llenar las lagunas que se presentaran y suprimir lo que estaba mal. Para “hacer correcciones” dijo ingenuamente Cartwright.

En noviembre llegó la nieve y los Knickerbockers tuvieron que suspender las prácticas. En abril de 1846 las reanudaron, jugando los martes y viernes entre sí. Luego de 16 juegos, decidieron probar las reglas contra otros equipos, para tal fin, enviaron una copia de las reglas al equipo de los New York Nine, uno  de los mejores de la ciudad de los rascacielos (la cual, en aquellos tiempos, aun no tenía rascacielos). 


Knickerbockers Baseball Club

Y así, el 19 de junio de 1846, en el Elyssian Field, de Hoboken, New Jersey, se realizó el primer partido oficial de béisbol bajo las reglas. Alex Cartwright fue el árbitro de aquel partido, por supuesto ya que el conocía las reglas mejor que nadie. Los Knickerbockers perdieron el encuentro 23 a 1, y no esgrimieron la ausencia de Cartwright, su mejor jugador, como causa de la derrota. Al respecto, Daniel Adams, dijo: “Nosotros perdimos, simplemente, porque ellos jugaron como campeones”.
 
Aquel primer juego fue el inicio de lo que con el tiempo se convertiría en el pasatiempo predilecto, no solo de los norteamericanos, sino también de los dominicanos, cubanos, puertorriqueños, mexicanos, panameños, nicaragüenses, taiwaneses, coreanos, japoneses y venezolanos, además de gente de otras nacionalidades alrededor del globo.

La búsqueda del origen del béisbol no debe detenerse en 1845, pues mucho antes ya había numerosos juegos que utilizaban los principios básicos del béisbol moderno (batear, fildear, etc). El establecimiento de las primeras reglas fue la unificación final del arte de batear, lanzar, fildear y correr a través de bases en un solo juego, cuya práctica tenía diferentes variantes en el territorio del noreste estadounidense, hasta un total de 32, los cuales evolucionaron entre 1620 y 1846, con diferentes nombres y características, entre los cuales se puede mencionar el Massachusetts Game, Trapball, Town Ball, Goal ball, One old Cat, Two old Cat, Three old Cat, Four old Cat, Boston Game y el New York Game. El término “Base Ball” se usaba entonces para designar el conjunto de juegos que involucraban bases y pelotas. 

La Primera Evidencia Escrita del uso del término "baseball"
En el año 1744 aparece registrada la primera evidencia impresa del uso del término béisbol, en  un libro recopilatorio de juegos infantiles. En 1796, en Alemania se publican las primeras reglas de un juego llamado “baseball” y en 1786, un estudiante de Princeton, a través de su diario, nos deja la primera evidencia escrita de la práctica de las primeras formas de béisbol en suelo norteamericano.

Sin embargo, los primeros orígenes del béisbol que se han encontrado fueron hallados en el siglo XIX, en una expedición al antiguo Egipto, una misión arqueológica descubrió que desde hace unos tres mil años antes de Cristo, los antiguos egipcios tenían un rito religioso parecido al béisbol. En el mismo utilizaban una pelota hecha con una sustancia parecida al caucho y con una especie de garrote golpeaban la pelota y corrían, mientras que otros fildeaban diseminados por el área. Ese rito religioso estaba ofrecido al dios Osiris para pedir la fertilidad de la tierra y las mujeres, por lo cual estas participaban con medio cuerpo desnudo, mostrando los senos, como símbolo de fertilidad femenina. Este rito se extendió luego a otras partes del mundo como Israel, Turquía, Hungría, Austria, Francia e Inglaterra, donde más tarde surgirían otros juegos emparentados al béisbol, como el críquet y el rounders, sobre todo este último, considerado el padre del béisbol moderno. 

Así pues, hace cinco mil años un dios dijo “Hágase el béisbol” y vio Dios que era bueno; mas tarde, Alex Cartwright, escribió la biblia de la nueva religión y ochenta años después habría de irrumpir en la escena su Mesías: George Herman “Babe” Ruth, quien salvó al béisbol y lo convirtió en lo que hoy es (usemos sus mismas palabras): “El béisbol es, fue y será siempre el mejor deporte del mundo”.

Si la entrada te gustó y te gustaría tenerla, puedes descargarla aquí




Hasta la próxima

Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo  estaría eternamente agradecido. 

 Por Alex Ulacio

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Pos. Liga Americana

Seguidores

Siguenos por email

Nuestro Facebook

Páginas vistas en total

About Me

Mi foto
Alex Ulacio
Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...
Ver todo mi perfil

Nuestros tweets